POLÍTICA
23/05/2019 21:01 CEST

Íñigo Errejón: "Al PSOE le ha faltado un poquito de swing, ganas y pasión en esta campaña"

Entrevista con el candidato de Más Madrid a la Presidencia de la Comunidad de Madrid

 

Últimamente escucha mucho ska. Por los cascos se cuela estos días la música de Nicky Thomas. Y para motivarse durante esta extenuante quincena de campaña se pone muchísimo también el “temazo” The harder they come, de Jimmy Cliff. Pocas horas de sueño a las espaldas, su cara en banderas en los balcones y hasta un beso con Manuela Carmena en Medias Puri, uno de los templos de la noche.

Sí, se trata de Íñigo Errejón. Proyecto: ser presidente de la Comunidad de Madrid. Y todo bajo el paraguas de Más Madrid, la plataforma que creó junto a la alcaldesa de la capital y con la que dio un portazo a Podemos y su líder, Pablo Iglesias. Hasta aquí han sido meses de un culebrón de la izquierda, pero él promete y promete que si hay mayoría progresista este 26-M, habrá pacto de Gobierno con el PSOE y los morados. En frente, lamenta, está el bloque “sobrehormonado” de la derecha. Su intención es acabar con este cuarto de siglo de “despropósito y mal gobierno” del PP en la autonomía. Eso sí, confiesa, todavía no se le ha caído ninguna lágrima durante la campaña, pero espera llorar de alegría el próximo domingo.

¿Qué va a pasar el 26 de mayo?

No sé, lo que decidan los madrileños. Lo que deseo que pase, y además creo que va a pasar, es que se va a poner final a 25 años de despropósitos y mal gobierno. Quedan tan solo unos días para que la Comunidad de Madrid entre en el siglo XXI. Cuando el PP llegó a gobernar la Comunidad de Madrid, no existía Google ni teníamos teléfonos móviles. Y en los últimos cuatro años, la crisis del PP en el Gobierno de Madrid ha evolucionado tanto como para que tengamos tres presidentes en cuatro años. Ahora tenemos uno no solo que nadie conoce, sino del que nadie sabe su nombre, lo cual es bastante elocuente. De esta legislatura la gente va a recordar un máster falso porque no ha habido Gobierno en la Comunidad. Va a haber un vuelco y un cambio en un sentido progresista. Va a haber un Gobierno decente y justo.

La mayoría de encuestas dicen que suman las fuerzas de izquierdas. ¿Está ya hecho? ¿Temen que sea un fantasma de los sondeos? ¿Puede haber sorpresa en las urnas?

No podemos permitir que esta ocasión histórica se nos escape entre los dedos. Y eso solo depende de cada madrileño y de cada madrileña. En particular de aquellos que más han sufrido una política injusta y desastrosa del PP. Van a coincidir en el tiempo las huelgas de los médicos de atención primaria, de las educadoras de las escuelas infantiles y de los trabajadores del Metro. ¿Qué tienen en común? No están pidiendo lo suyo, sino que se les deje hacer su trabajo bien. El mundo al revés, estamos en una situación que no aguanta más.

Se tiene que poner fin el próximo domingo. Para que eso suceda, es fundamental la movilización de la gente. Respiro un clima muy bueno, hay muchas ganas, una sensación de ilusión y, sobre todo, que en el otro lado no hay nada. Cuando escucho, y cada vez se parecen más, a Vox, Ciudadanos y al PP sus razones para gobernar la Comunidad, son a la contra. Dicen que Madrid tiene que ser un muro contra la izquierda. No tienen un proyecto. Eso revela que hay un bloque que acude a estas elecciones solo a la contra y otros, por el contrario, decimos que la Comunidad puede entrar en el siglo XXI, pero hay que soltar el lastre de la deuda, la corrupción, los privilegios y la chapuza. Eso tiene un nombre: PP y los que han decidido ser sus aliados, Vox y Cs.

CARLOS PINA

¿Se ven en el mismo Gobierno con Podemos?

Me veo en un Gobierno progresista y me veo presidente de la Comunidad. Ahora, para eso, va a hacer falta llegar a acuerdos con las fuerzas progresistas. Y es una seña de identidad de mi forma de hacer política llegar a acuerdos con todas las fuerzas progresistas. Y quiero que esto lo tenga todo el mundo claro: si hay mayoría progresista en votos, va a haber un Gobierno progresista.

