VIRALES
18/03/2019 20:31 CET | Actualizado 19/03/2019 08:57 CET

Multitud de bromas por lo que se ve en el cartel de un edificio público en Madrid

"Qué yuyu".

TWITTER

Es terrible lo que una tilde, de más o de menos, puede hacerle a una frase o a un cartel. El último ejemplo lo ha encontrado en un edificio de la Comunidad de Madrid la traductora Scheherezade Surià. Ella lo ha compartido en redes y su tuit ha generado bromas y cierto estupor a partes iguales.

“La inquietante tilde faltante”, ha escrito Surià, junto a la fotografía del cartel que ha encontrado en un edificio oficial de la Comunidad de Madrid.

Todo es aparentemente normal en el rótulo de indicaciones. En él se puede leer “Subdirección General de Juventud”, “Información y participación juvenil” y... aquí viene el problema, “Carne Joven”.

 

 

Sí, así, “carne joven”, como si fuese un anuncio para vampiros. La tilde que debería completar la e de carné no está. 

El hallazgo de Surià ha hecho fortuna en redes, donde muchos han bromeado sobre el estupor que les produciría el cartel si hubiese que leerlo tal y como está escrito.

Las bromas tienen, claro, algo de siniestro:

SOMOS LO QUE HACEMOS