BLOGS
07/05/2019 08:31 CEST | Actualizado 07/05/2019 08:31 CEST

Hacia la 'silverización' de productos y servicios

kasipat via Getty Images

Las empresas se enfrentan a un nuevo (o no tanto) reto: el consumidor senior, aquella generación de mayor poder adquisitivo y con tiempo suficiente para emplearlo en consumo y ocio. Los consumidores de más de 65 años se han ido adaptando al mundo digital, acortando la brecha que les separaba de las generaciones X, Y y Z. Ahora, es el turno de las empresas, que poco a poco deben atender en sus estrategias a un segmento clave de la población que va en aumento debido a la baja natalidad de nuestro país.

Los primeros resultados ya los hemos empezado a presenciar. Las marcas vienen apostando en los últimos años por la fabricación de productos y el diseño de servicios silverizados, con el objetivo de cubrir la demanda de estos consumidores senior, protagonistas de la Silver Economy.

Silverización, una tendencia al alza en todos los sectores

  • En el ámbito de la estética, cosmética y cuidados. Cada vez más, vemos productos destinados al “no envejecimiento” físico. L´Oreal ya aprovechó la oportunidad de dirigirse al público senior gracias a su fichaje de Helen Mirren, de 70 años, para la publicidad de sus productos. Por su parte, los laboratorios SORO celebraron su centenario en 2015 ofreciendo una gama cosmética 100% para seniors especialmente elaborada para el cuidado de las pieles maduras.
  • En el ámbito de la automoción. El desarrollo de productos y servicios que faciliten la movilidad de este nuevo segmento de consumidores, favoreciendo su experiencia de cliente, es fundamental para las empresas del sector. Ford ya está invirtiendo en investigación y desarrollo con sus diseñadores para otorgar una mejor experiencia  a los usuarios mayores de 65 años.
  • En el ámbito del turismo. Las empresas dedicadas a este sector deben acondicionar sus servicios a estos consumidores. TUI, creó su Club Elan para la temporada de invierno en algunos hoteles y ofrecía a las personas mayores de 55 años unirse a personas de ideas afines, con el lema «disfrutar de la vida juntos».
  • En el ámbito del ocio. El disfrute, en sus diferentes modos, debe existir adaptado a todas las edades. El pasado año, por ejemplo, la plataforma ‘Siempre joven’ lanzó un canal de Youtube para seniors en el que Catalina Hoffmann, ofrece consejos para los senior y los pre-senior, además de contenidos pasar buenos ratos.
  • En el ámbito de la alimentación. El sector alimentario y de la restauración no debe permanecer al margen, pues la existencia de alimentos destinados a personas con problemas dentales u otros problemas derivados del envejecimiento fisiológico se vuelve imprescindible. Nestlé Health Science ha lanzado una nueva gama bajo la marca ‘Meritene Vitacrem+ Instant’ en forma de crema de vegetales específicamente diseñada para personas adultas que padecen de disfagia y/o dificultades de masticación.
  • En el ámbito de cuidados/sanitario. La domótica tiene grandes oportunidades en la Silver Economy, así  como el desarrollo de productos destinados al cuidado de las personas que, llegado un punto determinado, necesitan cierta dependencia. En 2017, Bimedica lanzó una nueva generación de pañales para adultos con financiación pública, que incorporaba un nuevo tipo de absorbente de incontinencia en el catálogo de productos financiados por el Servicio Nacional de Salud: los pañales de adulto tipo ropa interior conocidos como Pants.
  • En el ámbito de la moda. La forma de vestir no entiende de edades. La vejez ha ido poco a poco ganando terreno en el mundo de la moda y muchos son los que diseñan, orientan o recomiendan a los mayores de 65 años, convirtiéndolo en un nuevo negocio.
  • En el ámbito emocional. La forma de presentar los productos y servicios a los seniors también importa. No sólo prima lo bonito, también lo práctico. El packaging, que tan importante es en la experiencia de cliente, también debe adaptase a este público. Por ejemplo, los envases para mayores es uno de los retos del packaging alimentario. La innovación y la legibilidad son dos factores a tener muy en cuenta.

Kaye Mao, ex-diseñadora de Google dedicada a la mejora del sector de la salud, apuntó que hay que tener en cuenta 5 pautas para hacer un diseño acertado de productos y servicios para los seniors. Pautas que deben contemplar las empresas para dirigirse a este segmento.

  • Centrarse en la vida real, no solo en la tecnología: los mayores ven la tecnología como una ayuda, no como un reemplazo de la vida real.
  • Comunicarse respetuosamente y sin jerga: las personas mayores agradecen y valoran el respeto y las actitudes educadas, así como demandan un lenguaje sencillo, sin florituras.
  • Dejar que elijan el medio por el que se quieren comunicar. A los mayores también se les debe ofrecer omnicanalidad para que ellos sean los que elijan el canal por el que se comunican. Pues hay diferentes preferencias.
  • Se debe priorizar lo obvio sobre lo mejor. La mejora de la usabilidad y de lo obvio es fundamental, porque puede ser de mucha ayuda para los usuarios.

El cliente mayor tiene sus especificidades, pero para atender las mismas las empresas deben partir del análisis del segmento y de su sensibilidad generacional. No es tarea fácil. Pero sí es tarea de todos.



Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs

EL HUFFPOST PARA IKEA