POLÍTICA
18/12/2019 14:01 CET

Francisco Igea, sobre una candidatura a las primarias de Cs: “Yo nunca descarto nada”

El vicepresidente de Castilla y León dice que no tiene intención “en este momento” de ser aspirante y que Arrimadas es la mejor opción posible, pero sostiene que en política no se puede descartar nada.

 

“Médico, ciclista fondón y creyente lleno de dudas”. Así se define en las redes sociales Francisco Igea. Pero, además, hoy es el vicepresidente de Castilla y León, con un pacto con el Partido Popular, y una de las voces más potentes durante estos trémulos días en Ciudadanos. Uno de los ‘barones’ con más peso, a pesar de que esa palabra produzca sarpullidos entre los naranjas.

Lo tiene claro: hay que hacer cambios en la organización y en la estructura de Ciudadanos, Un partido, sostiene, no puede ser una “secta” ni el “legado” de una persona. Dice de Albert Rivera, con el que ha mantenido grandes discrepancias, que es un “político excepcional” y hace este análisis del descalabro electoral: “Básicamente lo que ha ocurrido es un error de estrategia y de comunicación”.

En el último Consejo General de Cs, cuando se aprobó la gestora, Igea llegó a decir que se había vivido algo “bochornoso” por las formas en las que se aprobó. Él también chocó con la dirección cuando era favorable a abstenerse tras el 28-A y cuando fue víctima de un ‘pucherazo’ en las primarias regionales -al final le dieron la razón-.

Ahora se libra la carrera por la sucesión de Rivera ante el congreso de marzo. Inés Arrimadas es la favorita. Él confiesa que “en este momento” no tiene la intención de ser candidato en la competición y que la portavoz en el Congreso es la mejor opción “posible”. ¿Pero descarta dar una sorpresa a última hora? Y responde así: “Yo nunca descarto nada. En política hace ya muchos años que no descarto nada. Y cuando has vivido la política desde dentro hay un dicho que digo mucho: Nunca digas de este agua no beberé ni con el orinal en la mano”.

Estamos en plena ronda de negociaciones para la investidura. El presidente en funciones, Pedro Sánchez, está llamando a todas las autonomías. ¿Cuál es su postura como vicepresidente de Castilla y León?

Es la del Gobierno de Castilla y León, lo que no queremos ser es una excusa para que haga una cesión a quien no debe hacerla. La postura es la de garantizar que haya un Gobierno que asegure la igualdad independientemente del territorio. El candidato tiene que saber que estamos dispuestos a trabajar por el bien común, pero no a tolerar desigualdades y que nadie se salte la ley y ponga en juego el pacto constitucional y la integridad de la nación.

La apuesta de Sánchez, tras verse con Pablo Casado e Inés Arrimadas, sigue siendo un Gobierno con UP apoyado en la investidura por ERC. ¿Qué le parece la fórmula?

Lo mismo que al 70% de españoles: peligrosa, irresponsable, insolidaria y cortoplacista. Ni siquiera políticamente les renta, las encuestas así lo dicen. Va a convertir este país en una nación ingobernable y no podemos estar pendientes de la subasta de cada miércoles de cada sesión de control al Gobierno, de cada ofensa de unos señores que lo que quieren es cargarse el pacto constitucional. Lo más preocupante es que en este Gobierno dentro del Gobierno ya hay gente que no cree en el pacto del 78. Es esencial para este país que se definan que hay una inmensa mayoría que quiere mantenerse en el pacto. Con defectos que hay que corregir, pero que no se puede poner en cuestión por la victoria de una manera de hacer la política que es populismo puro y duro.

 

La fórmula de PSOE-UP apoyada por ERC es peligrosa, irresponsable, insolidaria y cortoplacista

 

Se podría conseguir que el Gobierno no dependiera de Esquerra si lo apoyaran los diez diputados de Cs. ¿Estaría a favor de dar ese sustento a Sánchez y no depender de Esquerra?

