INTERNACIONAL
02/10/2020 10:05 CEST | Actualizado 02/10/2020 18:16 CEST

Señores que negaron el coronavirus y luego se contagiaron

¿Qué pensarán los que hablaban de "castigo divino"?

El HuffPost
Bolsonaro, el Patriarca Filaret y Trump.

Es la noticia del día: el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la primera dama, Melania Trump, han dado positivo en Covid-19

La información es más llamativa por el hecho de que queda justo un mes para las elecciones presidenciales, de que Trump se encuentra inmerso en plena campaña (hace sólo dos días participó en el primer debate electoral) y de que en los últimos meses el magnate ha minimizado continuamente los riesgos de la epidemia. Sin ir más lejos, en el debate de este martes se burló de su contrincante, el demócrata Joe Biden, por llevar mascarilla “siempre”. “Yo llevo aquí la mía y me la pongo cuando hace falta”, dijo Trump, sacando una del bolsillo. Al menos la llevaba en el bolsillo; meses atrás, el presidente se negaba a usarla en público porque parecía “el llanero solitario”.

A ese disparate se han sumado otros muchos, pero Donald Trump no ha sido el único que ha debido tragarse sus palabras en esta pandemia. Quizás su homólogo y amigo brasileño, Jair Bolsonaro, es el primero que viene a la mente, pero hay más. Vamos uno por uno:

Jair Bolsonaro

La lista de barbaridades pronunciadas por el presidente de Brasil acerca del coronavirus es extensa. Le llamó “gripecilla”, aseguró que “la falta de empleo mata más que el virus”, recalcó que “la muerte es el destino de todos” precisamente el día que Brasil registraba un récord de fallecimientos por Covid (1.262 en sólo 24 horas).

Las burlas de Bolsonaro hacia la enfermedad y sus víctimas no cesaron ni cuando el propio presidente dio positivo en coronavirus. Bolsonaro lo anunció dando una rueda de prensa sin mascarilla, por lo que luego fue demandado por los periodistas asistentes, y mientras debía cumplir cuarentena fue visto dando un paseo en moto por la calle, de nuevo, sin mascarilla. Finalmente superó la enfermedad.

Boris Johnson

El caso del primer ministro británico también es paradigmático. Si bien es cierto que Johnson no tuvo una postura tan extrema como Trump o Bolsonaro, sí minimizó la importancia de la pandemia al principio, y la postura de su Ejecutivo fue dirigida a alcanzar la inmunidad de grupo permitiendo el contagio de la población.

Cuando las cifras se volvieron en su contra, Johnson dio marcha atrás y tomó medidas: decretó el confinamiento, el cierre de colegios, la distancia social, el uso de mascarilla en interiores. Pero, para entonces, él ya se había contagiado, y lo pasó realmente mal. Johnson llegó a estar en la UCI conectado a un respirador, y los británicos temieron por su vida. Días después, se recuperó, habiendo abandonado por completo la teoría de la inmunidad de rebaño.

El ministro de salud israelí

Uno de los casos más polémicos de esta lista se encuentra en Israel. El ministro de Salud, el ultraortodoxo Yaakov Litzman, se contagió de coronavirus en abril después de que se le atribuyeran unas declaraciones en las cuales achacaba la pandemia a “un castigo divino contra la homosexualidad”.

Aunque finalmente no quedó claro si el ministro llegó a pronunciar esas palabras, en Israel la polémica ya estaba servida. De hecho, el director general del Ministerio de Sanidad de Israel, Moshe Bar Siman-Tovlas, dimitió un mes más tarde por un desencuentro con el Gobierno. Él pedía medidas más duras, pero el Ejecutivo de Netanyahu se negó a aplicarlas.

La respuesta de Litzman, titular de Sanidad, a la pandemia fue considerada por muchos como un “fracaso catastrófico” al no haber transmitido el riesgo de la epidemia a la comunidad judía ultraortodoxa, muy afectada por los contagios.

El cura homófobo ucraniano

En marzo, la autoridad religiosa más alta dentro de la Iglesia Ortodoxa de Ucrania, el Patriarca Filaret, afirmó que el coronavirus era “el castigo de Dios por los matrimonios entre personas del mismo sexo”.

Seis meses después, él mismo fue ingresado por Covid en Kiev, tal y como anunció la propia Iglesia Ortodoxa en Facebook. “Pedimos que continúen orando por Su Santidad el Patriarca Filaret, para que el Señor Dios Todo Misericordioso y Todopoderoso sane al Patriarca y lo cure de su enfermedad”, decían en un comunicado. Lo que no mencionaron era si el contagio del Patriarca, de 91 años, había sido fruto de un castigo divino. 

El profesor de Vitoria

Ya en España, este mismo jueves una clase de la facultad de Farmacia de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) tuvo que ser aislada debido a que un docente que no usaba mascarilla dio positivo en coronavirus.

Unos 20 alumnos de la clase de Química del primer curso de Ciencia y Tecnología de los Alimentos se encuentran confinados en sus domicilios. Según los estudiantes, el profesor no usó mascarilla en clase, por lo que la UPV ha abierto un “expediente de información reservada” con el fin de conocer lo ocurrido y depurar responsabilidades, lo que incluso podría acarrear consecuencias jurídicas. “Un profesor, aunque esté dando clase a seis metros de los alumnos, debe usar siempre mascarilla”, han recordado desde la Universidad.

Photo gallery Famosos que apoyan a Joe Biden See Gallery
Photo gallery Famosos que apoyan a Donald Trump See Gallery

EL HUFFPOST PARA EVO