Facebook admite en documentos internos que Instagram es "dañino" para la salud mental

Una investigación del 'Wall Street Journal' muestra que hay unos usuarios VIP que no cuentan con el mismo control que el resto de usuarios.
Logos de distintas aplicaciones en un smartphone.
Chesnot via Getty Images
Logos de distintas aplicaciones en un smartphone.

Facebook ha quedado al descubierto. La reciente investigación de Wall Street Journal llamada Los Archivos de Facebook ha dejado en evidencia varios aspectos de la compañía de Mark Zuckerberg, uno de ellos relacionado con Instagram y los efectos en la salud mental de sus usuarios.

“Un 32% de las chicas que dicen que cuando se sienten mal con su cuerpo, Instagram les hace sentir peor”, recoge un informe interno de marzo 2020. Esto contrasta con las declaraciones públicas de Zuckerberg y Mosseri, quienes han quitado hierro públicamente al peligro que supone la plataforma para la autoestima de los usuarios.

Tal y como recaban estas informaciones, una presentación interna de 2019 hizo público que la red social “empeora los problemas mentales sobre la propia imagen en una de cada tres adolescentes”. Además, en este estudio se refleja que “entre las adolescentes con pensamientos suicidas, el 13% de las usuarias británicas y el 6% de las estadounidenses apuntaron a que el origen de su pensamiento suicida era Instagram”.

Usuarios sin límite ni filtro

En la entrega de este lunes de la investigación de Wall Street Journal se hizo público que Facebook cuenta con un sistema que exime a determinados usuarios como famosos, políticos o periodistas de cumplir con las normas de usuario.

El programa se conoce dentro de la empresa como XCheck e inicialmente pretendía revisar con más detalle las medidas contra cuentas “de perfil alto”, pero terminó protegiéndoles a diferencia del resto de usuarios de la red social.

Según los documentos publicados por WSJ, en ocasiones XCheck ha blindado a personalidades cuyas publicaciones contenían incitación a la violencia o acoso, contenidos que normalmente le cuestan a otros usuarios sanciones como el cierre de sus cuentas.

Ejemplo de ello es el caso de Neymar, que publicó en 2019 varias fotos de desnudos de una mujer que le había acusado de violación para tratar de defenderse. Las imágenes fueron vistas por millones de personas antes de que la red social las eliminara y decidiera no actuar contra el perfil del jugador.

Estas cuentas también han podido compartir contenidos sin verificar o bulos relacionados, por ejemplo, con las vacunas. A diferencia de los usuarios convencionales a los que sistemas automatizados o moderadores externos le pueden retirar este tipo de contenido —por ejemplo, una imagen con un pezón—, los que pertenecen a XCheck son analizados con más detenimiento por personal de la red social e incluso altos cargos.

Según los documentos a los que ha podido acceder WSJ, en este grupo se incluían en 2020 5,8 millones de usuarios.

El portavoz de la empresa, Andy Stone, respondió en Twitter a la información del periódico negando que hubiera dos categorías de usuarios y defendiendo esta segunda revisión de las cuentas “para evitar errores”.

Además, Stone ha destacado que, tal y como se ve en estas informaciones, Facebook está tratando de mejorar esta función en los últimos años. Por ejemplo, entre los usuarios que en el pasado estuvieron protegidos por este programa, estaba Donald Trump, quien finalmente fue suspendido durante dos años por la plataforma por sus mensajes a raíz del asalto al Capitolio por parte de simpatizantes suyos el pasado enero.

La evolución de Facebook