POLÍTICA
20/11/2019 22:10 CET

El Gran Wyoming: “Abascal, están desahuciando a tus compatriotas para que extranjeros se lleven nuestro puto dinero. Haz algo, muchacho”

Entrevista al presentador de ‘El intermedio’: “La derecha de este país no es normal, va a llevárselo”.

“Para todos los que huyeron de aquel régimen infame de represión, crueldad y furia, y se inventaron un mundo paralelo donde refugiarse, un espacio de amistad, solidaridad y amor. Un mundo de colores”. La dedicatoria del último libro de El Gran Wyoming es ya una auténtica declaración de intenciones.

La Furia y los colores  (Planeta) es un pedazo de su vida hecho papel y tinta. Sus años de juventud, los viajes iniciáticos a Holanda y Finlandia, las noches sin final de la Movida, la Transición política y personal, el universo excéntrico y maravilloso de La Bobia… “La gente se echó a la calle a tomarlo todo, a desmadrarse, a vivir, a quitarse de encima la represión y a probar la libertad por primera vez”, dibuja en esta entrevista.

Esa España da ayer, de hoy y de siempre. Ese país “inconsciente” que borra su Historia “sistemáticamente”. Y él siempre como un “buen testigo”. Se confiesa el presentador de El Intermedio sin censurarse. Le importa una “mierda” que algunos políticos luego le citen para mal. Tiene claro que no puede ser neutral: “La derecha de este país no es normal, va a llevárselo”. Deja un mensaje muy directo a Santiago Abascal (Vox) en estas líneas y avisa de que no aceptaría ser ministro de Cultura: “Duraría segundos”.

La furia y los colores. ¿Quién le pone más furioso?

Ahora mismo hay declaraciones de responsables políticos que me ponen un poco histérico, pero es que estoy muy intoxicado por el programa que hago. Estoy todavía recibiendo una información que no reclamo y eso me afecta.

¿Y a quién le sacaría los colores?

Buah. Eso está chupado, tenemos protagonistas desde hace catorce años, los mismos, cometiendo fechorías día tras día. Y no se ponen colorados, es complicado, vivimos una época dura.

CARLOS PINA
Gran Wyoming

Es un libro de memorias, ¿España es un país desmemoriado?

Totalmente. Bueno, más que desmemoriado, es un país muy inconsciente. La Historia no se escribe, se borra sistemáticamente. Y cuando se cuenta, se hace con dos versiones completamente opuestas. Somos una anomalía, probablemente siempre lo hayamos sido. Para mí es evidente, nosotros no tenemos nada absolutamente que ver con un país europeo que conozco. Nada.

Pongo un ejemplo: en el pueblo de un amigo mío se han descubierto unos restos y resulta que eran de un maqui, un guerrillerro que era italiano. Pere Joan Ventura ha hecho un pequeño documental, se fue a Italia y allí fue recibido con todos los honores porque los partisanos son héroes nacionales, los que lucharon contra el fascismo y contra Hitler. Aquí son criminales y solo criminales. Cualquier cosa que tú apuntes de un maqui pasa a ser un delincuente peor que los etarras. 

¿De dónde coño sacan a los políticos?

La otra gran protagonista del libro es la Transición. Echando la vista hacia atrás, ¿qué opina? ¿Fue tan buena como nos la pintan siempre? ¿Qué reflexión hace?

No es la otra gran protagonista. Es un libro de memorias como excusa. En realidad, mi vida no le interesa a nadie, no he descubierto los rayos catódicos ni nada de interés. Fui testigo, además muy buen testigo, porque no he estado empleado en mi vida, quitando ahora con este programa. Siempre he trabajado de artista, sin mucho talento, por eso nunca he triunfado en eso. Pero he vivido 24 horas al día durante muchísimos años, y todavía. Me ha permitido ver las cosas con cierta frialdad y distancia. 

