NOTICIAS
22/04/2021 16:13 CEST | Actualizado 22/04/2021 16:34 CEST

Hallan un sarcófago con los restos de una niña de hace 700 años en el Real Alcázar de Sevilla

El cuerpo, en buen estado, aún conserva el pelo y parte de su vestimenta.

AYUNTAMIENTO DE SEVILLA
Identificación de los restos hallados en el Alcázar

El Real Alcázar de Sevilla, uno de los lugares más turísticos de la ciudad andaluza, guardaba una sorpresa centenaria. En su interior han aparecido unos restos funerarios en buen estado que contienen el féretro de una niña fallecida hace cerca de 700 años, según las primeras hipótesis.

Los investigadores sitúan sus cálculos de la época de la niña, que podría tener cinco años, en la Baja Edad Media. Sus restos han aparecido dentro de un sarcófago de plomo mientras se realizaban tareas arqueológicas en la Capilla del Palacio Gótico, confirma el Ayuntamiento de Sevilla.

Los responsables de las tareas han confirmado que los restos óseos se encuentran en un relativo buen estado de conservación. El cráneo contiene el pelo de la menor y han aparecido restos de la vestimenta que portaba durante su inhumación: telas, zapatos, cuero y botones de nácar. Por su posición, señalan, las manos las habría tenido cruzadas sobre el pecho. Se conservan, asimismo, el sarcófago de plomo y partes de la madera del féretro. Al estar en un lateral bajo el altar, las hipótesis apuntan a que se trataría de la hija de una familia muy destacada.

AYUNTAMIENTO DE SEVILLA
Detalle del hallazgo

“De momento, son hipótesis que se están barajando, y encuadradas también en la teoría del profesor Tabales de que bajo la Capilla Real del Palacio Gótico existiría una cripta. Pero, por ahora, debe prevalecer la prudencia hasta que se realicen los estudios oportunos que determinen la adscripción cronológica y, por tanto, la posibilidad de identificar al personaje”, ha explicado el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz.

Para el responsable “queda mucho aún por hacer”, pero “quiero felicitar al equipo de arqueólogos y conservadores del monumento por la precisión de su trabajo y la capacidad de reacción ante hallazgos de esta envergadura”.

PILLALO