ECONOMÍA
28/01/2021 09:02 CET | Actualizado 28/01/2021 13:52 CET

La pandemia destruye 622.600 empleos en 2020 y eleva la tasa de paro al 16,1%

España creó 167.400 puestos de trabajo en el cuarto trimestre y el número de parados desciende en 3.100 personas.

SOPA Images via Getty Images
Un camarero de un bar de Málaga guarda las sillas tras el cierre obligatorio. 

La pandemia del coronavirus generó un terremoto sin precedentes en el mercado laboral. La economía española destruyó 622.600 puestos de trabajo durante 2020, un año marcado también por el confinamiento y las restricciones a la movilidad para frenar los contagios.

Esta masiva destrucción de empleo provocó un aumento del desempleo. La tasa de paro se elevó hasta el 16,1%, según la Encuesta de Población Activa publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esto supone un 2,35% más que un año antes y el mayor nivel desde 2017. 

Tras el terremoto generado por la covid, actualmente hay 3.719.800 ciudadanos buscando un puesto de trabajo. Esta cifra supone 527.900 desempleados más que el año anterior.

Un respiro en el cuarto trimestre del año

Afortunadamente, el cuarto trimestre supuso un respiro en un año nefasto para el empleo, gracias a la creación de 167.400 puestos de trabajo entre octubre y diciembre de 2020.

A pesar de que el cuarto trimestre se ha comportado mejor de lo esperado, la creación de empleo no ha sido suficiente para compensar la fuerte destrucción generada por el covid. 

En este caso, la creación de empleo no ha venido acompañada de una reducción del desempleo en la misma proporción. El paro solo bajó en 3.100 personas entre octubre y noviembre del año pasado.

Así ha evolucionado el paro en los últimos años:

 

Si no puedes ver el gráfico, sigue este enlace.

El sector servicios, el más afectado

El sector servicios se convirtió en el protagonista de la destrucción de empleo, con la hostelería y el pequeño comercios entre los grandes damnificados. Este sector perdió 537.100 ocupados respecto al año anterior. Esto se debe al gran impacto de la pandemia sobre el turismo, que se ha paralizado a nivel internacional.

La destrucción de empleo se cebó especialmente con los trabajadores que tienen un contrato temporal. Se perdieron 397.000 empleos temporales durante el año pasado, un 9% del total.

La pandemia también afectó a los trabajadores con contrato indefinido, pero en menor medida, con una reducción del 1,67%. Este menor impacto se debe a que muchos de estos trabajadores se vieron protegidos con los ERTE. En concreto, se destruyeron 207.500 puestos de trabajo indefinidos durante el año pasado.

El paro juvenil sube al 40,1%

Europa Press News via Getty Images
Una oficina de empleo cerrada durante el confinamiento.

La destrucción de empleos temporales afectó especialmente a los jóvenes, que sufren una mayor precariedad. Los parados menores de 25 se incrementaron en 109.600 personas en 2020, un 23,7% más que el año anterior. En total, había 572.400 jóvenes en situación de desempleo a finales del año pasado.

La tasa de paro juvenil escaló hasta el 40,1% a cierre de 2020, casi diez puntos por encima del año anterior (30,5%). Se trata del mayor desempleo al finalizar un año desde 2016, cuando se situaba en el 42,9%.

Gracias a la creación de empleo en la campaña de Navidad, esta tasa se ha reducido ligeramente respecto al tercer trimestre, cuando el desempleo entre los menores de 25 años se situó en el 40,4%.

Más de 750.000 personas siguen en ERTE

El INE recuerda que esta cifra de parados no incluye a los trabajadores afectados por los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), ya que estos empleados son considerados ocupados como establece la metodología de Eurostat, la agencia europea de estadística.

La evolución del paro hubiera sido mucho peor si no fuera precisamente por los ERTE, que permiten la suspensión de puestos de trabajo de manera temporal. Más de 3,4 millones de trabajadores se vieron afectados por un expediente de estas características durante el confinamiento del primer estado de alarma, iniciado el 14 de marzo. 

El Gobierno flexibilizó los ERTE para que las empresas utilizaran estas herramientas en lugar de recurrir a los despidos. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha acordado con los sindicatos y la patronal varias ampliaciones de las condiciones para preservar el empleo.

La cifra de trabajadores afectados por un ERTE se ha reducido a medida que se avanzaba en la desescalada. Actualmente quedan unos 750.000 trabajadores integrados en estos esquemas de protección, principalmente vinculados a la hostelería y al turismo.

Photo gallery Empresas que han presentado ERTE por el coronavirus See Gallery

DE EXPERTO A EXPERTO