El apoyo no puede ser gratis. Es decir, nosotros no seríamos un actor político sensato si apoyásemos cualquier cosa. Probablemente soy una de las personas que más públicamente se ha manifestado en su día a favor de hacer una propuesta al PSOE, está en las hemerotecas. Pero las propuestas son propuestas. El candidato se ha convertido en un político adolescente: ponedme a mí, dejadme gobernar. Esto no es así. En la Europa occidental, en los sistemas de multipartidos, se llegan a acuerdos programáticos sobre qué quieres hacer, y tú teines el peso que te dan tus escaños y tu capacidad para negociar. La gente no ha entendido que estamos en un sistema multipartidario y no somos capaces de reproducir los esquemas de negociación que se dan en otras latitudes de Europa. 

SERGI GONZÁLEZ
Francisco Igea

 

Pero es verdad que se podría conseguir no depender del independentismo, que es la esencia de Cs…

No depender del independentismo está bien y por eso hacemos una oferta de llegar a un acuerdo con la mayoría constitucional. Pero, claro, no depender del independentismo no nos asegura el hecho de que gobierne el presidente Sánchez. No depender es qué pasa con los presupuestos, con la financiación autonómica, con el cumplimiento de la ley en Cataluña. Estas cosas son las que tenemos que asegurar porque hacerle presidente sólo nos asegura que lo hacemos presidente, pero no como Gobierno. Y lo que importa es que durante el Gobierno no dependa de los independentistas y para eso hay que llegar a un acuerdo. Es una cosa elemental, pero a veces cuesta trabajarlo explicarlo. Si yo te voto a ti, ¿tú me garantizas qué? ¿Y si no me garantizas nada cómo voy a garantizar que el país no depende de los independentistas? Eso depende de un acuerdo mínimo, es de lo que queremos hablar y llegar a un acuerdo entre constitucionalistas. ¿Estamos dispuestos? Claro y creemos que hay que sentarse y hablar.

Un partido no es una secta

 

El PP es el que parece que no está dispuesto a hacerlo.

Estoy seguro de que el PP, si nosotros consiguiéramos sentarnos con el PSOE, se sentaría. Pero en ese caso hay que renunciar a hacer un tipo de política, la del PSOE como, todos los partidos, incluye 360 grados, Sanidad, Educación, política autonómica y territorial. No puedes tenerlo todo cuando no tienes mayoría absoluta. Ahora, si tú lo que decides es no voy a condicionar mi política a mi situación de minoría, quiero que me dejen a mí toda mi política, pues no has entendido nada de lo que es la democracia parlamentaria.

Hablando de democracia parlamentaria, echando la vista atrás, ¿hubiera sido muy fácil ahora un pacto PSOE-Cs con mayoría absoluta para cuatro años? ¿Se arrepiente de que su partido no lo hiciera?

No sirve de nada llorar sobre la leche derramada y decir ahora que quienes pensábamos que había que hacer una oferta tenemos más razón. Lo que ha pasado ha pasado, lo que tenemos es que aprender de nuestros errores. En eso estamos. Creo que hay un cambio sustancial en nuestro mensaje ahora, hemos conseguido aprender de nuestros errores. La nostalgia no sirve para nada.

Por cierto, ¿quién va a tomar la decisión del voto de Cs en la investidura? Hay una gestora, pero choca que la persona que ha ido a ver al monarca y Sánchez no es de la dirección interina…

Es la representante del grupo parlamentario.

Pero en el caso del PSOE en 2016, cuando tenía una gestora, fue Javier Fernández a ver al rey. ¿Le parece bien que Arrimadas, que es aspirante a primarias, vaya?

Es la persona más legitimada, la que cuenta con más apoyos dentro del partido, aunque no hayamos tenido la ocasión de medirlos. Pero no tengo ninguna duda ni creo que nadie en el partido la tenga. Hoy por hoy es mucho más sensato que vaya Arrimadas que Manuel Bofill.

Por cierto, ¿Inés Arrimadas es su candidata para las primarias?

Naturalmente, como he dicho muchas veces. Inés Arrimadas es, sin duda, la persona con más capacidad de liderazgo, con más capacidad política en este momento. Pero lo importante de nuestro congreso no es solamente quién va a liderar el partido, lo esencial es cómo vamos a organizar el partido y qué estrategia tenemos para evitar repetir los errores.

 

Los errores de Cs han sido de comunicación y estrategia

 

¿Y cómo debe ser el partido?

