Todo lo que tienes que saber sobre las estrías en los pechos

Si quieres prevenir las estrías o evitar que empeoren, hay varias formas de cuidar de tu piel.
GETTY/HUFFPOST

Cuando pensamos en estrías, la imagen que nos suele venir a la mente es la de líneas blancas irregulares en las nalgas y los muslos. Sin embargo, las estrías pueden aparecer allá donde tu piel se tenga que estirar, y los pechos no son una excepción.

La cirujana plástica Emily Kirby explica que las estrías en los pechos se forman exactamente igual que en otras partes del cuerpo. “Todo empieza con el colágeno y la elastina, las proteínas que mantienen la piel firme y le dan esa elasticidad que le permite expandirse y contraerse en respuesta a fluctuaciones moderadas de forma y tamaño”, comenta. “Durante los periodos de rápido crecimiento, la capa interna de la piel (la dermis) no es capaz de generar colágeno y elastina con la suficiente rapidez y se producen microdesgarros. Esos microdesgarros se acaban curando y forman esas cicatrices lineales e irregulares que conocemos como estrías”.

Kirby explica que hay diversas razones por las que las estrías pueden aparecer en los pechos. “Los pechos son una de las zonas del cuerpo donde más se producen fluctuaciones de tamaño por la pubertad, por engordar, por adelgazar o por quedarte embarazada”, enumera. La genética juega un papel importante, así como enfermedades hormonales como el síndrome de Cushing, que hace que el organismo produzca mucho cortisol, según la dermatóloga Anna Karp. Además, “las personas con los pechos muy grandes tienen mayor tendencia a desarrollar estrías en comparación con las personas con pechos pequeños”, señala la doctora en medicina estética Amy Watson.

Un sujetador de máxima sujeción y de la talla correcta puede ser la clave para prevenir la aparición de más estrías, comenta Karp, y advierte que “entrenar sin sujetador deportivo o pasar periodos largos sin sujetador solamente aumenta el riesgo de que aparezcan más estrías”.

Si quieres prevenir las estrías o evitar que empeoren, hay varias formas de cuidar de tu piel. “Ciertos hábitos, como fumar o exponerse demasiado a los rayos UVA, afectan negativamente a la elasticidad de la piel, lo que facilita la formación de estrías”, comenta Kirby. “Si quieres prevenir las estrías (y ralentizar el envejecimiento de la piel en general), deja de fumar y protégete la piel del sol”.

Si ya tienes estrías y te gustaría que no se notaran tanto, los tratamientos tópicos pueden ser útiles para disimularlas, pero no las harán desaparecer. “Quienes quieran hacer desaparecer lo máximo posible sus estrías tienen que recurrir a tratamientos cutáneos para estimular la producción de colágeno con microincisiones o láser, o un tratamiento más agresivo que implica la escisión de la piel”, concluye.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

10 alimentos para una piel radiante