¿Sería vicepresidente de Ángel Gabilondo (PSOE)? ¿Lo han pactado ya?

No, no lo hemos hablado. Pero yo quiero ser presidente de la Comunidad, y creo que al PSOE en esta campaña le ha faltado un poquito de ganas, de pasión. A una cita histórica, uno no puede ir con las manos en los bolsillos o arrastrando los pies. No solo necesitamos ganar las elecciones, es que después aquí hay que hacer mucho, hay que reconstruir la Comunidad. Hay una diferencia de diez años de esperanza de vida en la Comunidad dependiendo de si un niño nace en el sur o en el norte. La posibilidad de que un joven de una familia humilde repita curso es ocho veces mayor que la de uno de una familia acomodada. Y hay que poner orden, abrir cajones y levantar alfombras. Hay que emprender la transición ecológica de nuestra economía, Madrid no puede seguir viviendo de la economía del pelotazo y del low cost. Hace falta para eso un poquito de swing, ganas y pasión. Al PSOE en estos días le falta un poquito de ganas. Quizá porque ha intentado muchas veces desalojar al PP sin éxito. Nosotros le estamos poniendo la única combinación posible para el cambio político: ponerle cabeza, razones, pasión y ganas.

No podemos permitir que esta ocasión histórica se nos escape entre los dedos

¿Y se puede conseguir ese Gobierno progresista después de haber visto estas peleas y esta división de la izquierda durante los meses antes de la campaña?

Que a nadie le quepa la menor duda. Hace un mes ninguna encuesta daba que era posible un Gobierno progresista en Madrid, ninguna. De hecho, tanto es así, que en las elecciones generales en Madrid ganó el bloque de las derechas. Sin embargo, un mes después, todos los sondeos dicen que no está hecho, pero que si los madrileños se movilizan, lo logramos. ¿Qué ha pasado entre medias? Que nos hemos puesto las pilas, a trabajar y a hacer una campaña en positivo. Mientras que los señores de PP, Cs y Vox están en una campaña extraordinariamente del miedo, agresiva y negativa, nos hemos puesto a decir nosotros que tenemos una alternativa. No es un discurso, ya lo estamos haciendo y se llama Ayuntamiento de Madrid. Queremos un gobierno tan transparente, cuidadoso, feminista, tolerante y abierto como ya es el consistorio. ¿Será posible llegar a acuerdos el día después? A mí no me cabe la menor duda. Creo que hay una gran ansia y va a haber un mandato progresista mayoritario para que haya un Gobierno progresista. Lo deseo.

 

 

¿Se ha quedado con las ganas de debatir con la señora Isabel Díaz Ayuso?

Sí, pero no solo yo. La señora Díaz Ayuso, como todo el mundo sabe, solo confirmó que acudía al único debate al que a mí no me dejaban estar. Y, luego, en el único en el que estábamos todos los candidatos, será casualidad, decidió que se ausentaba. Si uno no está dispuesto a debatir o contestar a los periodistas, pues a lo mejor es que no se tenía que haber metido a candidato. La esencia de alguien que quiere gobernar es la capacidad de escuchar, responder y debatir. Por otra parte, no digo nada nuevo, Díaz Ayuso se ha convertido en un desastre como candidata, lo cual es muy revelador de la situación en la que el PP llega a esta elecciones. Todos los que han sido secretarios generales y tesoreros del PP han tenido problemas con la Justicia. De hecho, hemos visto entrar en prisión a un expresidente de la Comunidad del Madrid del PP. El Partido Popular está en una situación de absoluta descomposición. Tanto es así que a la que han elegido como candidata es una señora que han puesto para apagar la luz y cerrar la puerta, y que incluso se equivoque de interruptor. El PP no acude porque tenga futuro que ofrecer, sino que tiene pasado que tapar.

¿Cuál es su frase favorita de Díaz Ayuso? ¿Los atascos a las tres de la mañana, concebidos no nacidos, los empleos basura?