Tiene que cambiar su estructura organizativa de tal manera que todo no dependa del nombramiento de una Ejecutiva que hace todos los nombramientos territoriales hacia abajo. ¿Por qué? Eso genera mucha desafección en la militancia, que es lo que se está viendo estos días. Ha habido varias asambleas, y en todas ellas se manifiesta bastante o cierto grado de desafección. ¿Cuál es el problema en este partido? Hay una cosa esencial ideológicamente: creemos en la igualdad. Para resumirlo, nuestra postura es igual sobre el trasvase en Aragón y en Murcia. Eso queremos mantenerlo. Esa unidad de mensaje para temas que afectan a la nación o a más de una comunidad, por eso era el sistema que teníamos que era muy jerarquizado y permitía mantener esa unidad de mensaje, pero a la vez generaba esa desafección. Como yo no soy capaz de influir como militante en la designación de mis órganos territoriales, al final sólo me quedan palmeros. Gente que quiere agradar a la dirección y gente que tiene desafecto. Creemos que se pueden compatibilizar ambas cosas, que se pueda elegir democráticamente a los comités territoriales y a la vez asegurarnos un sistema con esa unidad de mensaje. Aumentar la democracia interna, la participación y que seamos capaces de mantener más unida y cohesionada a la militancia, que ahora mismo tiene problemas.

Un partido sin militantes y sin implantación territorial no va a ganar las elecciones nunca. Nuestra vocación es de mayorías, necesitamos ese cambio y que llegue a la sociedad que funcionamos dentro como pedimos fuera. Que haya discrepancias, que la discrepancia sea tolerada, que el mensaje ante la discrepancia no sea ‘que se busquen otro partido’. Ese es un mensaje letal, ninguno de los grandes partidos lo hace. Hay gente que opina dentro del marco ideológico del liberalismo, oye nuestra estrategia aquí es más equivocada o menos acertada. Ahora nosotros mismos pedimos a los barones del PSOE que influyan en su partido, pero si no existieran, nosotros no podríamos hacerlo.

SERGI GONZÁLEZ
Igea

 

¿Se derechizaron demasiado en la última época? ¿Dejaron de ser de centro?

Es sorprendente que un partido que no ha cambiado su programa haya dado esa imagen. Quiero decir, ¿qué es lo que te marca si eres de derechas o izquierdas? Tus propuestas programáticas. Nosotros no cambiamos ni una sola. Por lo tanto, lo que ocurrió fue un error de comunicación y de estrategia notable. Hubo un serio problema en nuestra estrategia de alianzas en las autonómicas y nos colocó en un bando. Es verdad que había sitios en los que era más complejo llegar a un acuerdo con el PSOE o por razones de los candidatos. Pero, hombre, había sitios en los que era más fácil. Lambán no es el prototipo, por ejemplo, de sanchista que se guarda en la oficina de pesos y medidas de París, es una persona con la cual es más fácil probablemente llegar a un acuerdo. No digo que la estrategia de decir a Sánchez que no podemos tolerar lo que está ocurriendo con su deriva de pactos fuera equivocada, pero sí digo que toda la estrategia y toda la comunicación nos colocó en una trinchera sin haber modificado nuestro programa. Ahora estamos demostrando que se pueden cambiar las cosas sin cambiar el partido, cuando entras a gobernar, ya no lo hace el PP, sino que hay un gobierno de coalición. Nosotros estamos aquí haciendo cosas concretas que se visibilizan ese cambio. Más difícil que si sacas del Gobierno al partido que lleva treinta años, que en principio era nuestra intención, así lo he dicho, no he ocultado nunca y he asumido las decisiones de mi Ejecutiva. Básicamente lo que ha ocurrido es un error de estrategia y de comunicación, no ha habido cambio programático que justifique que nadie nos diga que nos hemos derechizado.

Inés Arrimadas es, sin duda, la persona con más capacidad de liderazgo

 

Pero, por ejemplo, ¿se siente cómodo estando en el Gobierno de la Comunidad de Madrid y en el Ayuntamiento de Madrid recibiendo el voto de Vox de Javier Ortega Smith y de Rocío Monasterio? ¿Han blanqueado a la extrema derecha?

Bueno, vamos a ver. Yo no creo en el populismo ni de izquierdas ni de derechas y no creo que Podemos o Vox estén más justificados uno que otro como partidos populistas que son, ambos.

¿Pone al mismo nivel a Podemos y Vox?

