Diputados del PP gritan "tongo, tongo" y "dictadura" a la presidenta del Congreso al término del pleno

La portavoz popular se había quejado de un problema informático al votar la reforma laboral, que ha salido adelante por un solo voto.

La confusión a la hora de sumar los votos por la reforma laboral no iba a pasar sin polémica esta tarde en el Congreso. El Pleno ha acabado del modo más accidentado y los diputados del PP han acabado gritando “tongo, tongo”, con gestos de indignación.

El episodio se ha vivido tras la última votación prevista en la sesión de este jueves. Entonces, Cuca Gamarra, portavoz del PP, se ha levantado para pedir la palabra: “Señora presidenta, con carácter previo a la votación se ha puesto de manifiesto a la Mesa un error informático...”. Ese supuesto ‘error’ sería el causante de que la reforma haya salido adelante, al votar en contra UPN (su presidente había prometido el ‘sí’) y equivocarse un parlamentario del PP.

Sin dejarle terminar su queja, de inmediato le ha cortado Meritxell Batet: ”¿En función de que articulo me está usted pidiendo la palabra”, le ha preguntado la presidenta de la Cámara Baja.

Batet le ha cortado de raíz: “Señora Gamarra, precisamente porque la Mesa es conocedora y ha podido analizar lo que usted me va a plantear y es una cuestión técnica de la Mesa, de decisión de la Mesa y no de tratamiento de Pleno, no le voy a dar la palabra”.

Y a Teodoro García Egea se le movió hasta la mascarilla: el final a una votación loca

Los gestos que ha dejado la loca votación de la reforma laboral

El tajante anuncio de la presidenta ha dejado sin palabras a la portavoz del PP, que apenas sí ha podido quejarse con un “señora presidenta...” justo antes de que Batet cerrase el asunto y el Pleno: “Muchas gracias, se levanta la sesión”.

En ese punto, además de Gamarra se ha levantado el secretario general popular, Teodoro García Egea, que ha espetado ¡“Qué es esto”!, visiblemente indignado, mientras la portavoz miraba a Batet con los brazos abiertos y gesto de incredulidad.

“Ya está bien hombre”, “dictadura”, ”¡qué vergüenza”! se ha podido oír de fondo a varios diputados populares al levantarse la sesión, mientras Pedro Sánchez, Yolanda Díaz y sus bancadas se felicitaban por el éxito legislativo.

Esto es lo que dice el citado artículo 72 del reglamento del Congreso:

1. En cualquier estado del debate, un Diputado podrá pedir la observancia del Reglamento. A este efecto, deberá citar el artículo o artículos cuya aplicación reclame. No cabrá por este motivo debate alguno, debiendo acatarse la resolución que la Presidencia adopte a la vista de la alegación hecha.

2. Cualquier Diputado podrá también pedir, durante la discusión o antes de votar, la lectura de las normas o documentos que crea conducentes a la ilustración de la materia de que se trate. La Presidencia podrá denegar las lecturas que considere no pertinentes o innecesarias.