Dijo una más peligrosa, que no descartaba privatizar la Sanidad pública. Y pronunció una todavía más lamentable, cuando Vox dijo que el Orgullo había que mandarlo a la Casa del Campo, ella manifestó que allí tampoco porque hay familias. ¡Cómo si no hubiera familias LGTBi! Todo esto sería un inmenso chiste si no fuera porque esta gente quiere gobernar. Aquí hago el enésimo emplazamiento porque nunca he conseguido que me contesten. He visto que el señor Ignacio Aguado se ha puesto a hacer un baile. Es un intento de rememorar la campaña de Iceta, el problema es que, por mucho baile que se haga, va de la mano de Vox. Y se lo he preguntado en repetidas ocasiones y hay votantes de Cs que tienen una voluntad modernizadora y europea que no casa en absoluta con ir de la mano de una formación política que quiere volver a meter a la gente en el armario, a las mujeres en la cocina y hacer retroceder nuestro país cincuenta años. Me parece una mala decisión, pero que los madrileños tienen que conocer. Hoy aquí un voto a Cs es un voto a alguien que quiere meter a Vox en el Gobierno. Ya lo están haciendo en Andalucía.

CARLOS PINA

¿Es Rocío Monasterio (Vox) tan maleducada como le dijo el otro día en el debate?

Es que a mí en la escuela pública me han enseñado a no interrumpir y no entiendo esto de que sus padres se gastan mucho dinero en colegios muy caros y luego no tienen ni los mínimos modales. Oiga, me dice usted una cosa, pues cuando le voy a responder no interrumpa. No hace falta gastarse tantísimo dinero en un colegio de pago si luego ni siquiera te pueden enseñar que no se interrumpe. Me parece lo más básico. Insisto, es que nuestra campaña está contrastando muchísimo. Nos dijeron que era demasiado en positivo, pero ya en España conseguimos que la gente votara para no retroceder cincuenta años y estuvimos convencidos desde el principio de que teníamos en Madrid una oportunidad histórica no de votar para no retroceder, sino para votar en positivo. En frente hemos tenido un bloque sobrehormonado que intenta meter miedo. El otro día cuando le pregunté a Aguado si se comprometía con los colectivos LGTBi que han pedido no pactar con formaciones homófobas, me salió con Lenin. Esto ya lo he vivido, es Esperanza Aguirre diciendo que si ganaba Manuela, se iban a sustituir las juntas de distrito por soviets. Si uno en la política no tiene más que aportar que división e intento de crispación, es una política inútil.

A Díaz Ayuso la han puesto para apagar la luz y cerrar la puerta

Hablando de Sanidad, Educación y metro. En plan concreto y bajando al terreno, ¿principales propuestas si es presidente?

En el metro tenemos 40 vagones amiantados que tenemos que desamiantar, debemos comprar 150 trenes más y contratar a 1800 trabajadores -mil que se van a jubilar en breve y 800 para el personal de estaciones-, para que nunca haya que esperar más de cinco minutos y no se viaje como en una lata de sardinas.

En la Sanidad nos tenemos que fijar en los centros de atención primaria, hay que doblar el presupuesto y garantizar que los trabajadores no atiendan a más de 28 personas por día -durante al menos diez minutos-. En Educación, se han despedido a 4.000 trabajadores, hay que volver a contratarlos y luchar contra el hecho de que una buena parte está en situación de interinidad. Hay que volver a convocar plazas y acabar con los colegios por fases, además de construir nuevos colegios públicos para que todas las familias que quieren puedan elegir uno. Y la clave de todo está en la educación infantil. Por eso, construir al menos 50 escuelas públicas. Si no le damos la vuelta, lo que pasa es que, en ausencia de educación pública que sirve de ascensor social, lo que seas en la vida en Madrid no dependerá tanto de tu talento o de tu esfuerzo como de tu apellidos o tu código postal. Decía Nelson Mandela que la democracia es cuando un hijo de un minero puede llegar a ser presidente. El mecanismo para que eso le logre es la Educación pública.

También las comunidades autónomas tienen competencias sobre los festejos taurinos. ¿A favor o en contra de los toros?

