INTERNACIONAL
12/07/2019 11:23 CEST

El presidente del Parlamento de Flandes dimite por un escándalo con una prostituta

Medió para que la chica se beneficiara de un fraude laboral: entró en una empresa a punto de quebrar y cobró la prestación de desempleo y la cobertura social

YOUTUBE
Kris Van Dijck, en una entrevista de 2015.

El presidente del Parlamento de Flandes (Bélgica), el nacionalista de la N-VAKris Van Dijck, ha dimitido a raíz de un artículo periodístico que le acusa de haber intervenido para favorecer a una prostituta en un fraude laboral. Van Dijck será sustituido por el ultraderechista del Vlaams BelangFilip Dewinter.

“Los recientes acontecimientos hacen que me resulte imposible actuar como presidente del Parlamento flamenco”, señaló Van Dijck en una declaración transmitida a la agencia Belga, en la que agrega que las alegaciones del artículo publicado por la revista P-Magazine son “totalmente incorrectas” y que nunca ha hecho “nada en contra de la ley”.

El artículo que ha provocado su dimisión, y que ha sido publicado mientras Van Dijck pronunciaba un discurso con motivo de la celebración, ayer, de la Fiesta de la Comunidad flamenca, asegura que el afectado intervino ante su compañero de partido Kris Peeters al poco de ser nombrado ministro de Trabajo en 2014 para favorecer a una prostituta en un fraude laboral.

La mujer, que respondía al sobrenombre de Escort Lynn y cobraba por sus servicios 300 euros la hora, según P-Magazine, fue contratada por la empresa E-Media justo antes de declararse en quiebra, lo que le permitió beneficiarse de una prestación por desempleo y una cobertura social.

Escort Lynn reclamó 26.000 euros al fondo que indemniza a los trabajadores despedidos, que le concedió una compensación de 5.239 euros.

Que nadie lo sepa

Según dos correos electrónicos que publica la revista intercambiados entre Van Dijck y su supuesta amante, el político se dirigió al ministro para que facilitara las gestiones de Escort Lynn y dos semanas después le informaba de que su intervención había sido exitosa, al tiempo que le pedía que no compartiera el mensaje “ni siquiera con un abogado”.

Van Dijck, de 55 años y nombrado el pasado mes de junio presidente del Parlamento de Flandes, región del norte de Bélgica, está viviendo unos días complicados. En la noche del martes al miércoles de esta misma semana provocó un accidente de tráfico cuando conducía en estado de ebriedad con una tasa de 1,4 miligramos de alcohol en sangre, circunstancia ante la que dijo entonces estar “profundamente avergonzado”.

Le sustituirá en el cargo Filip Dewinter, miembro destacado del partido de extrema derecha nacionalista flamenco Vlaams Belang, quien dijo que hubiera preferido acceder al cargo “de otra forma” y aseguró que ejercerá de presidente parlamentario hasta que se forme un nuevo Gobierno regional tras las elecciones del pasado 26 de mayo o hasta que la cámara nombre a otro de forma interina. 

ESPACIO ECO