NOTICIAS
31/03/2021 20:38 CEST | Actualizado 31/03/2021 22:54 CEST

España evita más líos y gana 3-1 a Kosovo

La selección se coloca líder de grupo, aunque con un partido más que Suecia, su gran rival en el camino al Mundial de Qatar 2022.

CRISTINA QUICLER via AFP via Getty Images
Gerard Moreno celebra uno de los tantos

La selección española de fútbol venció a Kosovo (3-1) sin pena ni gloria en la tercera jornada de la fase de clasificación para el Mundial de Catar 2022, en un partido que evidencia que el equipo de Luis Enrique Martínez sigue en proceso de construcción y tendrá que mejorar mucho si quiere estar en la nómina de candidatos de la Eurocopa del próximo verano.

España ganó, pero sufrió tras un error de Unai Simón que metió a los kosovares en el partido. La selección nacional perdonó varias oportunidades para haber logrado un resultado más amplio, pero no demostró las hechuras de un campeón ante un combinado muy débil que siempre apostó por jugar con alegría.

De hecho, esa fue la condena del conjunto dirigido por Bernard Challandes, una plantilla atrevida que acompañó la idea de Luis Enrique. Más espacios, velocidad por banda y balones a los delanteros. Morata fue el primero en avisar con una jugada más propia de pívot en el balonmano gracias a un reverso colosal. Su disparo fue rechazado por el meta visitante en lo que fue toda una declaración de intenciones.

El dominio era incuestionable, pero la selección española seguía sin encontrar la tecla del gol. El mismo problema que le impidió ganar a Grecia y que le llevó a doblegar a Georgia en el último suspiro. Este miércoles no tuvo que pasar tantos escollos, pero sí que sudó la gota gorda hasta que Dani Olmo -el mismo salvador de Tiflis- rompiera el empate inicial.

Un golazo para romper el partido

Un disparo ajustado, con mucha clase y pegado a la escuadra izquierda de la portería de Ujkani. Un golazo que soltó la melena de los jugadores españoles. A los dos minutos apareció Ferran Torres en una cabalgada por la banda derecha, asistido por Pedri, para fusilar al meta kosovar y dejar el 2-0 antes del descanso. El tanto hizo confiarse a ‘La Roja’.

El gol de Ferran fue el sexto del jugador del City en diez partidos como internacional, una cifra muy esperanzadora para España, que sigue buscando un jugador que asuma la referencia anotadora. Morata, que lo intentó con otro tiro desde la frontal, terminó yéndose de vacío en un partido finalmente discreto. Al comenzar la segunda mitad, y con Kosovo buscando el área contraria, continuó el dominio estéril de los locales.

El susto kosovar

Ferran perdonó el tercero en un mano a mano muy claro y España dejó correr los minutos ante un rival que nunca se dio por vencido. Los kosovares, que sufrieron el ninguneo político al no ser un país reconocido por el estado español, lograron marcar en La Cartuja en una jugada que dio otro aire al encuentro.

Unai Simón salió casi diez metros del área en su intento por despejar un balón, pero Halimi -muy atento- le robó el cuero y marcó sin oposición desde la larga distancia. El gol no era fácil, pero el jugador del Sandhausen demostró mucha destreza para añadir picante al partido. España se obligó a la reacción y pronto devolvió el agua al cauce del río.