A mí no me gustan. Creo que no tienen que celebrarse con dinero público y como dice la ONU no pueden ser fiesta de interés cultural. Hay que preservar a los niños en términos educativos de fiestas que impliquen sufrimiento animal. Es una cosa que generacionalmente se va llevando con mayor normalidad y tenemos que ir avanzando: asumiendo que el primer paso sea que no haya dinero público para fiestas que conlleven sufrimiento animal.

¿Aceptaría dinero de Amancio Ortega para material en los hospitales?

Lo primero es cumplir la ley, que todo el mundo pague lo que le toca, se apellide como se apellide. Más si te ha ido bien y tienes mucho dinero. Una vez pagados, además quieres hacer una contribución, encantado. Pero el orden es el que digo.

Juegos Olímpicos en Madrid, ¿sí o no?

Creo que no es prioridad. Si van insertos en una estrategia de desarrollo de la ciudad y del área metropolitana, que no sea de pelotazos urbanísticos y encarecimiento de alquileres, sino de generación de empleo y cambio de modelo productivo, me parece que es una opción a estudiar. Si no, de por sí no tienen por qué traer beneficios. Pero en todo caso, es una cosa del Ayuntamiento.

Por mucho baile que haga, Aguado va de la mano de Vox

Hablando del Ayuntamiento, ¿a qué saben los besos de Manuela Carmena?

A una campaña muy bonita, que estamos haciendo con muchas ganas, en la que hay besos y en la que estamos a gusto juntos. Sé que hay mucha gente que ha comentado sobre esto, pero es que hay sintonía, queremos colaborar y el Ayuntamiento y la Comunidad tienen que ir de la mano. Durante estos años ha habido un Gobierno en la ciudad de Madrid y un desgobierno en la Comunidad de Madrid, que ni gobernaba e intentaba que no pudiera hacerlo Manuela. Ir de la mano, eso fue lo que nos impulsó a hacer campaña juntos y lanzarnos juntos en esta aventura de Más Madrid. Nos está gustando la campaña, hablamos mucho y se nota que hay sintonía.

¿Sabe que un alquiler de un apartamento de 40 metros cuadrados en el barrio de Malasaña puede costar 1.100 euros?

Sí, y puede ser que tengas ventana que dé a un interior.

¿Y cree que eso debe pasar?

Pero es que no es que no lo crea yo, es que no lo cree la Constitución española. Prevé que lo poderes públicos tendrán que velar por este derecho, según el artículo 47. No puede ser que el 44% del sueldo de los madrileños vaya a los alquileres. De hecho, es lo primero que te dice todo el mundo cuando llega a Madrid: ¿cómo os da? Es que sencillamente no da. Pero no solo en el centro, en Navalcarnero los alquileres han subido de media un 25%. Hay que regular, como se hace con la energía. El Gobierno nacional tiene que dar a los ayuntamientos la competencia para fijar techos en los precios en los barrios más tensionados por la burbuja. Y si no lo hacemos, además, los barrios se van a quedar vacíos de madrileños, pymes y comercios.

En segundo lugar, hay que ponerse duros con las viviendas de uso turístico y con las inspecciones. El Ayuntamiento tiene más inspectores que la Comunidad, a pesar de que esta tiene más presupuesto. Hay que regular bien y acabar con la barra libre. Incluso los turistas dejarán de venir porque ya no serán barrios de Madrid, serán parques temáticos. Se vaciarán de cafeterías y de bares, y será Port Aventura. Hay que construir vivienda pública en el régimen de alquiler social para que ayude a bajar los precios. Y última medida: tenemos 250.000 pisos vacíos en la Comunidad. Eso es insostenible, hay que prohibir que se vuelva a vender vivienda a los fondos buitre. Y con los pequeños propietarios de pisos hay que conformar un acuerdo desde la Comunidad. Nosotros te rehabilitamos energéticamente tu vivienda, para que te gastes menos en calentarla en invierno y enfriarla en verano, le ponemos placas fotovoltaicas… y a cambio nos las cedes para cinco o siete años para sacarla en un régimen de alquiler social al mercado.

CARLOS PINA

¿Sigue siendo de Podemos?

Yo lo he fundado y emocionalmente siempre voy a tener un vínculo, pero me parece que la mejor opción para Madrid es Más Madrid, es Manuela en la Alcaldía e Íñigo en la Comunidad. Y creo que así lo van a ratificar los madrileños, y así lo deseo.

