POLÍTICA
16/05/2019 12:22 CEST | Actualizado 16/05/2019 12:40 CEST

Gabilondo revela el motivo real escondido tras el veto de los independentistas a Iceta

“Se excusan en razones de procedimiento pero...".

CADENA SER

El periodista Iñaki Gabilondo ha resaltado —en su comentario en la Cadena Ser Política de tierra quemada— lo que de verdad esconde la estrategia de Esquerra, Junts per Catalunya y las CUP al vetar a Miquel Iceta como presidente del Senado: “Se excusan en razones de procedimiento pero pretenden exhibir su fuerza y marcar territorio ante Sánchez”, ha argumentado Gabilondo, quien ha calificado la decisión de los independentistas de “bofetada al presidente en funciones y a su estrategia de distensión”.

“Junqueras parecía haberse instalado en el realismo, pero vemos que es realismo mágico pues pretende liderar a la vez la épica y el pragmatismo: soplar y sorber al mismo tiempo”, ha opinado el periodista, antes de considerar que “no había persona más indicada que Miquel Iceta para ir tejiendo a través del diálogo, desde la Presidencia del Senado, las aproximaciones y acuerdos que este endiablado asunto requiere”.

Sentencia Gabilondo: “Pero parece que al independentismo le interesa más la política de tierra quemada, a la que se pueden sumar con su abstención PP y Ciudadanos, muy complacidos de ver naufragar el plan de Pedro Sánchez”.

Política de tierra quemada

Esquerra, Junts per Catalunya y las CUP vetan a Iceta como senador. Se excusan en razones de procedimiento pero pretenden exhibir su fuerza y marcar territorio antes Sánchez. Es una bofetada al presidente en funciones y a su estrategia de distensión, que demuestra la irreductibilidad de las posturas independentistas, también de Esquerra.

Junqueras parecía haberse instalado en el realismo, pero vemos que es realismo mágico pues pretende liderar a la vez la épica y el pragmatismo: soplar y sorber al mismo tiempo. No había persona más indicada que Miquel Iceta para ir tejiendo a través del diálogo, desde la Presidencia del Senado, las aproximaciones y acuerdos que este endiablado asunto requiere, que por otra parte es lo único que hoy por hoy cabe hacer. Pero parece que al independentismo le interesa más la política de tierra quemada, a la que se pueden sumar con su abstención PP y Ciudadanos, muy complacidos de ver naufragar el plan de Pedro Sánchez. Ya ven, el independentismo y las derechas unidas en un objetivo común, que se ciegue cualquier esperanza de distensión. Esa convergencia de intereses en el cuanto peor mejor no resulta muy patriótica.

En resumen: las cosas siguen donde estaban y así van a mantenerse por lo menos hasta la sentencia del procés, allá por septiembre u octubre, y las posteriores elecciones autonómicas catalanas, que veremos si encarrilan la situación o la descarrilan aún más. A día de hoy y a la vista de la inutilidad de cuando se intenta, más que ante un problema político parece que estamos ante una obsesión, una idea fija o una enfermedad rara.

Photo gallery Miquel Iceta See Gallery