El Gobierno insiste en que el emérito debe dar explicaciones ante sus "conductas poco ejemplares"

El Ejecutivo considera que la visita de Juan Carlos I a España era una buena oportunidad de dar cuenta a la ciudadanía.

El Gobierno ha vuelto a pronunciarse sobre la visita del rey emérito a España y no se ha movido un renglón de las últimas declaraciones. Desde el Ejecutivo consideran que este primer regreso tras su marcha a Abu Dabi conformaba una buena oportunidad para que Juan Carlos I diese explicaciones sobre las causas que le llevaron a abandonar el país hace casi dos años.

Así lo ha explicado la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este martes. La también ministra de Política Territorial ha señalado que “ha quedado constatado que el rey emérito tuvo conductas poco ejemplares”.

“Quizás lo que constatamos en el día de ayer es que esa primera visita después de estos dos años fuera hubiera sido una buena oportunidad para rectificar en esa no dación de cuentas”

En esta línea ha apuntado que “creemos que una persona que ha ocupado la Jefatura del Estado, a la que el pueblo español ha valorado siempre en su desempeño durante ese momento merecería de la explicación de esas conductas que no resultaron ejemplares y en la que no nos reconocemos la inmensa mayoría de los españoles y las españolas”.

Del mismo modo, Rodríguez ha recordado que “esta es la posición que ha mantenido todo este tiempo el Gobierno” y que “quizás lo que constatamos en el día de ayer -tras la reunión de Juan Carlos I con Felipe VI en Zarzuela-, es que esa primera visita después de estos dos años fuera hubiera sido una buena oportunidad para rectificar en esa no dación de cuentas o, quizás, en eso que esperan los españoles y las españolas, que desde luego nosotros creemos que merece la democracia en nuestro país”.

“Explicaciones, ¿de qué?”

El hecho de que Juan Carlos I no diese explicaciones públicas sobre los hechos que le llevaron a dejar España y trasladarse a la capital de Emiratos Árabes Unidos, donde tiene fijada su residencia, se suma a unas declaraciones a la prensa que causaron polémica e indignación entre algunas formaciones políticas.

El rey emérito fue preguntado sobre la visita que tendría al día siguiente -el pasado lunes- con su hijo y actual monarca y si le daría algún tipo de explicaciones. La respuesta de Juan Carlos I fue: “Explicaciones ¿de qué?”.

Según recoge Europa Press citando a fuentes del Gobierno, la visita ha generado molestias por la excesiva exposición pública que ha tenido al participar en las regatas y que han tachado de “show”.

Tal y como recoge la misma agencia, no es la posición mayoritaria en el Ejecutivo, puesto que otras fuentes sostienen que que no era posible que el viaje transcurriese con menos exposición. Con todo, sí esperaban que el rey emérito lanzase algún mensaje que pudiese tranquilizar a la sociedad.

El PSOE rechaza abrir el debate de la inviolabilidad de la Corona

Momentos antes de que tuviesen lugar las declaraciones de Isabel Rodríguez, el portavoz parlamentario del PSOE en el Congreso, Héctor Gómez, se pronunciaba en el mismo sentido, reclamando explicaciones y señalando que se ha perdido “una oportunidad esdrújula y mayúscula”.

Asimismo, Gómez ha indicado que el PSOE no contempla la posibilidad de impulsar una reforma de la figura de la inviolabilidad del Rey, ni tampoco la de apoyar una comisión de investigación en el Congreso sobre el rey emérito. “No contemplamos abrir ese espacio”, ha concretado sobre la regulación de esa figura constitucional.

Esta posición difiere de la del socio de coalición, Unidas Podemos, que esta misma mañana ha defendido acabar con la inviolabilidad del monarca. Lo ha explicado el coportavoz estatal de Podemos, Pablo Fernández, que ha pedido a los socialistas que pasen de las “palabras” a los “hechos” apoyando una comisión de investigación parlamentaria al emérito cuando se produzca una nueva oportunidad.

El rey Juan Carlos, de regatas en Sanxenxo tras su regreso a España

El rey Juan Carlos, de regatas en Sanxenxo tras su regreso a España