Esta historia de Twitter con un loquísimo final ha encantado a miles de personas

"Había encontrado el WC perfecto, mi nuevo Edén anal".
Tuit de @LosPajarosPican
Tuit de @LosPajarosPican
TWITTER: @LosPajarosPican

El teletrabajo ha facilitado la vida a mucha gente. A raíz de la pandemia, este hábito se ha vuelto más frecuente que nunca, aunque por lo general las empresas optan por un modelo híbrido: unos días teletrabajas y otros días acudes a la oficina.

Trabajar con ropa mucho más cómoda, no tener que desplazarte a ningún sitio o hacer tus necesidades en tu baño son algunas de las ventajas. Esta última, que parece un chiste, es una enorme realidad. Hay mucha gente que no es capaz de defecar en baños ajenos.

De esto ha querido hablar Daniel Méndez (@LosPajarosPican) en Twitter, director creativo publicitario y columnista en eldiario.es, sobre por qué no defeca en el trabajo. El hilo puede ser inventado o real, pero eso no es lo importante. El caso es que se trata de una historia con un final que ni te imaginas.

Para entrar en contexto sin llegar a hacer spoiler, el autor del hilo de Twitter habla de lo complicado que se nos hace a veces defecar en los baños del trabajo, en el sentido de que resulta embarazoso encontrarse a algún compañero al salir del baño si lo que has hecho no es solo orinar.

Y explica que buscaba siempre la planta que más vacía estaba, algo que hacían otros muchos compañeros. En una de esas búsquedas, cuenta que encontró el lugar idóneo.

El caso es que no era el único que había encontrado los baños del Edén, y durante mucho tiempo ambos entraban prácticamente a la misma hora y hablaban mientras defecaban, a pesar de que nunca se habían visto las caras.

Cuando volvieron de las vacaciones de Navidades, el hombre no volvió, porque ya no trabajaba allí. Pero después de muchos meses descubrió por qué. Le vio en una televisión dando un mitin. ¿Te imaginas quién puede ser?

Los mejores tuits de @policia