NOTICIAS
17/09/2020 21:24 CEST | Actualizado 17/09/2020 21:38 CEST

Hemos pedido cita en una docena de centros de salud madrileños y sólo nos han dado en uno

La situación de Madrid es un caos: pocos rastreadores, colapso de la Atención Primaria y gran aumento de casos.

GABRIEL BOUYS via Getty Images
La gente hace cola en la puerta de un centro de salud del barrio de Vallecas (Madrid). 

Madrid sigue cercado por el coronavirus y la gente se desespera mientras el gobierno regional parece avanzar como pollo sin cabeza. Los contagios y los fallecidos aumentan, ni rastro de los nuevos rastreadores o de las enfermeras que iba a haber en los colegios y los centros de Atención Primaria, que suponen la primera trinchera de esta batalla, están en estado crítico. 

El HuffPost ha tratado de pedir cita en doce centros de la capital y sólo el de Chamartín, al norte de Madrid, recibe pacientes de forma presencial en menos de una semana. Ni Chamberí, ni Vallecas, Carabanchel, ni Vicálvaro, ni la zona del Bernabeu, ni Ciudad Lineal, ni Móstoles, ni Fuenlabrada dan la opción de acudir en los próximos siete días. En los dos últimos ni siquiera ofrecen citaciones para octubre, noviembre o diciembre.

Algunos ofertan consultas telefónicas. Otros ni siquiera llegan a coger el teléfono. En cambio, en otras comunidades autónomas como Andalucía o Aragón no ha supuesto problema encontrar cita para esta misma semana. 

EL HUFFPOST
Intento de pedir cita en un centro de salud de Vallecas

En la entrada de muchos de estos lugares proliferan preocupantes carteles que avisan a los pacientes de que “se está haciendo lo posible por atenderlos”. “De 14 médicos faltan nueve”, “faltan dos de las cuatro pediatras”, “estamos tres médicos de ocho”... No pasa únicamente en Vallecas y Carabanchel: la incidencia también ha aumentado en otros barrios como Ciudad Lineal o el distrito Centro. 

Pero, ¿dónde están los sanitarios que faltan? “Muchos de ellos enfermos, contagiados y de baja”, explica a El HuffPost un médico de familia de Madrid, “y otros, de vacaciones que no pudieron cogerse durante la pandemia”. Él mismo ha podido descansar únicamente 10 días de los 30 que le corresponden: “No sabemos cuándo podremos coger los demás, tal y como está la cosa”. 

Esta situación, cada vez más insostenible, ha hecho que en algunos barrios se formen colas a las puertas de los centros de salud. Sobre todo en los del sur, con menor nivel adquisitivo y más población. Así lo explicaba una de las enfermeras de Vallecas: 

La situación política, en crisis también

Frente a una situación como esta, los ciudadanos esperan de sus gobernantes actuaciones coordinadas y planificación. En el caso de Madrid, sin embargo, la incertidumbre se apoderó de los madrileños el miércoles, cuando el viceconsejero de Salud Pública anunció “confinamientos selectivos” en algunos barrios con más incidencia —como los del sur: Carabanchel, Vallecas, Villaverde...—. Una afirmación que luego fue desmentida por el Gobierno regional. La presidenta de la comunidad, Isabel Díaz Ayuso, se enteró de estos posibles confinamientos por un mensaje de Whatsapp y la reacción del Gobierno fue suspender la rueda de prensa en la que se iban a explicar estas cuestiones. Si no había nada claro, no había nada que contar. Ahora evitan la palabra “confinamiento” y hablan de “restricciones”, pero aún no han dado más información.

De momento, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, parece haber hecho caso al llamamiento de Ignacio Aguado este jueves por la mañana para frenar la pandemia en la capital y ha aceptado reunirse con Isabel Díaz Ayuso en la Puerta del Sol para evaluar la situación. Todo esto después de que la presidenta de la región se quejase de no poder actuar con autonomía frente a la pandemia. 

Reabrir el hospital de Ifema

Lo que sí se sabe es que una de las medidas que ya hay sobre la mesa es la de reabrir el hospital de campaña de Ifema que hizo falta en la región durante el pico de la pandemia. Una reapertura que también podría ser cuestionable, ya que en marzo los médicos madrileños denunciaron el “error” que se estaba produciendo al derivar a los trabajadores a Ifema, provocando el cierre de algunos centros de Atención Primaria, lo que podría llevar a una “saturación” (más aún) de los servicios hospitalarios. 

Este jueves, los pacientes hospitalizados han vuelto a aumentar hasta situarse en 2.850, y los pacientes en UCI hasta 392. 

150 enfermeras prometidas, sólo tres contratadas

Pero el problema va más allá de los centros de salud y de los barrios del sur. También llega a los colegios. De las 150 enfermeras que la Comunidad de Madrid se había comprometido a contratar para los colegios, finalmente sólo han sido tres las que han firmado contrato. 

Desde la comunidad, defienden que “no hay oferta suficiente” para cubrir esas bajas y que tienen “un problema” porque se están viendo obligados a competir con la Consejería de Sanidad, que “necesita todo el personal sanitario” para atender a la pandemia, según el director general de Recursos Humanos de Consejería de Educación, Miguel José Zurita. 

Los rastreadores

Con la pandemia disparada, la comunidad dice tener 850 rastreadores para una población de casi siete millones de personas y aspira a superar 1.000 a mediados de otoño, según El PaísHasta ahora, el gobierno de Madrid ha pedido 150 de ellos al Ejército, ha contratado a una veintena por el sector privado y ha invitado a los universitarios a que trabajasen como voluntarios. Pero desde que se ha comenzado la búsqueda, no se ha vuelto a especificar cuánta gente hay participando en al rastreo y en el seguimiento telefónico de los contactos. 

Los contagios siguen disparados

Este miércoles, la comunidad ha registrado 4.902 casos nuevos de coronavirus, de los que 1.301 se asignan a las últimas 24 horas y el resto a días anteriores, y 30 fallecidos en hospitales. En total, desde el inicio de la pandemia, Madrid registra 186.826 infectados, mientras que total de fallecidos asciende a 15.920, según datos de Sanidad Mortuoria.

NUEVOS TIEMPOS