POLÍTICA
04/07/2019 11:43 CEST | Actualizado 04/07/2019 11:44 CEST

Gabilondo revela por qué el Gobierno "no tardó ni un minuto" en rechazar la última propuesta de Iglesias

"Una nueva cita con las urnas..."

CADENA SER

El periodista Iñaki Gabilondo ha desvelado -en su comentario Una encuesta y una carta abierta, en la Cadena Ser- el principal motivo por el que el PSOE se apresuró, este miércoles, a devaluar la propuesta del líder de Podemos, Pablo Iglesias, quien ofreció al Ejecutivo -en una carta en La Vanguardia- renunciar al Gobierno de coalición si no tiene el apoyo del Congreso.

La investidura “no pasa por táctica” ni puede ir de “retos ni estrategias”, se apresuró a defender la vicepresidenta, Carmen Calvo: “No tardó ni un minuto en devaluar la oferta de Iglesias calificándola de triquiñuela táctica”, ha reflexionado Gabilondo. 

Para el periodista, la encuesta del CIS que anuncia un gran crecimiento del PSOE induce a pensar que Sánchez puede desear que julio pase de largo, lo contrario de lo que le interesa a Unidas Podemos: la formación morada “tiene poco más de 15 días para subir a bordo de la gobernación aunque sea como grumete sino quiere hundirse del todo”, ha matizado Gabilondo.

Sin embargo, este posible deseo de nuevas elecciones tiene un importante matiz: “Una nueva cita en las urnas solo le daría al PSOE esa espectacular renta que señala el CIS si la responsabilidad de la repetición de elecciones recayera en otro o en otros”. 

Una encuesta y una carta abierta

El gráfico del momento político actual debe tratarse con la encuesta del CIS en el eje de ordenadas y la carta de Pablo Iglesias, en La Vanguardia, en el eje de abscisas.

La encuesta del CIS, que anuncia un gran crecimiento del PSOE y el sorpaso de Cs al PP, nos induce a pensar que Sánchez y Rivera pueden desear que el mes de julio pase de largo, lo contrario de lo que le interesa a Unidas Podemos que tiene poco más de 15 días para subir a bordo de la gobernación aunque sea como grumete sino quiere hundirse del todo.

La carta de Pablo Iglesias, como si intuyera lo que iba a decir el CIS unas horas después, era un ofrecimiento abierto a Sánchez sobre la base programática del canon progresista. Un ofrecimiento en toda regla desde el título –Queremos que sea en julio- a lo que decía el texto de forma más expresa: “votaremos no el día 23 porque pediremos un gobierno de coalición pero sino lo conseguimos cuando baste mayoría simple estamos dispuestos a revisar nuestra posición”. Así de fácil se las ponían a Fernando VII. Peligrosamente fácil. Por eso la vicepresidenta Carmen Calvo no tardó ni un minuto en devaluar la oferta de Iglesias calificándola de triquiñuela táctica. Y es que una nueva cita en las urnas solo le daría al PSOE esa espectacular renta que señala el CIS si la responsabilidad de la repetición de elecciones recayera en otro o en otros. Tras la encuesta y la carta abierta en las próximas semanas vamos a asistir a un juego de sombras chinescas y efectos ópticos teatralizados de muy dudosa fiabilidad.

En lo que se refiere al PP y a Vox he de reconocer que no entiendo la encuesta del CIS. No me cuadra que bajen los dos a la vez pero este tripartito es un enigma, como se sigan sacando los ojos se van a cargar la reconquista.

#JUNTOS