POLÍTICA
24/05/2019 07:40 CEST

Elsa Artadi: "Las políticas de Colau han sido un fracaso"

Entrevista con la exconsellera de Presidencia y 'número dos' de Junts por Barcelona

EFE

La vida política puede cambiar mucho cruzando apenas unos metros. Y Elsa Artadi seguirá en las lides del poder en la plaza de Sant Jaume de Barcelona pero a partir del domingo en el Ayuntamiento. Es la cabeza visible de la candidatura de Junts, como ‘número dos’ pero con el ‘uno’, Joaquim Forn, en la cárcel.

La exconsellera de Presidencia y voz durante esta legislatura del Govern de Quim Torra abre una nueva etapa. Se acabaron ya esas negociaciones vía whatsapp con la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. Tiene claro que este periodo de Gobierno de Ada Colau ha sido un “fracaso” y avanza que no piensa apoyar a los ‘comunes’. Mira mucho más a un pacto con el otro gran favorito, Ernest Maragall (ERC).

Y desgrana su propuesta: crecimiento económico pero cuidando el medio ambiente. Con un dato, además, por bandera: el 80% de los barceloneses quiere decidir, según sus cálculos. Recuperando, sostiene, la relación con otras grandes ciudades como Los Ángeles, Singapur o Copenhague en temas como la lucha contra el cambio climático y la digitalización de la economía. Es hora de poner en práctica todo lo que aprendió en Harvard. Las encuestas no soplan fuerte a su favor, pero recuerda la ‘sorpresa’ del 21-D.

¿Por qué dejar la Generalitat y el todopoderoso puesto de consellera de Presidencia para ir de ‘número dos’ en la lista del Ayuntamiento?

Significa claramente la apuesta decidida, determinada y valiente que hace Junts por Barcelona.

Va detrás de Joaquim Forn, que está en prisión por el 1-O. ¿Cómo se vive una campaña así? ¿Cómo la encara?

De hecho, desafortunadamente, es la segunda vez que nos pasa. Dirigí la campaña del 21-D, que teníamos presos políticos y exiliados. Ahora tiene el peso de que Quim lleva casi 600 días en prisión, que es muy duro y además convivimos con la campaña de las europeas, con Puigdemont, Comín y Ponsatí en el exilio. A nivel logístico, un poco mejor que antes, pero a nivel emocional es mucho más duro porque ha pasado más tiempo y hemos seguido viendo injusticias. Tenemos que ir combinando, seguir adelante. En el fondo también sirve de motivación para luchar y llegar a la victoria.

Desde el otro lado, también escuchando lo que dijeron PP, Cs y Vox en el Congreso, es una provocación poner a presos al frente de las listas. ¿Qué responde a estas acusaciones?

Hay dos cosas. Primero, en la violación flagrante que estamos viendo de la presunción de la inocencia de personas que no tienen una sentencia. Y luego hay mucha gente que se pensaba que con la represión y con este camino de no hacer política y de apostar simplemente por la mano dura el problema desaparecía. Que era una cuestión de cuatro, que eliminando a cuatro enviándolos a prisión, habiendo presos políticos y exiliados todo cambiaría. Ahora se están dando cuenta de que no es así. Las escenas que vemos y las declaraciones que escuchamos son muy lamentables.

Estamos en una clara remontada

Las encuestas para Junts no son para tirar muchos cohetes en Barcelona. ¿Cómo cree que será el resultado y cómo encaran los sondeos?

Para nosotros es una lástima que no haya habido esta semana encuestas porque somos la única fuerza que en cada sondeo ha ido hacia mejor y remontando. Por ejemplo, en el debate de TV3 nos fue súper bien y volvimos a demostrar que tenemos el mejor equipo y programa. Estamos en una clara remontada, ya lo hicimos el 21-D.

Esas encuestas dan un empate técnico entre Ada Colau (Barcelona En Comú) y Ernest Maragall (ERC). ¿A quién prefiere como socio?

Al revés que ellos que parece que tienen ganas de pactar entre ellos, ya hemos dicho claramente que en un gobierno con la señora Colau no entraremos. En una investidura no daremos apoyo a la actual alcaldesa porque Barcelona necesita un cambio y tampoco pasaría este cambio por apuntalar el actual Gobierno como a veces parece que propone Maragall 

Después de Iceta, Collboni es el socialista catalán más entusiasta con la represión y el 155

Se está detectando también en las encuestas una subida del PSC, lo que se llama el ‘efecto Pedro Sánchez’ después del 28-A. ¿Qué le parece la opción de Collboni?

Más que el ‘efecto Sánchez’, es que los socialistas en Barcelona venían muy de abajo, pero no tiene opciones de ganar en ningún caso. Collboni, después de Iceta, es la persona del socialismo catalán que más entusiasta ha sido con la represión y con el 155.

Hablando del 155, que apoyó también Cs. Manuel Valls llegaba como una revolución a comerse Barcelona y las encuestas lo dejan en una posición que no se esperaba hace seis meses.

Creo que no se esperaba, pero cada entrevista y debate demuestra el por qué de este hundimiento de la propuesta de Valls. Está totalmente fuera de lugar, y no lo digo porque venga fuera. Unas propuestas poco concretas, muy poco trabajadas, una actitud muy soberbia y con afirmaciones que sabemos todos que son falsas.

