El sencillo truco para desatascar el cabezal de la ducha

En una hora, ¡listo!

Es normal que el cabezal de nuestra ducha se obstruya: el paso permanente de agua hace que se llene de pequeñas partículas de minerales que terminan por atascarlo.

Solucionar esto es muy sencillo y solo necesitas una botella de vinagre, y una bolsa de plástico de la merienda y una goma si la ducha es fija.

Si la puedes desmontar, solo tienes que sumergir el cabezal en vinagre

Si no puedes desengancharla del cable, tienes que llenar la bolsa con el vinagre y sujetarla fuertemente con la goma envolviendo el cabezal.

Después de una hora, limpia bien la ducha con agua caliente y un cepillo de dientes para eliminar los restos y ¡listo!

Puedes repetirlo un par de veces al mes como método de mantenimiento y limpieza.