La Transición fue un periodo fundamentalmente, por más que digan, de encaje de la Dictadura en una Democracia. Es decir, los tres pilares fundamentales de cualquier sistema se heredaron íntegros: el Ejército, la Policía y la Justicia. Con eso se trabajó como se pudo. La Constitución la escribieron todos, se supone que había una reconciliación. Esto es completamente ridículo. No puedes salir de una Dictadura y una tiranía y que estén presentes esas personas en la redacción de la Constitución. En la alemana no intervienen los nazis ni en Italia ni en ningún lado porque es completamente ridículo. Fundamentalmente fue cómo podría encajar la Dictadura en una Democracia sin que hubiera otra vez un derramamiento de sangre. Por titularlo de otra manera: cómo la Dictadura perdonó la vida a los españoles para entrar en la Democracia.

 

¿Sigue presente en España el franquismo?

Ahí lo tienes. Hoy es 20-N, muchacho. Y se arma un lío impresionante porque simplemente se van a exhumar los restos de Franco. Cuando contaba lo del Valle de los Caídos fuera de España y decía que el mayor monumento en Europa dedicado al fascismo esté probablemente en España, me decían que eso no podía ser. Bueno, pues ahí está. Y, de hecho, se llevó a Franco, pero sigue Primo de Rivera. Y dicen ‘es que lo fusilaron’. Ya, pero es que no tiene por qué estar en un monumento gigantesco, también le pueden entregar los restos a su familia con todo el respeto del mundo para que lo entierren donde les da la gana, como si le quieren hacer un mausoleo gigantesco. Pero este país no puede rendir tributo al fascismo porque no cabe en una democracia constitucional. Ten en cuenta que Falange Española en tres elecciones que hubo en la República solo sacó un diputado. Este es el nivel de representación, Herri Batasuna está cien veces más legitimado por los votos que en su día Falange. Termina la guerra y es el único partido. Es como si el único partido ilegal a partir de una dictadura mañana fuese… Es que no se me ocurre un partido tan radical y con tan poca representación popular.

CARLOS PINA
Wyoming

Y, de repente, nos encontramos con que Vox es la tercera fuerza en las elecciones de hace una semana. ¿Qué ha pasado? ¿Cómo ve este fenómeno?

Bueno, Vox ha estado en el Gobierno muchos años, es una escisión del PP. El señor Abascal lleva en el Partido Popular desde que era joven y en algunos casos cobrándose por la cara. Esperanza Aguirre le admiraba tanto que le puso un sueldo, por supuestamente estar en una ONG que no tenía actividad, era él solo. No me echo las manos en la cabeza. Siempre lo he visto, tengo rayos X en los ojos y veo mucho más allá. Suelo ver desnudo, muchacho.

¿Entrevistaría a Santiago Abascal?

No, yo no soy periodista. Sufro los males del periodismo y me aprovecho de él, pero no lo soy. Vengo del mundo del entretenimiento, lo que pasa es que el programa que hago ahora está totalmente relacionado con la información porque hacia allí nos ha llevado la audiencia. Antes era de otra manera y cada vez cobró más peso el hecho de que teníamos espacio para contar las cosas despacito. Entonces se convirtió en un programa de éxito y nos llevaron al prime time, que es ridículo. Por otro lado, me ha dado la razón en una cosa que decía siempre: la televisión no tendría por qué ser un vehículo para idiotizar y destruir la cultura sistemáticamente, también la gente quiere saber cosas. Hicimos un programa sobre el Tribunal de Cuentas casi monográfico de media hora, lo que se llama un truño, y tuvimos un récord de audiencia.

Vox ha estado en el Gobierno muchos años, es una escisión del PP

¿Y a quién le gustaría entrevistar?

Personalmente a nadie. La fama es una mierda para todo, menos para dos cosas. Una es la hostelería, vas a un sitio y te dicen ‘coño, Wyoming, te voy a dar de comer como en tu puta vida’. Y digo: ‘Vamos a ello’. Para eso y para conocer a gente a la que siempre he admirado, como Serrat, del que era fan de niño. Los he tenido a mi lado y me puedo llamar amigo de muchos.