Al mismo nivel, populismo puro. El bien, el mal, el blanco, el negro, la trinchera, populismo por un sitio y por otro. A este respecto ambos tienen cosas que no son compatibles con nuestra manera de entender la política en un mundo europeo occidental. Con ambos hemos llegado a acuerdos en algunas ocasiones, Con Podemos en el Parlamento hemos llegado a muchos acuerdos legislativos, no llegaría a ningún acuerdo de Gobierno, no me siento cómodo en ningún sitio en el que tenga que gobernar dependiendo de ellos. 

¿De ellos es de Podemos? ¿O de Podemos y Vox?

De ambos. Y lo he dicho cuando nos ha tocado aquí y lo diría en caso contrario. Una de las cosas que creo que deberíamos plantearnos es esta, que pongamos las cosas en pie de igualdad en el populismo. Hay cosas que me gustan menos de unos y de otros, claro. Pero no creo en la superioridades morales de nadie, creo en las políticas concretas, cómo cambiamos en la vida de la gente. No creo en la gente que va por la vida con un nivel de superioridad moral, lo he dicho de mi partido y de todos. No vamos a cambiar la política española porque nosotros somos buenos y los otros malos, que esa es la esencia del mensaje del populismo. Y yo creo que ni siquiera nosotros somos buenos, lo he dicho públicamente aquí en el Parlamento muchas veces. Nosotros no vamos a cambiar la política contra la corrupción porque nosotros somos buenos, lo vamos a hacer con una ley de transparencia, hacer públicas una serie de cosas, una Agencia que prevenga esto, cambiar las normas. Pero Cs no es un partido de 30.000 angelitos, tiene sus propios corruptos, sus propias personas que están por interés, como todas las organizaciones humanas. El populismo es lo contrario, es el mensaje de nosotros somos la gente. ¿Y nosotros qué somos? ¿Marcianos? Es el tipo de mensaje que da Podemos. Y nosotros somos España, ¿y los demás no somos españoles? Es el mensaje de Vox, nacionalista y populista.

 

Podemos y Vox están al mismo nivel, populismo puro

 

Por cierto, cuando dice esto de buenos y malos. En la época final de Rivera, ¿se excedió con expresiones tipo la banda de Sánchez? ¿Cómo ve esa etapa? ¿Uno de los errores fue el unipersonalismo que dominaba la organización?

Creo que el error fue de todos. Es muy fácil achacar las culpas a una sola persona, lo dije en la Ejecutiva en la que dimitió. Un gesto, por cierto, que reivindico como de un político de altura, cosa que no ha pasado en este país en muchas ocasiones. Poco gante ha hecho lo que hizo Albert. Creo que lo que no puede repetir el partido es tener una organización en la cual, dentro del núcleo de decisión, no haya nadie capaz de llevar la contraria. Es una de las conclusiones que sacó Kennedy cuando la crisis de los misiles de octubre: ten siempre en el Gobierno a alguien que te lleve la contraria.

SERGI GONZÁLEZ
Igea

 

Antes ha dicho la expresión palmeros, ¿Rivera estaba rodeado de palmeros?

No me gusta esa expresión para mis compañeros. Creo que no es exactamente esto. Pero sí que creo que a veces es sorprendente que en organizaciones políticas en las que hay personas que ya somos mayores a veces haya silencios que son inexplicables. He vivido silencios inexplicables en personas que no los necesitan. Es verdad que en las ejecutivas he visto debates intensos, personas críticas y con criterio, pero a veces hay silencios inexplicables que producen más tristeza que otra cosa.

Tuvieron un Consejo General que fue bastante movido. Fue de los que se mostró más enfadado por las filtraciones…

Bueno, yo tengo una manera de hablar que parece a veces que estoy más enfadado de lo que estoy.

He vivido silencios inexplicables en Cs

 

Llegó a decir que era “bochornoso” lo que estaba sucediendo en el partido.

