Guillermo y Harry, juntos de nuevo en otro de los momentos más tristes de su vida

El cortejo fúnebre para el traslado de los restos de Isabel II hasta Wenstmister ha recordado la imagen de los hermanos tras el féretro de Diana.
|
Guillermo y Harry en el cortejo fúnebre que acompañó el ataúd de Diana de Gales hace ahora 15 años, y este miércoles, acompañando los restos de su abuela, Isabel II.
GETTY
Guillermo y Harry en el cortejo fúnebre que acompañó el ataúd de Diana de Gales hace ahora 15 años, y este miércoles, acompañando los restos de su abuela, Isabel II.

Desde que el pasado jueves 8 de septiembre falleció la reina Isabel II, los hijos de Carlos III, Guillermo y Harry, han dado señales de una posible reconciliación en algunos de los actos que se han celebrado para despedir a su abuela o celebrar la llegada al trono de su padre.

Una de las apariciones que hizo especular sobre ese posible acercamiento tuvo lugar el sábado, cuando recorrieron con sus mujeres, Kate y Meghan, las puertas de Buckingham para contemplar las miles de flores y dedicatorias que los ciudadanos habían dejado en las verjas del palacio como homenaje a su abuela.

Este miércoles, Guillermo y Harry han aparecido de nuevo juntos para formar parte del cortejo fúnebre que ha seguido el ataúd de la reina desde ese mismo palacio hasta el de Westminster.

En segunda fila, detrás de su padre, el rey Carlos III, la princesa Ana, el duque de York y el conde de Wessex, los hijos de Lady Di han caminado lentamente, recordando otra dura imagen de los hermanos cuando eran niños y desfilaron tras el ataúd de su madre junto a su tío Charles Spencer, hermano de Diana. Entonces Guillermo tenía 15 años y Harry, 12, y enfrentaban uno de los momentos más dramáticos de su vida.

Mientras la familia real hacia el camino a pie, la reina consorte, Camilla, y Kate Middleton, la nueva princesa de Gales, viajaron en automóvil junto con la esposa del príncipe Eduardo, Sophie, y Meghan Markle, duquesa de Sussex.
Tras la procesión, la familia ha asistido a un breve servicio religioso en Westminster, encabezado por el arzobispo de Canterbury, Justin Welby.

Al finalizar la misa, la capilla ardiente de la reina quedará instalada en el palacio de Westminster, donde se espera que cientos de miles de personas presenten sus respetos hasta el lunes a las 6.30 —hora local—.

Sugiere una corrección