El vaticinio de Santiago Niño-Becerra sobre qué pasará cuando las tiendas suban a 27 grados

Califica el plan del Gobierno con una palabra muy descriptiva.
|
Niño-Becerra, en 'Informativos Telecinco'.
Niño-Becerra, en 'Informativos Telecinco'.
TELECINCO

El economista Santiago Niño-Becerra, popular y respetado porque fue uno de los pocos expertos que anticipó la crisis del año 2008, ha pronosticado que tiendas y restaurantes perderán clientes cuando limiten su temperatura en verano a 27 grados por mandato del Gobierno.

El experto se ha pronunciado así en una entrevista en Informativos Telecinco al ser preguntado por su opinión sobre el plan de ahorro energético del Ejecutivo.

“Me parece que es muy estético. Si se quiere ahorrar energía, por ejemplo, creo que sería mucho más útil fomentar de verdad el teletrabajo y el transporte colectivo que no reducir la temperatura a 27 grados en comercios y restaurantes, que esto va a ahuyentar clientes”, ha sentenciado.

Niño-Becerra ha subrayado que el mejor escenario para la economía mundial se produciría si hubiese “estabilidad” y ha destacado que “con esta tensión hay fondos de inversión, empresas, brokers de materias primas que están ganando muchísimo dinero”.

“Para la economía lo mejor es que haya estabilidad. Esta necesidad de estabilidad va a ayudar a que disminuya la tensión en la zona de Ucrania y el este de Europa. Y en Taiwán es más un tira y afloja de mantenerse una tensión pero sin llegar a mayores porque a nadie le interesaría un conflicto bélico”, ha señalado.

En cuanto al plan del Gobierno, centros sanitarios y hospitalarios, de formación (colegios, universidades o guarderías), peluquerías, lavanderías, gimnasios y los medios de transporte en sí (trenes, aviones, aeropuertos, barcos...) quedarán excluidos de la obligatoriedad de limitar la temperatura, para no bajar de los 27 grados en verano ni superar los 19 grados en invierno, recogida en el plan de ahorro y eficiencia energética.

También quedan exentos aquellos centros donde sean necesarias exenciones por las especificidades del sector, así como en el caso de hoteles, las habitaciones, que son de regulación privada. En el resto del hotel (por ejemplo restaurantes, cafetería, espacios comunes) sí se aplicaría.

De esta manera, los límites de temperatura establecidos se aplicarán al interior de los establecimientos habitables que estén acondicionados, situados en los edificios y locales destinados a uso administrativo (incluyendo plantas o zonas de oficinas, vestíbulos generales y zonas de uso público), comercial (tiendas, supermercados, grandes almacenes, centros comerciales y similares) y culturales (teatros, cines, auditorios, centros de congresos, salas de exposiciones y similares), establecimientos de espectáculos públicos y actividades recreativas, restauración (bares, restaurantes y cafeterías) y transporte de personas (estaciones y aeropuertos).