INTERNACIONAL
24/09/2019 10:46 CEST

Emmanuel Macron acusa a Greta Thunberg de "antagonizar nuestras sociedades"

Tras la andanada de la activista sueca en la ONU, el presidente francés advierte ante las "posiciones radicales" y pide una crítica más justa a los países

Fue un discurso-puñetazo. La activista sueca contra el cambio climático, la adolescente Greta Thunberg, cantó ayer las cuarenta en la ONU a los líderes mundiales por su inacción contra la emergencia ambiental, que amenaza con dejarnos sin planeta a base de calentamiento, deshielo y agotamiento de recursos. Sus frases se repiten en estas horas una y otra vez: “Habéis robado mis sueños y mi infancia con vuestras palabras vacías”, ”¿Cómo se atreven a mirar para otro lado, a venir aquí a decir que están haciendo suficiente?”, “Aquí y ahora es donde damos un paso adelante, el cambio viene, les guste o no”... 

Los aplausos fueron masivos en la sala de Nueva York donde pronunció sus palabras, en la protesta paralela a las afueras del edificio de las Naciones Unidas, en las redes sociales de todo el mundo. Apenas un tibio debate sobre si ese es el papel de una niña. Pero muy poco contra el fondo de sus palabras. Un aldabonazo planetario. 

Sin embargo, no le ha hecho mucha gracia el mensaje al presidente de Francia, Emmanuel Macron, (auto)convertido en adalid de la causa verde, uno de los líderes que más activamente está implicándose en la pelea y a quien la ONU ha bautizado como “campeón de la Tierra”. El liberal, en declaraciones a la cadena de radio Europe 1, dijo tras escuchar a la joven que hay que tener cuidado ante “posiciones muy radicales (...) susceptibles de antagonizar nuestras sociedades”. 

Aunque inicialmente, en la sala, Macron reconoció que los Gobiernos no están haciendo lo suficiente, como dice Greta, y aseguró que “escuchaba” y tomaba “buena nota” de las palabras de la activista, luego fue más crítico. “Todas las movilizaciones, de los jóvenes y de los no tan jóvenes, son útiles, pero ahora deben centrarse en aquellos que están más lejos (de los compromisos ambientales), en los que intentan bloquear, y no creo que los Gobiernos de Francia o de Alemania estén bloqueando”, sentenció. 

“Cuando veo que vamos a cerrar todas nuestras centrales de carbón, a detener la explotación de hidrocarburos, que nos estamos moviendo... No estoy seguro de que esta sea la ruta más eficiente”, lamentó. 

El presidente galo ya había criticado antes, sin citarla, a la joven sueca, indicando que se necesita a la juventud, que “ayude a presionara quienes bloquean”, pero con acciones concretas, porque “hay muchas acciones ciudadanas útiles”. 

A Macron tampoco ha podido hacerle gracia que Thunberg y otros 15 jóvenes anuncien una denuncia contra Francia y otras cuatro naciones (Argentina, Brasil, Turquía y Alemania) ante el Comité de Derechos del Niño de la ONU, por entender que su falta de acción socava la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.

No ha sido el único al que ha incomodado la peleona chica sueca de 16 años. La secretaria de Estado del Ministerio de Transición y Solidaridad Ecológica de Francia, Brune Poirson, manifestó: “Es importante tener personas que sensibilicen. ¿Pero cuáles son las soluciones que pone sobre la mesa? No sé. No podemos movilizarnos con desesperación, casi con odio”, manifestó a France Inter. La suya es una voz de peso, ya que es también vicepresidenta de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. 

Lo mismo ocurre con el ministro de Educación galo, Jean-Michel Blanquer, quien le dijo a BFM-TV que Greta Thunberg lo inspiró con una mezcla de “simpatía” y “alerta”, porque “no debes crear una generación” que esté permanentemente “deprimida” en cuanto al clima.

Photo gallery Emergencia climática: millones de personas alzan la voz en todo el planeta See Gallery

ESPECIAL PUBLICIDAD