A mí no me gustan las filtraciones porque soy además una persona que no las necesita. Es decir, siempre he dicho lo que he pensado. Cuando tuvimos la Ejecutiva famosa, dimos una rueda de prensa y dije lo que pensaba. En esta ocasión, el partido vive una situación un poco traumática, con una derrota electoral importante y siempre he creído que es importante no incrementar el trauma cuando hay un periodo de duelo. Lo que tienes que intentar es hacer análisis interno y no incrementar. Por eso, es bueno a veces conservar esa discreción. Dicho esto, el Consejo General, había 120 personas mayores de edad y entonces tomaron una decisión. A mí no me han gustado nunca las votaciones del noventa y tantos por ciento. Solo las he visto en un tipo de países, indican que hay un mal funcionamiento por alguna razón. Eso no se corresponde con la campaña de Gauss. Lo que dije lo mantengo: no tengo problema con la composición con la gestora, hay gente muy válida, pero las formas son importantes en la política. Y creo que presentar una lista en ese mismo momento, que el 80 o el 90% del Consejo la desconocía, y pasar la votación inmediatamente sin discusión previa a mano alzada no me parece.

Que no hayamos hecho un debate sereno de qué nos ha pasado después de un mes en ningún órgano colectivo no me parece bueno. Tiene que haber debate. No me gusta que de un partido político se diga que es el legado de una persona porque no creo que es eso lo que es la política. Las personas que han trabajado tienen todo mi mérito, mi reconocimiento, personas esenciales para llevar al partido hasta donde lo hemos llevado. Rivera ha sido un político excepcional, nadie me va a sacar de ahí. Pero un partido político es una organización de ciudadanos que quiere cambiar el rumbo de su país y cree en unos ideales y principios. No es una secta. Se producen debates, altos y bajos, renovaciones, pero tiene vocación de permanencia, porque es que si no, lo que hacen es desaparecer.

¿Y Cs va a desaparecer?

No, mientras  nosotros hagamos nuestro trabajo y creamos de verdad que este mensaje y este espacio político existe, que es enorme y que creo que es mayoritario. Es decir, yo sí que creo que Cs es un partido con vocación de mayoría porque el espacio que representamos es en el que está más cómodo el mayor grupo de españoles. Lo único que hay que saber es ocuparlo, hay que saber cómo comunicamos ese espacio. Hay un millón y pico de personas que se quedaron en casa, que no encontraban a quién votar. De nuestros votantes, un millón se quedaron en casa, son los más creyentes de los creyentes del centro que hay que recuperar. Hay muchísimo porcentaje de voto en el PSOE que no cree en la desigualdad y en el nacionalismo al que hay que saber seducir, y muchísimo porcentaje de voto en el PP de gente que no comulga con las posturas conservadoras y clientelares desde el punto de vista económico que se acercan mucho más a nuestras posiciones liberales. Lo que hay que hacer es dirigirnos a esa gente y con un mensaje que les abarque. Uno de los grandes problemas de la política de centro y de centro izquierda en España es que a fuerza de segmentar los mensajes (a los amantes de las mascotas, al feminismo, a otro colectivo…) perdemos la capacidad de dirigirnos a la inmensa mayoría, que es lo que les facilita la vida a los nacionalistas y a los populistas. Hay que recuperar el mensaje horizontal esencial del partido que es la libertad. Es lo más sexy que se puede proponer en política. 

SERGI GONZÁLEZ
Igea

Por cierto, uno de los mensajes que caló durante este tiempo lo tuvo a usted de protagonista, fue el pucherazo que se vivió en sus primarias en la comunidad autónoma contra Silvia Clemente. ¿Puede confiar en el partido después de haber vivido aquella experiencia? ¿Pueden los ciudadanos confiar en un partido en el que hubo un pucherazo de esas características?

En ese partido había dos tipos de personas, por lo menos. Los que lo denunciamos, los que cambiaron las cosas, los que consiguieron que esto sucediera, y unos pocos, que será la acción de la Justicia la que determine, que intentaron cambiar el curso de las cosas.

Pero ese intento vino desde Madrid, ¿no?

No lo sabemos, se pronunciará la Justicia, si fue desde Madrid o desde aquí nosotros no lo podemos decir. Está en el ámbito de la Fiscalía, que ha pedido prórroga en la investigación, y eso se va a resolver. No fue un error informático. Cuando a partir de las dos y media de la mañana, te empiezan a meter votos, se demuestra que alguien por la noche ha visto el resultado y se ha puesto a cambiar. Es una realidad matemática. 

Además de la Justicia, usted tendrá una intuición. ¿El señor X es Villegas?

Nunca hago estas cosas cuando están bajo investigación judicial. Hay que ser muy respetuoso. He estado sentado en un banquillo hace unas semanas, no se lo deseo a nadie. Ni a mi peor enemigo. Voy a confiar en la Justicia como siempre

Ha salido absuelto, por cierto, de ese caso.

