INTERNACIONAL
26/09/2021 23:16 CEST | Actualizado 29/09/2021 07:37 CEST

Estas son las posibles alianzas para la cancillería en Alemania

El SPD mantiene una ligera ventaja, pero le pisa los talones la CDU. Los dos necesitarían a Los Verdes y los liberales si quieren hacerse con el poder.

FABIAN BIMMER via REUTERS
Carteles de los cuatro principales partidos alemanes en Schenefeldl, cerca de Hamburgo.

Alemania ha votado, pero no tenemos claro qué canciller será el que salga de esta cita con las urnas. Hay un empate técnico, apenas roto con la ventaja ligerísima de los socialdemócratas por encima de los conservadores, cada cual con un cuarto de los votos, por redondear. Obviamente, ni CDU ni SPD pueden gobernar en solitario, así que se abre la ronda de negociaciones para buscar aliados que lleven a Armin Laschet o a Olaf Schoz a la cancillería que deba vacante Angela Merkel. 

Según el escrutinio inicial, el SPD obtiene un 25,7% de los votos, mientras que los conservadores se quedan en el 24,1%. Los Verdes consiguieron un 14,8 % de los sufragios, el Partido Liberal (FDP) un 11,5 % y la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) un 10, 3 %, según los resultados oficiales provisionales. La Izquierda alcanzó un 4,9 % pero podría llegar al 5% y, entonces, tener grupo parlamentario. 

Con los datos en la mano, estas son las alianzas factibles: 

🇰🇪 Negro, rojo, verde: la coalición Kenia

Una coalición de cristianodemócratas de centro derecha (negro) y socialdemócratas de centro izquierda (rojo), más Los Verdes, aseguraría una mayoría cómoda. Dicha coalición ha estado en el poder en el estado de Brandeburgo. A escala federal, una coalición Kenia se daría por primera vez.

🇯🇲 Negro, verde, amarillo: la coalición Jamaica

Los cristianodemócratas se han asociado con frecuencia con los liberales (FDP), desde hace años y en distintos niveles de la administración, como el local y el regiobal. Aceptar a Los Verdes para formar una coalición tripartita sería una opción atractiva para muchos en la CDU, pero que genera cierta tensión en otra parte, por su progresismo. Los Verdes y el FDP no son compañeros fáciles. Un intento similar fracasó después de las últimas elecciones en 2017.

🇩🇪 Negro, rojo, amarillo: la coalición Alemania

La CDU, de centroderecha, y el SPD, de centroizquierda, más los liberales del FDP, también de centroderecha, forman esta alianza, que superaría fácilmente el umbral de 50% en el Parlamento y sería la opción preferida por los líderes empresariales del país. 

🚦Rojo, amarillo y verde: la coalición semáforo

El liberal FDP liberal, orientado al libre mercado, ha descartado en el pasado coaliciones federales con los socialdemócratas y Los Verdes. En esta ocasión, el FDP no ha descartado ninguna opción, aunque reconoce que la derecha le gusta más, tienen “más cosas en común”. Parece tener muchas ganas de volver al poder, sin importar la combinación de colores. En 2017, fracasaron sus negociaciones con la derecha para formar Gobierno. 

🚩Rojo, rojo, verde: la coalición de izquierda

Una alianza entre socialdemócratas con Los Verdes y La Izquierda es una coalición sobre la que advierten los conservadores cada vez que les va mal en las urnas. Ahora no es una excepción y han prevenido contra ella en campaña y esta misma noche electoral, como si fuera el demonio. El SPD y La Izquierda, sin embargo, no tienen una historia difícil. Y las posiciones extremas en política exterior de La Izquierda dificultarían las negociaciones, sobre todo en cuestiones defensivas o de política exterior. 