¿Y cómo ve al señor Bou y al PP?

Es un poco excéntrico. Tiene otra manera de hacer política y de afrontar debates y entrevistas. No tiene más relevancia, no sabemos si entrará en la Cámara del Ayuntamiento.

EFE

Hablando de entrar en el Ayuntamiento, una de las grandes irrupciones que se esperan este 26-M va a ser Vox. ¿Entrará en la plaza de Sant Jaume?

Lo tiene muy difícil, no ha habido ninguna encuesta que los deje cerca de entrar. Han estado muy ausentes en esta campaña. A menudo, con cierta satisfacción, nos olvidamos que están compitiendo.

El martes tuvo lugar la sesión constitutiva de las Cortes y vimos entrar a los 24 diputados de Vox en el Congreso. Mucha gente dice que esa irrupción de la ultraderecha es consecuencia del independentismo, ¿se sienten causantes de Vox?

Realmente quien dice esto no ha salido de su casa. El auge de la ultra derecha lo estamos viendo en todos los países del mundo, desde EEUU hasta Argentina y en toda Europa. Esto no tiene nada que ver con el independentismo catalán. Asociar las dos cosas demuestra una gran ignorancia de lo que pasa en el mundo.

Valls ha tenido una actitud muy soberbia

Algunos partidos consideran a Colau “independentistas”, ¿usted también?

Yo no tengo que considerarla. Ella se ha afirmado no independentista, lo ha dejado muy claro. Lo que pasa es que hay gente que tiende a confundir la voluntad de que Cataluña decida su futuro libremente y pacíficamente con ser independentista. Lo cual es sorprendente. El 80% de los catalanes, el 80% de los barceloneses está favor de decidir y de la soberanía, en contra de la represión. Los mismos que equiparan una cosa con la otra, que son distintas, deberían entonces asumir que el 80% de la gente es independentista.

¿Cómo es la Barcelona de estos cuatro años de Colau?

Un fracaso de las políticas del gobierno, de la ciudad en sí no. Afortunadamente, la ciudad la construimos entre todos y no solo a través de las instituciones.

El 80% de los barceloneses está a favor de decidir

Bajando al terreno. Si llegara al equipo de Gobierno del Ayuntamiento, ¿qué sería lo primero que haría?

Abrir las puertas del consistorio. Venimos de cuatro años en los que no se ha dialogado con nadie, se ha encerrado en sí mismo el Ayuntamiento. Solo ha gobernado para los suyos.

¿Cuál es el principal problema de la ciudad? ¿La turistificación, el aumento de la inseguridad, el tema de los manteros, la marcha de inversores por el procés? ¿Qué hay que atajar ya?

El principal problema es lo que preocupa a la gente. Y lo que dice el barómetro del Ayuntamiento es la inseguridad. Ha venido la señora Colau, con los socialistas dentro, y hubo un cambio radical respecto a la época de Xavier Trias. Y se han aumentado un 30% los hechos delictivos en solo cuatro años. Es insólito, nunca había pasado en la historia de la democracia en Barcelona. Es un tema que hemos hablado mucho con Quim Forn, como experto en seguridad primero en el Ayuntamiento y luego en la Generalitat, y nos comprometemos en revertir la situación.

¿Y qué le parece su rival de la CUP?

Anna Saliente es una idealista, una luchadora. No compartimos algunas de las propuestas, es evidente. Nunca apostaremos por el decrecimiento en el siglo XXI; hoy no tienes que renunciar a un crecimiento económico y a la vez preservar el medio ambiente. Tampoco estamos de acuerdo en políticas turismofóbicas o de remunicipalización. Pero todo lo que sea lucha a favor de los derechos, de las libertades, aquí siempre nos encontraremos.

Madrid y Barcelona siempre han tenido esa competición por ser la gran ciudad en España. ¿Cómo tiene que ser la relación entre las dos urbes?

La misma que ha de tener Barcelona con otras grandes capitales y que ahora mismo no tiene. Lo que tiene que ver con la diplomacia urbana, vivimos en un mundo de ciudades y van a tener que resolver grandes problemas que preocupan como el cambio climático, la digitalización de la economía o el envejecimiento. Se tienen que generar soluciones urbanas. Hay muchas ciudades haciendo un trabajo muy interesante como Los Angeles, Copenhague, Oslo, Singapur. Hay que trabajar por tejer estas alianzas a nivel internacional. Hay que hacerlo de la mano de Madrid, París o de cualquier otra gran capital.

Recomiéndonos la Barcelona de Elsa Artadi. ¿Dónde tendría que ir alguien que está de visita 24 horas en la ciudad?

Ir al laberinto de Horta, pero no hacer trampa e intentar llegar al centro. Te reconecta con la infancia, es maravilloso. Visitar los mercados municipales, la Boquería o Sant Antoni. Estirar las piernas por la carretera de las Aigües y a comer a algún lugar más tradicional tipo la Bodega Sepúlveda.

EL HUFFPOST PARA 'LA CASA DE PAPEL'