POLÍTICA
14/12/2020 11:51 CET

El Supremo abre causa al consejero navarro Manuel Ayerdi por malversación y prevaricación

El político del PNV concedió supuestamente a Davalor Salud de manera irregular seis préstamos por 2.600.000 euros.

GOBIERNO DE NAVARRA
El consejero del Gobierno navarro, Manuel Ayerdi, en la promesa de su cargo, en 2019.

El Gobierno de Navarra, presidido por la socialista María Chivite, tiene un problema. El Tribunal Supremo ha anunciado este lunes que abre causa penal contra uno de sus consejeros, el peneuvista Manuel Ayerdi, por prevaricación y malversación de caudales públicos.

El titular de la cartera de Desarrollo Económico y Empresarial concedió supuestamente entre, 2015 y 2017, seis préstamos a la empresa Davalor Salud de manera irregular por 2.600.000 euros.

Según el alto tribunal, los hechos descritos en la querella, presentada el pasado 2 de junio por Unión del Pueblo Navarro (UPN), y atribuidos a Ayerdi, podrían ser constitutivos de delito.

Por ello, de acuerdo con el fiscal, el Supremo ha declarado su competencia para la instrucción del caso, dada la condición de aforado del consejero. El magistrado Andrés Palomo del Arcoque instruirá la investigación.

Ayerdi no solo no canceló el anterior préstamo, sino que concedió cinco más pese a que supuestamente conocía los problemas financieros de la entidad

La querella de UPN expone que el Ayerdi, quien en los años en que se cometió el supuesto delito era vicepresidente primero del Gobierno de Navarra, consejero de Desarrollo Económico y presidente del Consejo de Administración de la Sociedad de Desarrollo de Navarra S.L. (Sodena), concedió en septiembre de 2015 a Davalor un préstamo de un millón de euros.

Y lo hizo, agrega la querella, sin respetar los procedimientos de control internos y los criterios analíticos de la sociedad mercantil, pese a que conocía que dicha entidad no reunía las condiciones previamente establecidas para su concesión y que esta se encontraba en situación de insolvencia.

Los querellantes denuncian que Ayerdi no solo no canceló el anterior préstamo, sino que concedió cinco más a la empresa pese a que supuestamente conocía sus problemas financieros (falta de depósito de las cuentas) así como las deudas que arrastraba con la Hacienda Navarra y la Seguridad Social y que le impidieron beneficiarse de varias subvenciones en los años 2016 y 2017. 

“Una corazonada”

El importe del primer préstamo, en diciembre de 2016, fue de 400.000 euros; el segundo, en enero de 2017, de 600.000 euros; y los tres últimos, concedidos los días 11 de abril, 26 de mayo y 31 de agosto de 2017, por importe de 200.000 euros cada uno de ellos.

Según la querella, el Gobierno de Navarra declaró en junio de 2015 el proyecto de Davalor como de “interés foral”, lo que según la Ley Foral le permitía tramitar el apoyo financiero por el procedimiento de urgencia. Tampoco se recabó la autorización expresa del Parlamento de Navarra para la concesión de los préstamos.

El propio Ayerdi reconoció en una comparecencia pública en julio de 2018 que la decisión de invertir en Davalor obedeció a “una corazonada” y que tomó la decisión con un “carácter totalmente personal”, amparándose en un informe de la directora de Política Económica y Empresarial y Trabajo del Departamento de Desarrollo Económico, según los hechos recogidos en la querella.

Photo gallery Países más corruptos See Gallery

EL HUFFPOST PARA PHILIPS HUE