Así es el Emirates Palace, un hotel de sangre azul en el Golfo pérsico

Gestionado por una cadena suiza, el precio de las habitaciones oscila desde los 300 euros a los casi 12.000 de la 'suite' presidencial.
Imagen del exterior del hotel Emirates Palace.
Imagen del exterior del hotel Emirates Palace.
EMIRATES PALACE

El Gobierno de Emiratos Árabes Unidos costeó la construcción hace 15 años del Emirates Palace, un hotel digno de reyes en Abu Dabi. Costó alrededor de 2.500 millones de euros y, entonces, fue el más caro del mundo. Por él ha pasado el rey emérito Juan Carlos I, quien se encuentra en la ciudad del Golfo pérsico desde el 3 de agosto, según ha confirmado este lunes la casa real.

El precio por día de las habitaciones del hotel, gestionado por una cadena suiza, oscila entre los 300 euros de la más modesta a los casi 12.000 de la suite presidencial. Su construcción estuvo orientada al lujo sin parangón y a la máxima ostentación.

Balcón de Khaleej Suite.
Balcón de Khaleej Suite.
EMIRATES PALACE

No ha trascendido quién corre con los gastos del rey en este hotel, donde se encuentra supuestamente. En caso de que se trate de una invitación de sus anfitriones, su estancia en el resort atentaría contra las normas de la casa real sobre regalos, donaciones y privilegios que impuso Felipe VI a todos los miembros de la familia real, incluido su padre.

El rey emérito se alojaría estos días en una de las suites presidenciales, según recoge Abc. Esta habitación, reservada para los húespedes más importantes, tiene un tamaño de 280 metros cuadrados y una amplia terraza con vistas al mar. En este hotel se alojaron hace años el empresario mexicano Carlos Slim y el expresidente del Gobierno Felipe González cuando viajaron juntos a Abu Dabi.

Khaleej Suite.
Khaleej Suite.
EMIRATES PALACE

Según publicó The New york Times en un extenso reportaje en 2005, el hotel tiene 394 habitaciones, de las cuales 92 son suites de lujo. También dispone de 128 cocinas y despensas, 1.002 candelabros de cristal Swarovski hechos a medida, que requieren diez personas dedicadas a tiempo completo para limpiarlos, y una cúpula sobre el vestíbulo principal que quien era ​​gerente general del hotel en ese año, Willy Optekamp, dijo que es la más grande del mundo.

Muchas de las suites están adornadas con oro, mármol y piedras semipreciosoas. Seis de ellas se encuentran en el piso superior del hotel y están reservadas para visitas oficiales a los Emiratos Árabes Unidos de los grandes magnates del planeta y de los miembros de las casas reales del resto del Golfo pérsico y del mundo. Las principales salas también tienen suelo de mármol y cúpulas de oro. Además, el hotel incluye un centro de conferencias de gran tamaño.

Palace Suite Majlis.
Palace Suite Majlis.
EMIRATES PALACE

El principal reclamo de la compañía hotelera para atraer clientes al Emirates Palace es el hecho de que el complejo, que tiene más de 850.000 metros cuadrados, es todo un símbolo nacional. Solo unos pocos privilegiados en la Tierra pueden pasar la noche es las habitaciones más exclusivas. No obstante, el hotel dispone hasta de un helipuerto para recibirlas.

La dimensión es tal que los empleados cuentan con carritos de golf (45) para moverse por algunos pasillos porque hay corredores que tienen más de un kilómetro de largo. “Si una doncella va a almorzar, es posible que nunca regrese”, bromeó Optekamp en el diario estadounidense.

Playa privada.
Playa privada.
EMIRATES PALACE

La ubicación del complejo, que dispone de una playa privada de 1,6 kilómetros y unas vistas de la ciudad de Abu Dabi exclusivas, es otro de los grandes reclamos. Optekamp contó que el café se sirve “en bandeja de plata con pétalos de rosa, azúcar cristalizada, servilleta de lino, croissants de mazapán, y una botella de agua importada”. Además, las mujeres reciben una una rosa.

El servicio de piscina y playa cuenta con personal dedicado a limpiar las gafas de sol, refrescar a los huéspedes con chorros de agua relajantes y suministrarles palitos de frutas. Cerca de la playa privada hay otras dos piscinas ​​intercaladas con jacuzzis y junto a campos de fútbol.

Piscina.
Piscina.
EMIRATES PALACE

La arquitectura del hotel, de las habitaciones y las zonas comunes bebe directamente del mundo árabe. El arquitecto que diseñó el complejo, John Elliott, del estudio londinense Wimberly Allison Tong & Goo, tiene experiencia en el diseño de palacios (construyó uno para el Sultán de Brunei) y de hoteles en los destinos más exclusivos del mundo.

Según The New York Times, el Emirates Palace se concibió en un principio como un lugar donde celebrar conferencias gubernamentales. Pero después se impuso la idea de convertirlo en un hotel. En los alrededores, además de las piscinas, hay un parque acuático. También un campo de golf, pistas de tenis y squash, otra pista para pasear en bicicleta, cancha de baloncesto y múltiples jardines por los que pasear.

Ala exterior del hotel.
Ala exterior del hotel.
EMIRATES PALACE

Abu Dabi ha sido una ciudad frecuentada por el anterior jefe de Estado cuando ha acudido a las carreras de Fórmula 1, deporte del que es forofo. Estuvo allí el 30 de noviembre de 2019 para asistir a la carrera en el circuito de Yas Marina. Y también un año antes en la despedida de Fernando Alonso de la máxima categoría del motor.

19 de junio de 2014 (día de su abdicación)

La jubilación del rey Juan Carlos