TENDENCIAS
28/04/2019 08:23 CEST

Este Lego en braille facilitará la vida a los niños con discapacidad visual

La compañía danesa se ha propuesto atravesar la barrera de dificultades que presenta este alfabeto.

Las personas que no necesitan el braille no suelen saber muy bien cómo funciona. Un sistema basado en unos puntos en relieve parece bastante complicado de dominar, pero gracias a los planes de Lego ahora será mucho más sencillo aprenderlo.

Esta famosa marca danesa está preparando unos nuevos sets que parecen un regalo caído del cielo. Se trata de unos sets que ayudarán a niños con discapacidad visual (o ciegos) a utilizar el braille de un modo divertido e interactivo. Estos nuevos bloques tienen números y letras escritos en braille para que los niños aprendan mientras se divierten. Junto con el braille, tienen imágenes de lo que representa cada símbolo, lo que permite que también los niños que no usan este sistema de escritura lo aprendan.

Estos bloques en braille ya se han probado en varios colegios británicos y se irán introduciendo en más centros y organizaciones benéficas a partir de 2020. Cada set constará de 250 bloques con el alfabeto, los números y los símbolos matemáticos y serán compatibles con los modelos anteriores de Lego. 

Kate es la madre de Callum, un niño con discapacidad visual. Esta familia estadounidense, que vive en Dinamarca, formó parte de la prueba. Al pequeño Callum, un apasionado de los Lego, le encantó el nuevo set.

Lego

“Mi hijo y yo llevamos unos seis meses aprendiendo braille, pero fue complicado que mi hija o mi marido se interesaran también”, explica Kate a la edición británica del HuffPost. “Desde que esos extraños puntitos estuvieron en los Lego y no en una hoja de papel, se ilusionaron y aprendieron el alfabeto y sus nombres en braille”.

Kate asegura que los bloques de Lego “fueron mucho más persuasivos” que ella cuando trataba de convencer a su familia de que aprender braille era una buena idea. Además, consiguió que su hijo dejara de sentirse como el único que tenía que aprenderlo por haber algo mal en él. “Se convirtió en algo divertido que podíamos hacer todos juntos”.

“Es el equivalente en braille a dar vitaminas en forma de gominolas. Es hacer que algo que parece extraño, difícil e incómodo resulte normal y dé ganas de jugar”, añade.

 
Es el equivalente en braille a dar vitaminas en forma de gominolas. Es hacer que algo que parece extraño, difícil e incómodo resulte normal y dé ganas de jugar

Aunque los dispositivos digitales pueden ayudar a los niños con discapacidad visual, aprender braille les proporciona las destrezas básicas de leer y escribir, fundamentales para su desarrollo y su autonomía.

Al inicio del proyecto, el equipo de Lego habló con varios expertos y descubrió que no hay muchas herramientas para enseñar braille. “Pocas de las opciones disponibles permiten a los niños esta flexibilidad para investigar y aprender”, señala Stine Storm, directora del proyecto Braille Brick. “La máquina Perkins [una de las máquinas de escribir en braille más famosas] es pesada, difícil de manejar y no permite corregir los errores”.

Esta máquina funciona agujereando la hoja de papel, de modo que los errores no se pueden corregir. “Escribir algo en braille implica teclearlo manualmente en la máquina Perkins, que tiene muchas limitaciones. Los Lego son fantásticos porque permiten escribir cosas sin tener que aporrear el teclado”.

Niños con discapacidad visual y sus padres han participado en el proyecto, así como diversas organizaciones benéficas de Brasil, Dinamarca, Noruega y el Reino Unido, aparte del propio equipo de Lego. 

Lego

“Cuando me enseñaron por primera vez estos bloques en braille, fue una experiencia muy emotiva”, recuerda Morten Bonde, que padece una enfermedad genética por la que está perdiendo la visión poco a poco (imparte unas charlas inspiracionales que merece la pena ver).

Bonde trabajaba como director artístico jefe en Lego. Tenía solo cuatro grados de visón cuando contactaron con él para involucrarle en el proyecto. “Fue como una revelación. Me gustaría ayudar a los niños ciegos a embarcarse en desafíos, a aprender a fracasar, a concebir la vida como un terreno de juego donde todo puede hacerse realidad si creen en ello”, comenta.

Bonde se encarga de la presentación de los bloques y experimenta con fuentes de letras y colores para encontrar la mejor combinación para los usuarios con discapacidad visual. El braille supone desafíos únicos, ya que cada idioma requiere su propio set de bloques específico (en español, por ejemplo, tenemos la particularidad de la letra ñ, y como el número de combinaciones de puntos es limitado, el símbolo braille que se usa para esta letra puede representar otra en otro idioma). Se están desarrollando cincuenta sets de Lego diferentes y se están estudiando varios planes de distribución.

Pero ya falta menos para que las personas con discapacidad visual total o parcial tengan acceso a algo que simplemente no existía antes: un modo de leer y escribir que solucionará muchos de los problemas prácticos que presenta el braille.

“Los que estudian braille contarán con una herramienta flexible que les permitirá jugar con letras y números de un modo que antes no podían”, sostiene Storm. “Los niños con discapacidad visual total o parcial tienen esperanzas y sueños, como los demás niños, y queremos facilitarles una herramienta única y divertida que podrán manejar para aprender braille, algo esencial para que alcancen sus objetivos y aspiraciones en la vida”.

 

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Reino Unido y ha sido traducido y adaptado del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Photo gallery Inventando con piezas de Lego See Gallery