El triunfo de los zapatos feos

Modelos denostados como los Crocs han vivido en 2020 su año de gloria.
Una mujer lleva unos crocs blancos este verano en Berlín.
Una mujer lleva unos crocs blancos este verano en Berlín.

Cosas más raras se han visto en 2020, pero el subidón en ventas y el triunfo de varios modelos de calzado que la sociedad considera feos es digno de estudio. Estaba claro que el pasar más tiempo en casa cambiaría nuestra forma de vestir: ahí están los chándales, las prendas de punto y las omnipresentes deportivas.

Lo que nadie esperaba es que los denostados Crocs fueran el zapato más vendido en Amazon el pasado verano. Sus ventas aumentaron en un 53% en 2020 y firmas low cost como Zara lanzaron sus propias versiones.

Estos zuecos han pasado de estar reservados a sanitarios o profesionales de limpieza a ser objeto de deseo gracias a las colecciones de edición limitada que ha lanzado la firma. Los Crocs diseñados en colaboración con el exitoso trapero Bad Bunny se agotaron en 16 minutos. Se ha apuntado a la tendencia hasta el príncipe Alberto de Mónaco.

No es el único modelo de calzado que ha subido como la espuma inesperadamente, el diseño Boston de Birkenstock también se convirtió en un éxito en 2020. Según la plataforma de referencia en moda Lyst, este zueco forrado de felpa y forrado por dentro con borreguillo ha sido el zapato más deseado entre las mujeres en el último trimestre de 2020. La versión sin forrar es el segundo diseño más buscado entre los hombres.

Modelo Boston de Birkenstock.
Modelo Boston de Birkenstock.

La firma cierra así un año redondo, ya que su clásica sandalia Arizona, emblema de los llamados ugly shoes, fue el calzado estrella del verano.

Los zuecos no son los únicos zapatos tradicionalmente considerados feos que aparecen en el informe de Lyst. Las botas UGG, estrellas en los años 2000 y de las que todo el mundo renegó después, se han posicionado como el cuarto calzado de la lista. En concreto, el modelo clásico de caña baja, hasta el tobillo.

Las botas UGG mini.
Las botas UGG mini.

Y si hablamos de botas, las grandes triunfadoras han sido las de estilo militar, pero los modelos con aspecto plástico también se han colado en miles de armarios. Un buen ejemplo son las botas de agua verde militar que lanzó Zara y que arrasaron entre las influencers patrias o un modelo negro que era un híbrido entre katiuska y bota de montar de Decathlon.

Visto como ha empezado 2021, nos esperamos lo peor.

Barbie se calza zapatos españoles