CARLOS PINA
El Gran Wyoming

¿Quiénes son los políticos que más han hecho por este país en estos cuarenta años? 

Deberíamos remitirnos a nivel local. Creo que la gente que trabaja en los ayuntamientos, probablemente.

¿Y los más perjudiciales?

Creo que la persona más perjudicial, desde los estamentos públicos, sin duda ha sido el señor Aznar. El hecho de que todavía no se haya arrepentido del magnicidio por la destrucción de un país como Irak, con el asesinato de tantas miles de personas, con la destrucción del patrimonio arqueológico mayor del mundo, con el saqueo, tienen prácticamente un 11-M semanal… Nadie se puede atribuir el derecho de hacer eso. No sé cómo duerme. Y es que está orgulloso, todavía lo reivindica, es el único. Fíjate, Bush dijo que aquello fue una estafa, Blair dijo que fue el mayor engaño y, sin embargo, Aznar dice que vive mejor que antes. Creo que son gente sin alma.

No sé cómo duerme Aznar, gente sin alma

¿Qué le parece el preacuerdo entre el PSOE y UP? ¿Cree que lo conseguirán?

Aquí está en tela de juicio la democracia. Ha habido un resultado electoral y los acuerdos parlamentarios todos son legítimos. Ya con la moción de censura a Rajoy se habló de golpe de Estado y de Gobierno ilegítimo, lo cual es completamente falso. Es verdad que Sánchez gobernaba en minoría, Rajoy también. El hecho de la excesiva concentración de medios en determinadas manos hace que vivamos una época muy poco didáctica. Esto se está vendiendo como un golpe de Estado radical cuando es completamente ridículo. Entonces, ¿los votantes de Podemos para qué votan si nunca pueden tener acceso ni mínimamente al poder? ¿Es una tomadura de pelo? Dígase.

¿Aceptaría ser ministro de Cultura en el Gobierno?

No, no, yo no puedo. Además, tengo un pasado que si me empiezan a sacar mierda, yo duraría… Màxim Huerta duró días, yo duraría segundos.

No aceptaría ser ministro. Si me empiezan a sacar mierda, duraría segundos

Habla en el libro de su juventud, ¿y cómo ve a la de ahora?

Pues igual. La juventud siempre es igual, lo que pasa es que las circunstancias no son siempre las mismas. No es lo mismo criarse en Gabón en mitad de la jungla que en Manhattan. Ahora hay un problema que nunca habíamos vivido, hay una gran frustración: se les ha negado el acceso. Hay una generación a la que se han cargado entera. Yo venía de un mundo de euforia total, donde la juventud decía ‘nos vamos a comer el mundo’ y era verdad. Los jóvenes de ahora saben que tienen una barrera absolutamente insalvable desde el punto de vista del acceso a la sociedad. Es terrible. No les pagan, les toman el pelo, no los consideran. Esto es una mierda, un ataque a la juventud muy serio.

CARLOS PINA
El Gran Wyoming

¿Y cómo eran aquellas noches de la Movida?

Espectaculares. La Transición tuvo una cosa buena para el ciudadano, que nadie sabía qué coño iba a pasar. Hubo un vacío de poder tremendo. UCD, encabezada por Adolfo Suárez, es la reencarnación clara de lo que decía del encaje. Había sido antes el ministro secretario general del Movimiento, que era el cargo político político más gordo del franquismo, y pasó a ser presidente. Mientras tanto, como nadie sabía qué coño iba a pasar, nadie quería estampar la firma por si le iba a pasar factura en una democracia real. Se cometieron muchísimas fechorías durante la Transición, que hubieran sido castigadas en cualquier democracia europea, aquí no. Se creó un vacío de poder que dio pie a una explosión tremenda. En todos los órdenes, pero sobre todo en la convivencia social. La gente se echó a la calle a tomarlo todo, a desmadrarse, a vivir, a quitarse de encima la represión y a probar la libertad por primera vez, el acceso al sexo. Por supuesto, en esto tuvo un papel ultrarelevante para el bienestar de la sociedad la incorporación de la mujer, que estaba completamente marginada. No era un régimen talibán, pero de facto la mujer no intervenía absolutamente en nada. Se vivía con mucha intensidad.