Sí. No se ha probado ni siquiera la existencia de los hechos. Tengo una interpretación sobre este asunto, ha hecho pasar muy mal rato a mi familia, mi mujer y mis hijos. No es bonito acompañar a tu marido a un juicio y ver cómo se sienta en el banquillo. Nosotros podíamos habernos ahorrado eso, pero no he querido. Ha sido bastante ejemplar. La primera vez que una persona que es vicepresidente está ante un juzgado ordinario, no recurrimos a nuestro aforamiento ni nos escondimos. Hay que demostrar que no tienes ningún privilegio. Ahora queda otra parte, la que está en la Fiscalía y espero que la Justicia haga su trabajo con la misma eficacia que lo ha hecho en nuestro caso, que se llegue a saber quién ha hecho eso. 

No voy a pedir a nadie que me coloque en una lista

¿Cuál va a ser su futuro en el partido? ¿Va a querer estar en la Ejecutiva? No quieren oír hablar de la palabra barones en Cs. ¿Pero Castilla y León va a intentar también hacer valerse ante la lucha que puede haber entre el clan de Barcelona y el clan de la manzanilla?

Bueno, no conozco la existencia de clanes. No los voy a dar por reconocidos.

Existen…

Podría ser el Clan de Ribera de Duero, no sé. No vamos a ponernos nombres. El partido tiene muchísimos militantes, que tienen un grado de conocimiento en organización, que han participado en gobiernos autonómicos y primarias, que hace que tengas tus afinidades, como es normal, eso no son baronías. ¿Cuál va a ser mi futuro en el partido? Mientras esté en el partido va a ser el que he tenido hasta ahora: no le he pedido nunca a nadie, cuando me ofrecieron estar en la Ejecutiva, lo acepté. No lo pedí. No voy a pedir a nadie que me coloque en una lista. Mi futuro en este partido es trabajar por que el mensaje de partido y sus programas se conviertan en realidad lo más pronto y eficazmente posible y que este país gire hacia esa manera de hacer la política en la que creemos. Y que Castilla y León sea un ejemplo de que es posible un cambio sin radicalidad, la transparencia, regeneración y acabar con el clientelismo. Eses es mi trabajo, y voy a trabajar para que mi partido haga ese trabajo. Acudiré al congreso, si los militantes así lo deciden y los estatutos así lo permiten, para proponer esto: el modelo de organización, del partido, y en eso es en lo que voy a trabajar. No le pido nada a nadie. Si quieren contar conmigo, contarán y si no, no contarán. Toda mi confianza está puesta en la inteligencia colectiva, creo que es muy superior a la individual.

Cuando la gente dice de manera reiterada que los ciudadanos se equivocan, los ciudadanos no se equivocan, casi siempre votan el menor de los males. Cuando la gente no nos vota es porque no nos ve capaces, no nos ve útiles o tiene sus razones. Hay que ser capaces de leer esa inteligencia colectiva y cambiar las cosas. Lo que pretendo es acabar esta legislastura en Castilla y León, intentar cambiar las cosas aquí, seguir este buen ritmo de cambio aquí y una vez que pase eso la gente decidirá. Pero sí cumplo con estos cuatro años y con el programa que nos planteamos aquí yo mi vida política la daré por empleada.

¿No nos dará una sorpresa a última hora presentándose contra Arrimadas?

Yo nunca descarto nada. En política hace ya muchos años que no descarto nada. Y cuando has vivido la política desde dentro hay un dicho que digo mucho: Nunca digas de este agua no beberé ni con el orinal en la mano.

Por lo tanto, no descarta ser candidato, ¿no?

Yo lo que digo es que yo no tengo intención en este momento de ser candidato, creo que Arrimadas es la mejor candidata posible y creo que el partido necesita un cambio organizativo y estructural. Voy a trabajar para que eso se produzca y Arrimadas sea la líder de ese partido, porque es la mejor candidata posible. Descartar cosas en política, cuando uno ha hecho unas cuantas campañas electorales, sabe que hacer promesas en positivo o en negativo es un asunto muy arriesgado. Cada vez hago menos. Hago la promesa de que me mantendré fiel a mi mismo en la medida de lo posible.

#CuandoElDescansoEsUnSueño