VIRALES
27/10/2020 20:12 CET | Actualizado 28/10/2020 11:43 CET

Habla el protagonista de la foto del restaurante que da la vuelta a España: "Es para echarse a llorar"

José Fontanella, dueño de 'El Azoque', explica la situación del negocio.

IMAGEN CEDIDA POR BODEGÓN AZOQUE
José Fontanella le pasa la mano por el hombro a Iván Trasobares a las puertas del 'Azoque'. 

Es la imagen de la desolación. La foto que representa el sentir de un sector muy golpeado por la pandemia y que atisba un futuro muy negro tras las nuevas restricciones en bares y restaurantes. 

“Estamos viendo que se ha ido de madre esto. Sí”, ha asegurado a ElHuffPost José Fontanella, socio propietario del local, al ver la repercusión que ha tenido la foto. Él es el hombre que pone la mano el hombro de su compañero Iván Trasobares para intentar consolarlo. 

El Bodegón Azoque es un restaurante ubicado en el centro de Zaragoza que ahora tiene que cerrar después de la últimas últimas restricciones del Gobierno de Aragón. El presidente de Aragón, Javier Lambán, anunció este lunes nuevas medidas para intentar frenar la expansión del virus en la región en esta segunda ola. La entrada en vigor de la alerta 3 obliga al cierre de la hostelería a las 22.00 horas y prohíbe el consumo en el interior de bares y restaurantes. En terraza se permite un 50% del aforo.  

Con la imagen, publicada en la cuenta oficial del restaurante en Instagram, los dueños querían mostrar a sus clientes “la desazón” por tener que echar la persiana de su negocio. “El lunes nos levantamos y vemos que esto se ha magnificado de una manera brutal”, ha reconocido.

Fontanella, muy agradecido por la acogida que ha tenido la fotografía, ha explicado que ellos “sólo quieren trabajar” y que son “una humilde empresa” que quiere seguir dando de comer a sus parroquianos. 

“Estamos recogiendo el producto, envasándolo, congelándolo, porque no podemos seguir porque nos nos dejan”, ha señalado apesadumbrado.

View this post on Instagram

#hosteleria #azoque #zaragoza #restaurante #animo #fuerza #persistencia Nos vuelven a cerrar... Desde pequeños nos inculcan que el esfuerzo siempre tiene su recompensa, pero en momentos como este te hacen pensar que no es así, además de dudar de esos valores, te hace casi perder la ilusión e incluso el ánimo. Por un momento crees que trabajar en tu proyecto de lunes a domingo intentando mejorar a diario y con todo el sacrificio que eso supone, tal vez no sea suficiente. Sólo la gente que por suerte se tiene alrededor, clientes , amigos, familia, etc... ajenos a tu huracán de pensamientos te animan sin descanso y pueden hacer que sigas siendo fuerte. Te haces preguntas... ¿Porque cerrarnos si es posible unir el confinamiento perimetral con nuestro sector? Otras comunidades lo han demostrado ¿es posible que esta familia que está comiendo aquí, corra más peligro de infectarse aquí que en su casa? Si uno de ellos está infectado la suerte es la misma. ¿porque si la mayor tasa de infectados es de la franja de 15 a 24 años, "tenemos parte de culpa"? no vemos ese perfil de clientes en la hostelería... Y más y más, que hacerlo público en nuestro perfil solo podría dañarnos. Ojalá podamos volver a nuestro oficio, nuestra pasión, nuestra vida diaria en breves, pero no un 70 % como anuncian, si no todos y volvamos a ser los de siempre, los que abrimos un hueco de nuestra casa para que la gente pueda compartir sonrisas, momentos inolvidables y placeres. Todo esto gracias a él ánimo de nuestra gente, clientes, amigos, familia, etc...

A post shared by Bodegón Azoque Restaurante (@bodegon_azoque) on

El dueño del local ha explicado emocionado que ha recibido “infinidad de llamadas” de personas dándole ánimo: “Es verdaderamente brutal, gente llorando, madres y padres que tienen al hijo en la misma situación que nosotros, con un restaurante y que siente el mismo desazón. Esto no se puede explicar es una pasada”. 

Sobre la idoneidad o no de la medida, Fontanella prefiere no opinar para no perjudicar a su clientela: “Somos un restaurante que, por suerte, contamos con un público de clase bastante alta en la cual vienen altos empresarios, políticos, etc. Nosotros no nos conviene meternos en este tema aunque tengamos nuestra idea y nuestra opinión y tal vez perdamos un cliente”. 

Para Fontanella, la cuestión no es que permitan abrir o no, es lo que pueda pasar en el futuro: “El hecho de que rectifiquen y quieran cambiar la situación, ojalá, pero el problema es que dentro de un mes quieran hacer lo mismo y nos vuelvan a hacer cerrar. Y ese es el problema”. 

Lo único que queremos es trabajar"

La crisis del coronavirus ha propiciado que el volumen financiero del Bodegón Azoque se resienta: “Llegará un momento en que se acabe y ese es el problema, la incertidumbre de lo que pueda pasar”. 

Pero no pierden la esperanza y esperan que la situación se arregle en los próximos meses y ha agradecido el apoyo de la gente. Los hay que le han ofrecido incluso dinero para apoyar el negocio. Pero ellos lo rechazan: “Lo único que queremos es trabajar. Nos llama gente queriendo ingresarnos dinero, gente que dice que sólo gana 200 euros al mes pero que el importe que decidamos nosotros que nos lo ingresa. La verdad es que es para echarse a llorar continuamente y en algún momento te derrumbas. Pero no queremos eso. Queremos trabajar, sin más. Ese es el mensaje que queremos hacer llegar”. 

Photo gallery 11 frases de Pedro Cavadas sobre el coronavirus See Gallery

#YONOMEOLVIDO