NOTICIAS
25/03/2021 20:40 CET | Actualizado 25/03/2021 23:18 CET

España arranca el camino al Mundial con un triste empate 1-1 frente a Grecia

Un exceso de relajación condenó al equipo de Luis Enrique, que se medirá a Georgia el domingo y a Kosovo el miércoles.

Soccrates Images via Getty Images
Álvaro Morata, frustrado a pesar de marcar

Triste comienzo de camino al Mundial de Qatar 2022. La selección española de fútbol se ha dejado dos puntos en el primer partido de la fase de clasificación al empatar con Grecia (1-1) en casa, en Granada. El resultado deja por el momento al combinado de Luis Enrique Martínez a merced de la Suecia de Ibrahimovic, líder del grupo B tras su triunfo ante Georgia en esta primera jornada.

España tuvo todo en su mano, pero se confió al descanso ante un rival que no había dicho su última palabra. El cambio de Sergio Ramos, que estaba tocado, desconfiguró la defensa y Grecia sólo tuvo que encontrar un resquicio para sacar tajada en una jugada intrascendente. El árbitro pitó un penalti que sentenció a ‘la Roja’.

La noche arrancó con dominio y buenas ocasiones, selló de Luis Enrique y muchas combinaciones para desarbolar a los helenos. Koke se hizo dueño del centro del campo y fue el primero en gozar de un doble remate antes de llegar al cuarto de hora. A los 30 minutos, Dani Olmo la estrelló en el larguero con un lanzamiento violento. La victoria era cuestión de minutos, sobre todo por las sensaciones que desprendía la triple campeona de Europa.

Un minuto después del chut de Dani Olmo llegó el 1-0 tras una gran jugada con sabor colchonero. Koke ingenió un pase maravilloso desde la frontal y el ex del Atlético, Álvaro Morata, controló con el pecho y fusiló al portero griego desde el área pequeña. Un buen tanto para calmar la sed de una selección que había hecho méritos más que suficiente para mandar en el marcador.

Conformismo tras el gol

Sin embargo, todo ese hambre se canalizó en conformismo en el segundo acto, que comenzó con un disparo de Morata al lateral de la red. El ariete de la Juventus pudo haber cambiado el decorado por completo, pero los griegos aguantaron con entereza, no sufrieron demasiado y acabaron sacando petróleo sin merecerlo, una de sus especialidades.

Un penalti de Iñigo Martínez sobre Masouras -que recibió el impacto de la bota en su rodilla- sirvió para que el colegiado italiano señalase la pena máxima sin posibilidad de acudir a la pantalla. La FIFA ha decidido prescindir del VAR en esta fase de clasificación. Bakasetas fusiló desde los once metros y estableció el 1-1, a la postre definitivo.

Sin tiempo para lamentaciones

España estuvo muy lejos de la versión que metió 6-0 a Alemania en noviembre, y se perdió con los cambios. Los debutantes Pedri y Bryan Gil aportaron frescura -más el andaluz que el canario- pero no impidieron la ‘tragedia griega’ en esta primera jornada. Un traspié importante que podría condicionar el resto del camino de la selección hacia el Mundial.

Tampoco hay mucho espacio para lamentar el resultado, ya que el domingo los de Luis Enrique visitan a Georgia y el miércoles reciben a Kosovo, a priori las dos selecciones más débiles.