Y una pregunta que se hace todo el mundo: ¿cuándo acabará Errejón en el PSOE?

Voy a acabar de presidente de la Comunidad de Madrid, espero y quiero tener como socio al PSOE. Pero al Partido Socialista le falta un poquito de empuje y atrevimiento para emprender los grandes cambios que tenemos que hacer en nuestro país. Lo que hay que hacer es poner orden, reconstruir la Comunidad y la igualdad de las oportunidades y emprender la transición ecológica y de la economía. Eso lo siento mucho, pero es absolutamente crucial. Y de esto nadie habla, para esto hace falta tener ideas, tener frescura y ganas. Me escandalizó que durante la campaña de las generales el cambio climático era una cosa que se decía al final. Vamos a ver, si es la cosa más importante a la que se está enfrentado hoy la humanidad. Tenemos que cambiar la forma de transportarnos, la forma de producir energía y consumirla. Eso no es solo un reto, sino una inmensa oportunidad para generar empleo. Pero hace falta tener un poquito de empuje.

Creo que, por una parte, el PP se ha pasado mucho tiempo diciendo como si fuera un libro de coaching que lo que tiene que hacer es emprender. Cuando quien primero tiene que aprender es la Comunidad para después entrar el capital privado a modernizar nuestra estructura económica. Y al PSOE lo veo, bueno, con las manos en los bolsillos. Hace falta más empuje y ganas. También porque nos toca a nuestra generación, todavía estamos viviendo del gran acuerdo que nos permitió conquistar la democracia y la igualdad de oportunidades que protagonizaron nuestros padres. Me alegro de eso, pero ahora tenemos que volver a hacer el acuerdo en nuestras sociedades ante la desigualdad y la precariedad, ahora nos toca a nosotros. Y para eso hay que tener visión, hambre y ganas de futuro. Y es la apuesta de Más Madrid.

Yo he fundado Podemos y emocionalmente siempre voy a tener un vínculo, pero me parece que la mejor opción es Más Madrid

 ¿Y qué les dice a todos los que le califican de pijo progre?

Nada que ver. Soy hijo de funcionario y administrativa, educado en colegio público, instituto público y universidad pública. No sé cuántos son, a mí eso la gente no me lo dice. Hay que transformar Madrid para que nadie se quede atrás y que lo más radical no son las palabras, sino cambiarle la vida a la gente. Tuve la oportunidad de discutir con Pepe Mujica y me dijo que la diferencia entre una izquierda útil y una que no lo es tanto es que la primera no solo se plantea lo que quiere hacer pasado mañana, sino cómo en el mientras tanto le va a mejorar la vida a la gente. Lo más transformador aquí y ahora es conquistar mayorías electorales convenciendo a mucha gente en torno a ideas de sentido común y después producir gobiernos justos sin dejar a nadie atrás. Es el proyecto del que estoy enamorado y creo que estamos rozando o acariciando en unos días si los madrileños quieren.

 

CARLOS PINA

Test de campaña

¿Cuántas horas duerme?

Buff, pocas. Anoche dormí seis, pero creo que hoy voy a tener ocho u ocho y media.

¿Qué canciones se pone para motivarse?

Varias. Últimamente escucho ska, me pongo mucho a Nicky Thomas. Buenísimo. Y me pongo muchísimo la de Jimmy Cliff deThe harder they come.

¿Qué piropos le dicen por la calle?

Que lo vamos a conseguir, que muchísimo ánimo.

¿E insultos? Alguno escuchará…

Durante un tiempo, muchos. Pero llevo un mes largo que no escucho, eso quiere decir algo. Claro que a veces me dicen cosas: rojo. En este mes me ha pasado una cosa que me enorgullece, gente que me dice: “He votado a otro partido, pero te felicito, enhorabuena, me lo estoy pensando". Y me lo cuenta gente que ha votado a partidos muy diferentes. Eso hacía mucho que no pasaba.

¿Ha llorado en algún momento durante la campaña?

Todavía no, pero a lo mejor espero hacerlo el domingo.

Photo gallery Entrevista a Errejón See Gallery

ESPACIO ECO