La historia real de los supervivientes chinos del Titanic que James Cameron llevará al cine

Produce el documental 'The Six' sobre esos jóvenes "borrados de la historia".
Portada de 'The New York Times' del 15 de abril de 1912 sobre la tragedia del Titanic.
Portada de 'The New York Times' del 15 de abril de 1912 sobre la tragedia del Titanic.

La influencia del cine ha hecho que pese mucho más en el recuerdo la historia de Jack Dawson, Rose DeWitt Bukater y compañía en la tragedia del Titanic, en abril de 1912. Sin embargo, en ‘el buque de los sueños’, como decía el personaje de Kate Winslet en la película de 1997, murieron 1.496 personas de las 2.208 que embarcaron. Entre ellos, viajaban ocho pasajeros chinos de los que fallecieron dos. Ellos son los protagonistas de ‘la nueva entrega de Titanic’, The Six (Los seis), un documental producido por James Cameron que llegará de momento a las salas británicas en abril para contar la verdadera historia de estas víctimas desconocidas, que no tuvieron un futuro fácil.

Han pasado más de 100 años del hundimiento del transatlántico más famoso de la historia y hasta ahora pocos sabían que los seis pasajeros chinos que lograron sobrevivir se toparon de bruces con el racismo. Ah Lam, Fang Lang, Len Lam, Cheong Foo, Chang Chip, Ling Hee, Lee Bing y Lee Ling embarcaron en Southampton (Reino Unido) con un único pasaje —por ser de tercera clase— de ida.

El gran golpe discriminatorio lo recibieron cuando llegaron con el resto de supervivientes en el Californian a Estados Unidos, 24 horas después del naufragio. Se les negó la entrada al país. “Eran el prototipo perfecto para el estereotipo de inmigrante ilegal”, explica Arthur Jones —uno de los directores junto a Steven Schwankert— a Variety.

El realizador tenía constancia de que Titanic, de James Cameron, contenía una escena eliminada de un pasajero chino que sobrevivió subiéndose a una puerta en medio del océano. De hecho, según contó el oscarizado director en un comunicado, “el rescate de Fang Lang del agua fue la inspiración para la escena final de Jack y Rose”, como publica el medio.

Cuando encontraron a Fang Lang entre los escombros, como recoge Encyclopedia Titanica en palabras de la pasajera Charlotte Collyer, el oficial a cargo del bote se negó a rescatarlo y se refirió a él peyorativamente como jap (japo). “Seguro que está muerto y, si no es así, hay otros que vale más la pena salvar que un jap”, justificó. El resto de pasajeros lo convencieron para ayudarle.

Se les acusó de viajar ilegalmente en el Titanic como polizones, de saltarse la cola para subir a los botes disfrazados con ropa de mujer y entrar así en el cupo de ‘mujeres y niños’ y de conseguir llevar a buen puerto ese supuesto plan. Sin embargo, la reconstrucción de los botes salvavidas hechos para la película echan abajo esa teoría.

Según el director, “no era posible esconderse sin ser visto”. “Para contar la historia debíamos saber si habían hecho algo malo, pero lo que apareció fue una imagen de confusión, pánico y error humano”, añade. Las estrictas políticas de inmigración dirigidas a los ciudadanos llegados de China los obligaron a regresar a su país, según publica Excelsior.

Jones cuenta a Telemundo que “habían perdido a amigos cercanos a bordo. Y, aún así, no se les dio la opción de quedarse. No sólo tenían que marcharse en 24 horas, sino que se les mantuvo bajo custodia, estaban detenidos”, a lo que Steven Schwankert, el encargado de documentación de la película, añade en South China Morning Post: “Seis jóvenes chinos sobrevivieron al hundimiento del Titanic y 24 horas más tarde fueron borrados de la historia”.

Finalmente, se les ‘colocó’ en el buque Anetta y los llevaron en dirección al Caribe, como medida temporal, para trabajar como marineros en barcos que transportaban frutas.

Estados Unidos no fue el único país que no los quería en su territorio. De hecho, como recoge Variety, Canadá aprobó una Ley de Exclusión para ciudadanos chinos años después, en 1923. Una discriminación que, según Jones sigue afectando “un siglo después a sus familias y comunidades”, como han podido comprobar por el trabajo de documentación. “Nadie preguntó nunca por ellos a su llegada a América”, explicó en The Washington Post.

El resto de la historia de sus vidas la desvelará The Six, que pretende rendir homenaje a ocho hombres de los que siempre se habló para enturbiar su imagen y dar a entender que habían hecho algo deshonesto, y justificar así la decisión que otros tomaron sobre su futuro.

'Titanic: The Exhibition' en Madrid: fotos