POLÍTICA
22/11/2019 11:15 CET | Actualizado 22/11/2019 13:47 CET

Expulsan de la sala del juicio al padre de Diana Quer: "Podría haber sido tu hija"

Juan Carlos Quer no ha querido hacer declaraciones a su salida del juzgado.

ANTENA 3
El padre de Diana Quer, a su salida del juzgado tras ser expulsado.

El empresario Juan Carlos Quer, padre de Diana, la joven asesinada el 22 de agosto de 2016, ha tenido que dejar, a petición del juez Ángel Pantín, la sala de vistas en la que este viernes se visualiza la reconstrucción del crimen por dirigirse al encausado, José Enrique Abuín, alías El Chicle.

″¡Podría haber sido tu hija!”, le ha espetado Quer al procesado, justo en el momento en el que en el vídeo se veía a Abuín, tras mostrar la manera en la que había atado los cables a los lastres, introducir al maniquí empleado en la reconstrucción en el pozo en el que Diana permaneció durante 496 días. 

EFE
Esta mañana se han podido visualizar en la novena jornada del juicio por la muerte de Diana Quer diversos momentos de la reconstrucción de asesinato.

El magistrado presidente del tribunal del jurado que debe dirimir el grado de culpabilidad de el Chicle le solicitó a Quer que saliese seguido de un “lo siento”. La misma disculpa de Juan Carlos hacia él. 

La abogada de Abuín Gey, madre de una joven poco mayor que Diana, no pudo reprimir las lágrimas.

Juan Carlos Quer, quien no ha querido hacer declaraciones a su salida del juzgado, sí que se ha manifestado a través de su cuenta oficial de Twitter: “No puedo comprender cómo un padre puede hacer a una joven que podría ser su hija la atrocidad que hizo pasar a Diana, tras violarla y asesinarla, tirar su cuerpo a un pozo. Pido mis más sinceras disculpas al jurado y al magistrado, no pude contener el dolor”.  

El juez Patín, firme y de trato exquisito

El juez Ángel Pantín, que está al frente de la sala compostelana de la sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña y es magistrado presidente del tribunal del jurado que dirimirá el grado de culpabilidad de José Enrique Abuín Gey en el crimen de Diana Quer, sorprende a diario por una firmeza que no está reñida, en absoluto, con un trato exquisito -informa EFE-.

No dudó en apercibir con voz calma a Diana López-Pinel, madre de la víctima, cuando esta mujer, tras hablar como testigo de la fragilidad de su primogénita, se dirigió repentinamente al único encausado, lo que hacía presagiar lo peor.

López-Pinel espetó a Abuín Gey que de esa debilidad de Diana se habrá percatado “bien” su asesino, un comentario seguido de un ”¿verdad, Chiquilín?”, el otro mote por el que se le conoce, además del habitual de El Chicle.

La interrumpió entonces este juez con la seriedad precisa para decirle “señora, no vuelva a hacer eso o tendré que echarla de la sala”, un correctivo que hizo que ese momento no fuese a más, pues Pantín fue obedecido al instante.

También reaccionó con extraordinaria diligencia cuando el llanto de Valeria, la hija menor de esta familia, fue en aumento a medida que se iban conociendo más detalles de la recuperación del cadáver de su hermana y le hizo saber que podía abandonar la sala que juzga el caso sin problema alguno.

Lenguaje claro, sencillo y directo

Y ya como encargado de fijar el objeto del veredicto a unos ciudadanos que se encuentran bajo su dirección técnica, procura, asimismo, que todo llegue a ellos con un lenguaje claro, sencillo y directo y por esta razón no duda en hacer las preguntas que entiende oportunas cuando considera que algo no ha quedado suficientemente explicado ni tampoco en pedir a los peritos que no se retiren, por si acaso fuesen necesarias más precisiones.

Se asegura de que todo se entienda, de que no haya confusiones, algo que facilita igualmente la labor de los periodistas.

No admite valoraciones sin relevancia jurídica e interpreta con generosidad el derecho a la defensa del procesado, por ende, a una asistencia letrada, la cual por el turno de oficio ha recaído en Fernanda Álvarez.

“Pregunte cosas que sean susceptibles de responder” o “eso ya ha sido contestado” es lo máximo que Pantín ha llegado a decirle a esta abogada y madre de una chica que es apenas un poco mayor que Diana, que cuando murió estrenaba su mayoría de edad.

Nada de ambigüedades

Ángel Pantín, que también da clases, una tarea pedagógica que es fácilmente apreciable en este su otro desempeño profesional, procura que no haya ambigüedades ni distorsiones en el examen de todos los aspectos relevantes para valorar la tipicidad de los hechos que se le imputan al Chicle, que ha de responder del rapto, del estrangulamiento y de la supuesta violación a Diana.

Así las cosas, no ha actuado con medias tintas Ángel Pantín al preguntar este jueves por la fiabilidad de un teorema empleado en las paternidades, pero nunca ante un proceso penal, para calcular la probabilidad de que la adolescente de Pozuelo hubiese sido abusada.

Y tampoco al interesarse por la base científica de un informe elaborado a petición de la acusación particular por un hombre que se ha presentado como un experto en psicología de la escritura y que ha definido a Abuín Gey como un sádico depredador sexual que, si se le da opción, será reincidente.

Rapapolvo a un forense

Además, ha amonestado a un experto forense por no incluir en el informe de revisión de la autopsia un hallazgo que en voz alta, y, para sorpresa de todos, ha presentado como clave con el objeto de demostrar que Diana fue violada.

“No era mi intención ocultar nada”, ha reaccionado el especialista en patología forense, a lo que el juez le ha replicado “no me interesa cuál era su voluntad”, antes de afearle, sin perder jamás ese temple, que no figure en ese informe oficial.

Varios de los alumnos de Ángel Pantín siguen cada día su labor y observan su buen hacer en el ejercicio de la toga.

El “error grave” de El Chicle

Dos agentes de la Policía Judicial de A Coruña han desvelado que El Chicle cometió “un error grave”: Hablar a un amigo de la nave de Asados donde se encontraba el cuerpo de Diana, lo que hubiese guiado a los investigadores a encontrar el cadáver.

Los agentes de la Policía Judicial testificaron este viernes en la novena sesión del juicio por el crimen de Diana Quer, centrada en la reconstrucción del crimen.

Uno de los agentes ha relatado que la nave de la antigua fábrica de gaseosas de Asados, en Rianxo (A Coruña), iba a ser inspeccionada en enero de 2018 y que por tanto “el cuerpo se iba a localizar sin duda”, pues el Chicle cometió un “error grave” antes del intento de rapto a una mujer de Boiro que precipitó su detención el 29 de diciembre de 2017 por el caso Quer.

Tras el arresto, el Chicle condujo a los investigadores hacia el pozo al que lanzó a la madrileña de 18 años y al que los agentes insisten en que habrían llegado sea como fuere.

Porque ese “error” del Chicle fue decirle a su amigo Manuel Somoza, que acudió a este juicio en calidad de testigo, que quería enseñarle esa nave.

Photo gallery Los protagonistas del caso Diana Quer See Gallery

ESPACIO ECO