Una época de rock ‘n’ roll como cuenta. Siempre ha estado su vida unida a la música. ¿Sus grupos favoritos? ¿Cómo sería la banda sonora de su vida?

En general me gusta toda la música. Es muy complicado. Sin duda alguna, los que encarnaron en aquel tiempo el eslabón entre un mundo y otro fueron los Beatles, y luego los Rolling Stones. La música no se entendía ni como un objeto de consumo ni de ocio, era la expresión artística de un tipo de vida que estaba viniendo. Lo que pasó en aquel tiempo fue una ruptura total y absoluta en la era anterior, se inició una nueva vida, el hippismo. En el festival de Woodstock se juntaron de golpe 400.000 personas, que eran radicalmente antisistema. Aquello fue una conmoción para todo el planeta y se generó un nuevo tipo de vida. Se expresó de muchas maneras, tras el telón de acero en Hungría y Checoslovaquia con manifestaciones a favor de la democracia, en el mayo del 68 se provocó el fin de De Gaulle y un sistema político… Fue una revolución real. Había un eslogan de ‘Do the Revolution’, que es vive tú según tus putas ideas y no esperes a que alguien te dé el banderazo de salida. Fue tremendo, y la música fue una expresión artística de aquella gente. La gente iba a ver a sus mitos, sus sacerdotes, pero no era una religión. Se creó un bucle vital.

¿Y qué recomienda estos días de música?

Cada uno que escuche lo que le dé la gana. Me cuesta mucho decir cuál es mi disco o libro favorito. Me gusta toda la música y me merece mucho respeto la gente que dedica su vida a eso.

Es uno de los grandes popes de la televisión, ¿qué ve en la tele?

No puedo verla. Justo cuando es el espacio donde uno debería verla cuando estoy trabajando. Es en directo el programa y salimos a las once. Cuando llego a mi casa, ceno algo y me acuesto. 

CARLOS PINA
El Gran Wyoning

¿Se han enfadado muchos políticos cuando le ven?

¿Se enfadan conmigo? Me citan, para mal. Pero me importa una mierda eso. En ese sentido, me siento moralmente muy por encima.

Hemos hablado de algunas cosas para mal, ¿y qué es lo mejor que ha hecho España durante estos años? ¿De qué nos podemos sentir orgullosos?

Bueno, quiero decir, es que nosotros vamos por otro lado. Tengo muchos amigos, conservo muchos de la infancia, pero mi entorno social es bastante mejor de lo que encuentro en el mundo de la política. Lo digo de verdad, por más que se empeñan en decir que los políticos emanan de la sociedad. ¿De dónde coño los sacan? No tengo amigos así.

Por lo tanto, ¿los políticos no representan a la sociedad española?

A nivel personal no. Por supuesto que hay excepciones, hay gente que está ahí porque quiere hacer cosas realmente. En esto no soy neutral, la derecha de este país no es normal, no trabaja para el ciudadano, va a llevárselo. Es decir, no conozco ni he conocido nunca a nadie en la calle ni de trato que fuera capaz de desahuciar familias que no tienen donde ir y que estaban viviendo en pisos de realojo que hemos pagado entre todos para coger, echarlos a la puta calle y entregárselos a fondos buitre extranjeros para que se forren.

Y he aquí la lección: Abascal, están desahuciando a tus compatriotas para que extranjeros se lleven nuestro puto dinero. Haz algo, muchacho.