NOTICIAS
15/06/2020 19:25 CEST

Esta es la nueva normalidad de las playas de Benidorm

Con cita previa y en parcela.

GETTY
Playa de Benidorm

Playas a las que se accede pidiendo cita mediante una aplicación, recuadros en la arena para evitar el contacto entre personas, acomodadores que acompañan a los turistas hasta su zona de reposo... No es una nueva temporada de Black Mirror, ni lo último de Alex Garland, es Benidorm después de una pandemia mundial. 

La ciudad alicantina es uno de los grandes reclamos turísticos de España y su nombre va asociado inevitablemente al de una playa masificada con personas de casi todos los lugares de España y del mundo. 

En Benidorm hay censadas unas 70.000 personas pero el flujo de personas es tan continuo que, a mediados de junio, tomando como referencia el consumo de agua en la ciudad, se alcanza las 125.000. Cifra que puede llegar a las 400.000 en un agosto AP (Antes de la Pandemia).

Benidorm se ha preparado para la nueva normalidad con un sistema de cita previa, tanto física como telemática, imprescindible para disfrutar de una más que preciada porción de playa. 

Vamos a la playa oh oh oh oh 

Los visitantes podrán acceder a la playa de Poniente y a la de Levante reservando su espacio vía telemática. Para los que eso del código QR les suene marciano hay otra opción. El Ayuntamiento ha colocado puntos de información para que los que se lleven mal con los aparatos electrónicos puedan sacar una entrada física.

Estos tickets serán personalizados y llevarán el nombre y el apellido de los usuarios con el fin de evitar que alguien se pueda lucrar con ello y que la playa de Benidorm se convierta en el Santiago Bernabéu un día de Clásico. 

Visit Benidorm
Playa de Levante el primer día de apertura.

No hará falta pegarse el madrugón. “El objetivo es que cualquier persona tenga garantizado el uso de la playa. Ha habido cierre de playas en otros lugares de España y es algo que Benidorm no se puede permitir. No podemos decirle a un turista: ‘venga usted mañana porque está cerrada la playa’”, explica a ElHuffPost Leire Bilbao, Gerente de Visit Benidorm.

Si cuando avance la nueva normalidad la demanda para acceder a las playas aumenta, desde la corporación se plantean duplicar el horario: “Si es necesario habrá turno de mañana y de tarde para dar capacidad al mayor número de personas”. 

Benidorm Beach Safety

No es el nuevo local de moda de la ciudad, es el plan para la reapertura de las playas de Poniente y de Levante que ha ideado el Ayuntamiento de Benidorm. En las dos playas caben unas 40.000 personas, aforo que se ha reducido hasta los 26.000 con las medidas de distanciamiento social que ha aprobado el Gobierno. 

Las dos playas se han dividido en 20 sectores: 12 de ellos de acceso libre y 8 para la concesionaria. Además, las personas de más de 70 años tendrán una zona específica para ellos aunque, si lo desean, podrán moverse a otro sector con la juventud. 

Ya en la arena, los ciudadanos encontrarán que la playa está dividida en zonas de 16 metros cuadrados en los que podrán entrar hasta cuatro personas. Los que vayan a disfrutar del sol con los padres, los niños, los suegros, los hijos de la vecina y los primos de Elche podrán reservar varias parcelas. 

Visit Benidorm
Parcelas de la playa de Levante (Benidorm).

¿Si solo quiero nadar o pasear tengo que hacer una reserva? Pues sí, porque es la única forma que tiene el Ayuntamiento de saber cuánta gente hay en la playa en cada momento. 

Para que todas estas medidas se cumplan el consistorio ha aumentado en 35 el número de policías locales. También se ha formado a personal para gestionar esta nueva normalidad y controlar el flujo de personas que entra y sale de la playa. Estos funcionarios del turismo serán los encargados, entre otras cosas, de acompañar a los bañistas hasta su parcela de playa, como los acomodadores del cine pero sin linternita. 

En el mar no hay ley. Dentro del agua no hay forma de controlar que el niño le pegue un pelotazo al abuelo o que el turista inglés, dormido en una colchoneta a la deriva, le dé a tu madre un golpe en la espalda. 

En la orilla ya es otra cosa: entre la cuadrícula que está más cerca del agua y la orilla hay ocho metros de separación para que la gente pueda pasear por ahí sin problemas. Eso sí, como ocurre con los que querían nadar, los que deseen pasear por la playa también tendrán que hacer la reserva pertinente. 

Uno de los focos de contagio que más preocupan a las autoridades está en las zonas de lavado de pies y duchas. En las playas de Benidorm, con el fin de evitar que los bañistas entren en contacto con el grifo, el agua estará circulando de 09:00 a 21:00, horario en el que están abiertas las playas. 

Visit Benidorm
Un señor se lava los pies en la playa de Levante y pone la mano donde no debe.

El primer día de playa

Benidorm ha abierto sus playas con su sistema de reservas este lunes 15 de junio y la cosa no ha ido del todo mal. A las típicas dudas por el nuevo funcionamiento se han sumado pequeños altercados provocados por personas que querían ir a su sitio de siempre, algo que, de momento, no es posible. 

“Había expectación de qué es lo que iba a ocurrir. La playa no estaba a rebosar y se ha abierto un lunes y no un sábado para adaptar los procedimientos. Las principales incidencias han sido las normales: cómo funciona el sistema, por dónde se entra, por dónde se sale... cuando sales de las normas habituales sales de la zona de confort y al principio es complicado”, comenta Leire Bilbao. 

Sobre cómo será el verano, tanto el Ayuntamiento como HOSBEC, la patronal hotelera, lo ven complicado, sobre todo por la falta de turistas extranjeros, que suponen un 50% del total de los que visitan Benidorm cada año: “Va a ser un verano de pasarlo. Para que este sistema sea rentable se necesita mucha ocupación y ahora es baja. No se va a llegar a las cifras de otros años”, remarca Bilbao. 

NUEVOS TIEMPOS