🏴🚩Negro y rojo, rojo y negro: la gran coalición

Una gran coalición de la CDU y el SPD es justo la que ha estado en el poder los últimos ocho años, con los conservadores a la cabeza, liderados por Merkel. El socialdemócrata Scholz, virtual ganador de esta noche, era su vicecanciller y ministro de Finanzas, nada menos. Los resultados de las elecciones permiten esta combinación siga en el Gobierno y el partido más fuerte nombraría al canciller, pero ambos han dicho ya que no les apetece repetir. Otra cosa es que al final se coman sus palabras por puro pragmatismo.

Ultraderecha, no; diálogo, sí

Lo que está claro es que el primer Ejecutivo de la era postMerkel lo decidirán los partidos que han obtenido el tercer y cuarto puesto en estas elecciones, o sea, verdes y liberales, por orden de importancia. Desde este mismo lunes, se abren negociaciones a varias bandas para lograr una coalición tripartita (con la CDU o el SPD mandando) para poder superar el 50% de los votos necesario para formar Gobierno.

En el debate televisado de la pasada noche, nadie se ha cerrado a hablar con nadie, a excepción, claro, de que sea con la ultraderecha de la AfD, con los que nadie habla ni, menos, pacta, ya que hay un cordón sanitario para impedir que entren en las instituciones, en cualquier nivel de la administración. Se quedarán como quinta fuerza en el Bundestag y ya. 

El voto de los alemanes es claro: muchos se tienen que poner de acuerdo para gobernar y buscar soluciones a los problemas de los ciudadanos, cediendo por donde deba cederse. En el caso de los ecologistas, que duplican datos, se refleja una preocupación imparable por las consecuencias del cambio climático, que ha pasado de lo teórico a lo real -este verano, sin ir más lejos, Alemania ha vivido unas inundaciones terribles- y eso hace que se busquen propuestas concretas. Sin embargo, la fragmentación es tal que tampoco se puede ir a una apuesta directa por todo el programa verde, de alto coste económico. “Son como la novia a la que todos cortejan y cuya dote puede resultar muy cara a los pretendientes”, como describe la DW

En el caso de los liberales, que se inclinan claramente por gobernar con la derecha, con la que tienen “más cosas en común”, pero con la que rompieron la baraja en las negociaciones de 2017, el debate es económico. Abogan por el mercado, la digitalización y la desburocratización, quieren proteger el clima pero sin subir los impuestos, así que ese era el flanco que deberán explotar SPD y CDU si quieren su apoyo. 

El poder y la influencia de los grandes partidos CDU y SPD ha bajado sensiblemente en comparación con tiempos pasados, esa es una conclusión indiscutible de los resultados de la pasada noche. La política alemana se vuelve más diversa, y eso supone una oportunidad para abordar los grandes temas del futuro, como el clima. Y tiene el reto de mantenerse estable, tras 16 años de Merkel.

La primera lectura de Scholz

El candidato a canciller del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), Olaf Scholz, ha destacado este lunes que una coalición liderada por su partido e integrada por Los Verdes y el Partido Democrático Libre (FDP) cuenta con “un mandato visible” para formar Gobierno en Alemania, informa Europa Press. “Tres partidos se han visto fortalecidos, por lo que hay un mandato visible que los votantes han formulado”, ha señalado Scholz desde la sede del SPD, después de que los resultados hayan dado la victoria a su partido en las elecciones celebradas el domingo.

En este sentido, el candidato a canciller ha hecho hincapié en que estos tres partidos “tienen suficientes intersecciones” para formar una coalición, si bien ha apuntado que las conversaciones para ello deben llevarse a cabo con “pragmatismo y calma”.

Por otra parte, ha manifestado que el bloque integrado por la Unión Demócrata Cristiana (CDU) y la Unión Social Cristiana (CSU) “no sólo ha perdido, sino que ha recibido de los votantes el mensaje de que deben pasar a la oposición”, según ha recogido la agencia alemana de noticias DPA.

Photo gallery 10 motivos por los que Angela Merkel es tan popular en Alemania: See Gallery