El resort oculto del Four Season en Bali

La isla es conocida por sus plantaciones de arroz, playas y frondosas montañas.
VIsta aérea del resort.
VIsta aérea del resort.

Bali, en Indonesia, es una isla en el que habitan más de 20.000 templos, gracias a eso Bali recibe el nombre de ‘La isla de los mil templos’ o ‘La isla de los dioses’.

El resort Four Season Sayan, a 15 minutos de la ciudad de Ubud, es conocido por su puente colgante, permite a los clientes del hotel flotar sobre las copas de los árboles. Atravesarlo permite cruzar a un mundo totalmente distinto rodeado de naturaleza. El hotel está situado en las tierras altas centrales de la isla, para llegar a él se puede hacer en barca.

“El resort es bien conocido por su mágica llegada a la azotea. Muchos huéspedes se detienen e incluso lloran al cruzar el puente, llenos de asombro, escuchando la ‘sinfonía’ del bosque y descendiendo al hotel desde las copas de los árboles. Esta nueva llegada por río ofrece la vista opuesta con una revelación lenta desde debajo del dosel de los árboles, lo que lo hace perfecto para los huéspedes que repiten que han experimentado la llegada al puente antes”, dice el gerente del resort Gianni Costa. “No se siente como una experiencia de check-in, sino más bien una transición a otro mundo, bienvenida por las personas más amigables de la Tierra”.

Con una inspiración local, todos los materiales con los que se ha construido el establecimiento son de origen local. La forma de este hotel es de lo más curiosa, ya que tiene forma de cuenco de arroz, un guiño a los numerosos campos de arroz de la isla. Además el paisaje queda marcado por el valle del río Ayung.

El resort dispone de varias villas, dependiendo de su ocupación. Desde una villa con un dormitorio a una villa con tres dormitorios, para poder acceder a él es necesario atravesar el rooftop (un tejado por el que se puede caminar). Alguna de las villas tienen además una sala de meditación, un santuario privado y una piscina rebosante. En total hay 42 villas con piscina privada y 18 suites. El interior de las estancias están decoradas con una mezcla entre contemporáneo y estilo balinés, que incluye muebles de teca y telas exóticas tejidas a mano.

Imagen de una de las villas.
Imagen de una de las villas.

Desde el hotel se puede ver el verde esmeralda de los arrozales de Bali. Se organizan salidas para poder ver desde cerca estos campos de arroz, además es posible formar parte del grupo de agricultores que plantan el arroz. Los paisajes volcánicos y el clima de Bali permiten que el terreno sea altamente productivo en cuanto a la agricultura. La experiencia incluye la visita a una villa Spa para un ritual purificador y relajante, seguido de un almuerzo propio de los agricultores.

Actividades

El Four Season ofrece además gran cantidad de actividades fuera del complejo, como la visita guiada a templos “secretos”, así como lugares aclamados por la historia de la isla como la presa histórica perteneciente al sistema de riego subak de Bali, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Excursiones en bicicleta por los campos de arroz, la limpieza energética por curanderos locales o la visita a talleres de artistas y galerías en Udub. Además están incluidas las clases de cocina junto al río Sokasi y un programa de yoga dinámico.

Para los huéspedes que reserven el paquete de estancia combinada Bali: Twice the Magic en Four Seasons Resorts Jimbaran Bay y Sayan, hay un traslado privado de rafting disponible. La aventura de Rafting dura dos horas por el río más largo de Bali, el Ayung.

Artículo publicado por Mireia Castro en White Paper by