NOTICIAS
01/04/2019 21:04 CEST | Actualizado 01/04/2019 21:08 CEST

El Tribunal Supremo de Estados Unidos vota en contra de garantizar una muerte indolora a un condenado

Russell Bucklew está en prisión por el asesinato del novio de su expareja, a la que violó

REUTERS

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha desestimado este lunes el recurso planteado por Russell Bucklew, un preso condenado a muerte en Missouri, que alegó que su enfermedad combinada con la inyección letal podría provocarle un “dolor atroz” durante la ejecución. 

La decisión, tomada por 5 votos en contra frente a cuatro apoyos, se ha apoyado en que la Constitución, en su Octava Enmienda, “no garantiza una muerte indolora al prisionero”. Lo que sí garantiza, en palabras del juez Neil M. Gorsuch, juez asociado del Tribunal y nombrado por Donald Trump, es “un método que no es cruel ni usual”.

El motivo médico es la enfermedad que padece el preso. Un “hemangioma cavernoso, que le ha generado tumores en cabeza, cuello y garganta”. En términos más genéricos, una tumoración con una presencia de vasos sanguíneos superior a la normal. Por ello, el preso justificó que su problema combinado con el pentobarbital -fármaco presente en la inyección letal- podría generarle el ahogamiento en su propia sangre. 

La ejecución fue suspendida dos veces en el pasado

Esta reclamación no es nueva para Bucklew, que fue condenado a muerte en 1996 por asesinar al novio de su expareja, a la que secuestró y violó. Poco tiempo después, fue encarcelado y consiguió escaparse, escondido en bolsas de basura. Perseguido por la policía, acabó nuevamente encarcelado.

En mayo de 2014 consiguió que la Corte de Apelaciones atendiese a su petición y en 2018 logró lo mismo de la Corte Suprema (por un resultado de 5-4, aquella vez a su favor). Entonces la ejecución se suspendió unas horas antes de que tuviese lugar. Ahora el voto ha sido contrario.

Sin embargo la Corte Suprema ha rechazado su planteamiento y ha remarcado que el método de ejecución propuesto, el de gas nitrógeno, no garantiza un mejor resultado que el de la inyección letal. El voto negativo de los cinco miembros de corte conservador se ha impuesto al criterio liberal de los cuatro votos favorables.

El futuro de Russell Bucklew vuelve a quedar a espera de la fecha definitiva para su ejecución en un momento de gran debate sobre la pena de muerte en Estados Unidos.

EL HUFFPOST PARA IKEA