La Guardia Civil detiene a un falso fisioterapeuta deportivo por abuso sexual a un menor de edad

Se le atribuye la presunta autoría de los delitos de abusos sexuales a menores de 16 años y de intrusismo profesional.
Malaga, Spain - January 1, 2022 Spanish Civil Guard car parked in the seaport of Malaga. Civil Guard is a type of militarized police force that exists in Spain.
Malaga, Spain - January 1, 2022 Spanish Civil Guard car parked in the seaport of Malaga. Civil Guard is a type of militarized police force that exists in Spain.
Antonio Hugo Photo via Getty Images

La Guardia Civil de la Región de Murcia ha desarrollado la operación Raufi, una investigación iniciada para identificar y detener a una persona que presuntamente, haciéndose pasar por fisioterapeuta, abusó sexualmente de un menor de edad. Se le atribuyen los delitos de abusos sexuales a menores de 16 años y de intrusismo profesional.

La operación Raufi se inició cuando el padre de un chico, menor de edad, denunció ante la Guardia Civil que días atrás había acompañado a su hijo a un evento deportivo en el que participaba y que, en ese lugar, un individuo se interesó por el menor alegando ser especialista en fisioterapia deportiva juvenil.

Con la excusa de hacerle unas fotografías promocionales de su academia de fisioterapia, se ganó su confianza y lo llevó hasta el vestuario sin el conocimiento de su progenitor, donde, después de desnudarlo, le aplicó cremas y aprovechó esta circunstancia para abusar sexualmente de él mientras, al parecer, grababa la escena con un teléfono móvil colocado en su mochila. Cuando el padre intentó aclarar lo sucedido con el sospechoso, éste se marchó precipitadamente del lugar.

Se anunciaba en redes sociales como fisioterapeuta deportivo

Investigadores de la Benemérita lograron su identificación y descubrieron que aunque carecía de cualquier tipo de titulación para ejercer como fisioterapeuta se anunciaba en redes sociales con una elaborada publicidad.

Después de conocer que había accedido a otros eventos deportivos, los guardias civiles averiguaron que el sospechoso había causado desasosiego en los padres de jóvenes deportistas, que habían detectado ciertos comportamientos anómalos del sospechoso hacia sus hijos.

El resultado de la investigación fue puesto en conocimiento de la autoridad judicial que otorgó el correspondiente mandamiento de entrada y registro en su domicilio, ubicado en la localidad de Alicante.

En la vivienda, especialistas en Policía Judicial de la Benemérita se incautaron de un teléfono móvil, varios ordenadores y diversos dispositivos y material de almacenaje de información digital que están siendo analizados por especialistas del Departamento de Nuevas Tecnologías de la Guardia Civil.