TENDENCIAS
07/07/2019 19:35 CEST

Emma García hace pasar un mal rato a Merche en 'Viva la vida' tras la muerte de su padre

La cantante fue a presentar su nuevo 'single'.

Telecinco

Siete días después de la muerte de su padre, la cantante Merche ha visitado Viva la vida para presentar su nuevo single Lo que me dé la gana y Emma García no ha dejado pasar la oportunidad de preguntarle por la triste noticia.

“Son días complicados para ti. Tengo unas imágenes que quiero ponértelas con todo el cariño para que te emociones”, dijo a la invitada mientras ella hacía gestos en señal de que prefería no pasar por aquello. “Ay, Dios mío”, lamentó la cantante.

″¿Sabes de quién estoy hablando?”, preguntó García. “Supongo que de mi padre [Pedro Trujillo]”, respondió ella con la voz temblorosa y lágrimas en los ojos: “Está un poquito reciente todavía. Cuando te toca una enfermedad tan mala como es el cáncer en la que tanto el paciente como los familiares lo pasamos muy mal y se hace muy largo llega un momento que solo quieres que esté tranquilo, que no sufra y que no se alargue más la cosa. Que descanse tranquilito”.

“Creo que se ha ido contento, con sus hijas y sus nietos, que era lo que él quería, y que Dios lo tenga... Y que esté feliz, cantando, que era lo que mejor hacía del mundo y nosotros desde aquí nos acordaremos de él”, continuó.

A pesar de la fragilidad que Merche estaba transmitiendo y sin hacer caso a los suspiros de súplica para evitarlo, la presentadora se empeñó en poner un vídeo de 2015 en el que aparece cantando con su padre en el pregón del Carnaval de Cádiz.

Telecinco

A los pocos segundos de emitir las imágenes, la cantante se rompió por completo y se tapó la cara para evitar el berrinche. No lo consiguió y terminó deshaciéndose en lágrimas. Al final del vídeo, una Merche con la cara llena de lágrimas utilizó su mejor sonrisa para homenajearle: “Olé, mi padre”.

No contenta con eso, la presentadora tenía reservada una última sorpresa para ella: una llamada en directo con su madre que le arrancó muchas más lágrimas.

ESPACIO ECO