Feijóo y Mañueco evitan desacreditar las polémicas declaraciones de García-Gallardo

El líder del PP las ha calificado de "muy sorprendentes" pero sin mayor comentario.
Alberto Núñez Feijóo, líder del PP.
Alberto Núñez Feijóo, líder del PP.
Europa Press News via Getty Images

El estreno de Juan García-Gallardo en las cortes de Castilla y León ha generado gran polémica después de que en su intervención faltara al respeto a la diputada socialista Noelia Frutos. El vicepresidente castellanoleonés ha dejado para la historia una sesión de control que provoca ya una reacción en el seno de sus socios de gobierno en la región que ven con temor a que se repita la fórmula en Andalucía.

En su toma de posesión como nuevo senador, el líder del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, ha tenido que responder a la polémica y ha calificado de “muy sorprendentes” las palabras de García-Gallardo sobre el aborto y la discapacidad.

No obstante, ha rehusado hacer más declaraciones asegurando que no iba a ejercer de “comentarista”. “Me permitirá que no haga de comentarista de los comentarios del vicepresidente de una comunidad autónoma. No lo voy a hacer, primero porque desconozco el alcance y contenido exacto de sus declaraciones; segundo, porque me parecen muy sorprendentes; y, tercero, porque no es el objetivo de mi toma de posesión como senador en la Cámara”, ha manifestado.

También ha sido abordado al respecto por los medios de comunicación el presidente de la región, Alfonso Fernández Mañueco, que fue el encargado de apagar el micrófono de su compañero de gobierno tras su intervención.

Cuando le han preguntado sobre si desacreditaba las palabras de su vicepresidente, Mañueco ha evitado responder y únicamente ha señalado que apoya “al Gobierno de Castilla y León”. “Yo apoyo al Gobierno de Castilla y León, que para eso soy el presidente”, se ha limitado a decir en los pasillos de las Cortes.

Posteriormente, una vez que han concluido las votaciones y ha vuelto a salir del hemiciclo, preguntado por la misma cuestión, ha dicho que ya habló el martes, aunque esta polémica surgió después de que hubieran concluido las preguntas de la oposición dirigidas al presidente.

En los pasillos, el propio García-Gallardo ha defendido que sus palabras no han dañado el reciente gobierno de coalición y ha sostenido que están “fuertes y unidos”.

No piensa lo mismo la propia diputada afectada, Noelia Frutos que ha expresado ante los medios que esperaba una reacción diferente por parte del presidente regional. “A las mujeres con discapacidad no nos sirve que sólo se agache la cabeza”, ha expresado.