El desacertado discurso sobre la depresión de Isabel Pantoja a Kiko Rivera

El DJ confesó no ser feliz en el ‘Deluxe’ del sábado y ella lo llamó en directo para animarlo pero acabó leyéndole la cartilla. “No quiero que sigas hablando de esos temas, te hace mal y me hace mal”.
Kiko Rivera e Isabel Pantoja
Kiko Rivera e Isabel Pantoja

“No sé por qué te quejas si no te falta de nada”. Cualquier experto en psicología diría que ésta es una de las frases que nunca se le debería decir a una persona con depresión. Y fue eso, en líneas generales, lo que dijo Isabel Pantoja este sábado a su hijo Kiko Rivera cuando confesó no ser feliz en su entrevista con María Patiño en el Sábado Deluxe (Telecinco). El DJ acudió al programa para aclarar sus supuestas infidelidades de su mujer y acabó hablando del bache emocional por el que está atravesando.

″¿De qué estás triste tú? ¿Por qué no hay trabajo? A ti no te va a faltar un plato de lentejas”, le dijo la tonadillera, que llamó para mostrarle su apoyo como madre y su disposición “a llevarlo donde tenga que llevarlo” pero acabó leyéndole la cartilla.

“No quiero que sigas hablando de esos temas, te hace mal y me hace mal. Piensa que estamos sanos, hay una pandemia en el mundo, lo que tú estás pasando no es importante. Han fallecido millones de personas, eso sí es importante. Lo tuyo se puede curar, los que se han ido ya no”, quiso silenciarlo, aunque sin éxito. Kiko Rivera no dudó en responder antes de terminar la llamada: “No comparo mis sentimientos con nada, simplemente he contado cómo me siento. No puedo fingir estar bien. Si he provocado un daño, lo siento. Necesito abrazos y besos, no que ’no tengo derecho a estar así”.

Hablar del tema —lo que no quería Pantoja— es una de los principales vías de curación en los problemas de salud mental. En 2017 la Organización Mundial de la Salud (OMS) eligió el lema Hablemos de la depresión para la campaña organizada con motivo del Día de la Salud, dedicado en esa ocasión a concienciar a la población sobre esta enfermedad mental, que constituye la segunda causa de incapacidad en el mundo. “Hablar de la depresión, bien con un familiar, amigo o profesional médico, bien en contextos más amplios (como la escuela, el lugar de trabajo y los entornos sociales) o en el ámbito público (medios de comunicación, blogs o redes sociales), ayuda a eliminar esta estigmatización, lo que, en definitiva, conllevará un aumento de personas que piden ayuda”, defiende desde El médico interactivo.

Fue lo que hizo Kiko Rivera, que aunque no mencionó la enfermedad sí se enfrentó a ella en 2019 tras reconocer su adición a las drogas. La queja del DJ no se quedó en plató. El martes 20 lamentaba en Instagram el comportamiento de su madre. “Tres días y aún sigo esperando que vengas a darme un beso”, escribió al compartir una foto cabizbajo en la red social.

Kiko Rivera pidió a gritos en plató y pide en redes abrazos. que todavía no ha recibido y que los estudios dicen ayudan a superar momentos de baches. “Son una forma efectiva de apoyar tanto a hombres como a mujeres que están experimentando conflictos en sus relaciones”, aseguró el investigador Michael Murphy en 2019 tras presentar una investigación sobre el beneficio de éstos.

Según el Estudio del Estrés, la Inmunidad y las enfermedades de la Universidad Carnegie Mellon, abrazar aumentar las emociones positivas, especialmente durante los días en los tenemos problemas, y reduce las negativas.

Los investigadores sugirieron que este tipo de apoyo, que incluye el contacto directo, sería más efectivo que solo las palabras de aliento porque haría a las personas “sentir que realmente le importan a alguien más y que además está ahí para apoyarlos sin juzgarlos”. En el caso de Pantoja tendrían un valor añadido ya que tendría que coger el coche para presentar en Sevilla para “darle dos besos”.

La queja de Kiko Rivera en Instagram llegó el mismo día en que Isabel Pantoja habló con El programa de Ana Rosa sobre la llamada, que le dejó en shock y que justificó con las siguientes palabras. “Quise dar a entender que era posible una curación. ¿No tengo contacto con mi hijo? Es mentira, hablo todos los días”, aseguró Pantoja, que volvió a restar importancia a este problema de salud: “Quise darle a entender por lo que estamos pasando… hay miles de personas con depresión”.

Lo importante, aseguran la terapeuta Clotilde Sarrió y el psiquiatra Alberto Soler Montagud, es que la persona deprimida se sienta valorada y comprendida. No es momento de echar nada en cara ni espetarle un “me lo tenías que haber contado antes, me has dejado trastornada”, como hizo Pantoja en directo.