La ciencia que explica por qué con el estrés nos salen canas

Por primera vez, los científicos han demostrado que el estrés puede provocar daños permanentes en las células de pigmento de los folículos pilosos.

En plena época de estrés, te miras al espejo y descubres que te ha salido una cana en mitad de la melena. ¿Será casualidad o es cierto que el estrés hace que te salgan canas?

Por primera vez, científicos de la Universidad de Harvard han demostrado que el estrés activa nervios que forman parte de la respuesta de lucha o huida, lo que, a su vez, provoca un daño permanente en las células de pigmento de los folículos pilosos. Una vez que salen las canas, están ahí para quedarse.

El estudio, publicado en la revista Nature, amplía lo que ya se conocía sobre el impacto del estrés en el organismo y podría dar pie a nuevas soluciones para evitar estas secuelas en el futuro.

Hasta entonces, por si no había quedado claro, será mejor que intentes estresarte lo menos posible.

¿Qué sucedió en el estudio?

El estrés afecta a todo el organismo, de modo que los investigadores primero tuvieron que acotar cuál era el sistema responsable de conectar el estrés con la pérdida de color del pelo.

La primera teoría de estos investigadores fue que el estrés provocaba un ataque inmune a las células de pigmento. Sin embargo, al ver que ratones sin estas células inmuntarias también mostraban pérdida de pigmento en el pelaje, los investigadores centraron su atención en la hormona del estrés: el cortisol. De nuevo llegaron a un callejón sin salida.

Tras descartar diversas posibilidades, analizaron el sistema nervioso simpático, responsable de la respuesta de lucha o huida del organismo. Fue entonces cuando descubrieron algo.

Una respuesta nerviosa

Los nervios simpáticos están conectados a cada folículo capilar. Los científicos descubrieron que el estrés provoca que estos nervios liberen una sustancia química llamada norepinefrina.

En el folículo piloso, ciertas células madre actúan como reserva de células de pigmento. Cuando se regenera el pelo, algunas de estas células madre se transforman en células de pigmento para producir el color del pelo.

“Cuando empezamos a estudiar esto, ya se sabía que el estrés es malo para el organismo, pero los efectos negativos que hemos descubierto van más allá de lo que imaginábamos”

Los investigadores han descubierto que la norepinefrina provoca que las células madre se activen en exceso. Estas se convierten todas en células de pigmento y, pasados unos días, mueren, y con ellas, las reservas de pigmento del pelo.

“Cuando empezamos a estudiar esto, ya se sabía que el estrés es malo para el organismo, pero los efectos negativos que hemos descubierto van más allá de lo que imaginábamos”, explica la autora principal del estudio, Ya-Chieh Hsu, de Harvard. “Una vez que se agotan, ya no es posible regenerar el pigmento de nuevo. Es un daño permanente”.

¿Y todo eso qué significa?

Tradicionalmente se ha considerado el estrés como algo positivo para la supervivencia, pero cada vez más estudios demuestran sus consecuencias negativas, que van desde problemas de salud cardíaca hasta el surgimiento de canas.

Se piensa que estos descubrimientos ayudarán a aclarar los demás efectos del estrés en diversos órganos y tejidos. Incluso podría despejar el camino para que nuevos estudios busquen modificar o bloquear las secuelas del estrés.

“Comprender cómo cambian nuestros tejidos bajo el estrés es el primer paso hacia el tratamiento para detener o revertir sus secuelas”, sostiene Hsu. “Aún nos queda mucho por aprender en esta área”.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Reino Unido y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Alimentos para evitar la caída del pelo