INTERNACIONAL
17/10/2019 19:41 CEST | Actualizado 17/10/2019 19:48 CEST

¿Qué pasa ahora con Gibraltar y con la frontera irlandesa?

Buenas noticias para el Peñón, de momento.

A. Carrasco Ragel / EFE
Vista de la entrada a Gibraltar, este jueves.

Después de sesiones extenuantes de negociación, este jueves Reino Unido y la Unión Europea han alcanzado un acuerdo de Brexit. Esta misma mañana, el primer ministro británico, Boris Johnson, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, han anunciado en Twitter casi a la par la noticia.

Y, cuando parecía que todo estaba ya dicho, han comenzado las dudas. Los unionistas norirlandeses del DUP han sido los primeros en oponerse públicamente al acuerdo. Después, Jeremy Corbyn hacía lo mismo, pidiendo a los suyos, los laboristas, que no respalden el acuerdo en la sesión extraordinaria de este sábado en la que tendrá que ratificarse el texto. Y a ese rechazo se sumaban los Liberal Demócratas y el Partido Nacionalista Escocés. 

Mientras tanto, el Gobierno británico y la UE por fin se ponían de acuerdo en algo: en ensalzar las bondades de su acuerdo. Johnson se ha felicitado porque su país podrá decidir “sobre fronteras, dinero, leyes y sobre cómo queremos dirigir el Reino Unido”. Y la frontera que más les importa es la irlandesa, hasta ahora principal punto de desacuerdo.

La clave, de nuevo Irlanda

El pacto alcanzado entre Londres y Bruselas contempla que Irlanda del Norte —que es parte de Reino Unido pero comparte isla con la República de Irlanda, todavía en la UE— permanezca alineada con ciertas normas del mercado único, aunque dentro del territorio aduanero del Reino Unido, para evitar que se forme una frontera visible con la República de Irlanda y preservar así los acuerdos de paz del Viernes Santo.

De este modo, los controles fronterizos entre la provincia británica de Irlanda del Norte e Irlanda se realizarían en el punto de entrada a territorio británico y no en la República de Irlanda.

Además, hay matices. El Reino Unido aplicará aranceles británicos a los productos que entren a Irlanda del Norte procedentes de terceros países con los que haya concluido un acuerdo de libre comercio, siempre y cuando estos bienes no acaben en la República de Irlanda. Sin embargo, si esta mercancía procedente de socios comerciales de Londres está destinada también a entrar en Irlanda, y por tanto a la unión aduanera común de la UE, se les aplicará los aranceles europeos, explica AFP.

El servicio de aduanas británico se encargará de verificar esa mercancía a su entrada en territorio norirlandés, separado de la isla de Gran Bretaña por el mar de Irlanda, de aplicar el código de aduanas de la UE y de recaudar el IVA a los productos de primera necesidad que fijará la UE tanto para Irlanda como para Irlanda del Norte, para evitar controles en la frontera entre ambos territorios. 

Perro barriendo para casa, en España las miradas van hacia Gibraltar. 

Dónde queda Gibraltar en este nuevo tratado

Aparentemente, en el mismo punto en que lo dejaron entonces Theresa May y Pedro Sánchez. Tal y como explica El País citando fuentes gubernamentales y comunitarias, España mantendría el derecho de veto sobre Gibraltar. Es decir, Gibraltar no entrará automáticamente en los pactos alcanzados entre Reino Unido y la UE a no ser que España lo ratifique específicamente. 

También se mantienen los cuatro memorandos —sobre derechos de los ciudadanos, tabaco y otros productos, cooperación en materia medioambiental y cooperación policial y aduanera anexos al Acuerdo de Salida— que firmaron España y Reino Unido el 30 de noviembre de 2018 y que se completarán con un acuerdo internacional sobre fiscalidad y protección de intereses financieros. 

Precisamente este jueves Gibraltar celebra elecciones, que se adelantaron para tener Gobierno antes de que se hiciera efectivo el Brexit. Porque pese a que el 94% de los gibraltareños votara por permanecer en la UE en el referéndum de 2016, siguen siendo británicos.

Aunque Fabian Picardo, ministro principal del Peñón y candidato del Partido Socialista Laborista de Gibraltar (GSLP), no ha querido hacer comentarios sobre el acuerdo recién firmado, el alcalde de La Línea de la Concepción, Juan Franco, sí se ha pronunciado al respecto en términos optimistas.

Franco ha celebrado que se apliquen los protocolos firmados sobre la situación de Gibraltar (en caso de ratificación del acuerdo), con lo cual se garantizaría, a su juicio, el “statu quo” en la frontera y su “permeabilidad”. Cada día cruzan a Gibraltar unos 10.000 trabajadores españoles.

Photo gallery Consecuencias del Brexit See Gallery