INTERNACIONAL
22/09/2021 08:16 CEST | Actualizado 22/09/2021 18:41 CEST

Escándalo político en EEUU ante las imágenes de los guardias hostigando a los inmigrantes

La ONU avisa de que Washington incumple las normas internacionales con la expulsión de haitianos de estos días, que dejan imágenes terribles de caza al hombre.

La ONU ha denunciado que Estados Unidos está incumpliendo las normas internacionales con la expulsión masiva de los migrantes haitianos que en los últimos días cruzaron por miles la frontera desde México y ahora se encuentran acampando debajo de un puente internacional en la localidad de Del Río, ubicada en el sur de Texas y fronteriza con Ciudad Acuña, del lado mexicano.

En estos días se han visto unas polémicas imágenes de agentes a caballo de la policía fronteriza que impiden por la fuerza el ingreso en el país de miles de haitianos, atravesados en río Bravo en lo que las ONG denuncian como una caza al hombre. 

“Estoy consternado por las imágenes de las deplorables condiciones debajo de una autopista de hormigón (que hace de puente) en el Río, donde más de 14.000 haitianos se han aglomerado después de difíciles viajes desde distintos países de América”, señaló el alto comisionado de la ONU para los refugiados, Filippo Grandi.

El responsable indicó que para estas expulsiones las autoridades estadounidenses están invocando una política (conocida como “Título 42″) que les permite deportar automáticamente a inmigrantes irregulares que entran por su frontera sur, sin permitir que puedan presentar una solicitud de asilo. La aplicación de esa política se ha justificado por la pandemia de la covid-19 y el riesgo sanitario que implica la entrada irregular de inmigrantes.

Grandi dijo que las deportaciones de haitianos se están produciendo sin que se consideren sus necesidades de protección y que esta medida viola las normas internacionales y puede constituir repatriaciones forzadas. 

Miles de migrantes haitianos permanecen atrapados en la frontera entre México y Estados Unidos. Casi todos llegan desde Chile y Brasil, donde residieron los últimos años. El Gobierno mexicano de López Obrador trató de mantenerlos bloqueados en Chiapas, pero miles atravesaron el país y ahora están en riesgo de ser deportados al lugar del que huyeron años atrás. 

Haití, considerado el país más pobre de América, afronta una profunda crisis política y social que se ha visto agudizada por el terremoto del pasado 15 de agosto y el asesinato, el 7 de julio, del presidente Jovenel Moise.

Este lunes, 233 haitianos, entre ellos 45 niños y 45 mujeres, llegaron a Puerto Príncipe, la capital haitiana, deportados de EEUU, que ya ha enviado a cerca de 600 migrantes de regreso al país caribeño, del cual mucho de ellos habían salido hace varios años y durante los cuales se instalaron en distintos países de Latinoamérica.

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, ha declarado que las fronteras de EEUU “no están abiertas” y que los migrantes “no deben emprender un viaje peligroso para intentar entrar en éste.

Por su parte, la Oficina de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, que dirige Michelle Bachelet, dijo que también le preocupa esta expulsión masiva de migrantes haitianos porque todo indica que no hubo ninguna evaluación individual de sus casos. 

Photo gallery Migrantes haitianos tratando de cruzar Río Grande, camino de EEUU See Gallery

NUEVOS TIEMPOS