TENDENCIAS
13/02/2021 16:31 CET | Actualizado 13/02/2021 17:39 CET

Ibai Llanos, el amo de Twitch que quiere ser una cadena de televisión

Varios expertos analizan a uno de los streamers más famosos del momento.

TWITCH IBAI
Ibai Llanos en directo en Twitch.

Gerard Piqué estuvo más de dos horas hablando con él en su canal de Twitch, el Kun Agüero, Neymar y Courtois suelen jugar con él a videojuegos, Marc Gasol le contó en exclusiva que se iba a los Lakers, C.Tangana fue a su casa a presentar su disco y Salvador Illa, exministro de Sanidad, vio las Campanadas de 2020 en su streaming.

Esto es sólo un ejemplo de por qué Ibai Llanos (Bilbao, 1995) es el hombre del momento. 

Con 25 años se ha propuesto revolucionar el mundo del streaming con un ambicioso proyecto con el que pretende que su canal de Twitch, donde ha logrado reunir a cinco millones de seguidores en menos de un año, sea algo parecido a un canal de televisión. 

“Ibai tiene un superpoder y es el carisma”, señala el periodista experto en televisión Borja Terán, autor del libro Teleque también ve en la “curiosidad” y en la “empatía” las claves del éxito de Ibai. “Esa empatía le hace contratar a gente para no atascarse y seguir creciendo. Tiene carisma pero el carisma también hay que evolucionarlo, por eso está haciendo cosas más allá, porque sabe que hay buscar nuevas ilusiones para seguir creciendo, eso es lo que le diferencia de otros. Y sabe escuchar, por eso lleva a Jordi Évole, porque quiere aprender de los demás y es lo que le ha hecho prosperar”, añade. 

“Es un tío muy listo que ha sabido aprovechar la audiencia que tiene para construir algo propio”, afirma Enric Sánchez, fundador y director creativo de la productora 729.

“Me parece un tipo extraordinario. Es un gran comunicador y tiene una noción de lo que él es y de lo que él representa y de la manera en la que está creciendo. Tengo noticias de que se trabaja bien con él”, explica Conchi Cascajosa, profesora Titular de Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III. “Es un gran improvisador que tiene una frescura y una capacidad de reaccionar que es extraordinaria”, prosigue. 

La irrupción del comunicador vasco abre varios melones: ¿Puede Ibai robarle espectadores a la televisión tradicional? ¿Ven las cadenas a Ibai como competencia? ¿Está muriendo la televisión convencional? ¿Puede un hombre ser una cadena de televisión?

A priori, los expertos consultados han respondido que “no” a las tres primeras preguntas, pero si algo ha demostrado esta década es que todo puede cambiar de la noche a la mañana.  

Ibailand TV

Hace unas semanas, Ibai dio un giro radical a su estrategia como streamer. El creador de contenido anunció que se mudaba a una casa más grande, pagada por cinco grandes marcas, con la intención de crear algo parecido a su propia televisión junto a sus amigos, con los que ya ha estado haciendo contenido para la empresa de eSports G2. 

Ibai dijo en la presentación de su proyecto que su propósito era crear una parrilla en la que sus millones de seguidores supiesen que, por ejemplo, los jueves toca entrevista, los domingos concurso y el martes consultorio. 

“Tiene referentes puramente televisivos, su influencia es televisiva, cuando él promociona todo lo que va a hacer en su mansión dice ‘un día hacemos Humor Amarillo, otro día un consultorio’”, señala Borja Terán. Y añade: ”No inventa formatos, intenta copiar lo que ha visto en televisión cuando creo que él también puede crear, que luego lo hará diferente porque no tendrá el mismo presupuesto, lo hará de otra forma y lo reinventará”. 

Photo gallery Así es la casa de Ibai See Gallery

“Ibai y su equipo han visto la oportunidad de convertirlo en un nuevo formato. Esto empieza como algo de gamers y él lo abre un poco más. Se da cuenta de que tiene un canal con cinco millones de seguidores, en televisión, lo más visto es El Hormiguero con un minuto de oro con cuatro millones de espectadores. Se da cuenta de que con esa audiencia puede hacer no solo un tipo de programa, si no muchos formatos, ese es el click que hace y dice: ‘No, Twitch no es solo una plataforma donde voy a hacer directos, Twitch va a ser mi televisión’”, asegura Enric Sánchez. 

El streamer vasco está poniendo los cimientos de lo que será su propia cadena y esa primera piedra la puso el jugador del Barcelona Gerard Piqué, primer invitado a lo que será una entrega semanal en la que entrevistará a un personaje famoso. Ese espacio al que ha llamado Charlando tranquilamente tuvo una media de 200.000 espectadores en un horario cercano al prime time televisivo. 

¿Puede afectar este tipo de contenido a las audiencias de la tele? Los tres expertos son tajantes: No. ″Él va por un lado y la tele por otro”, explica Sánchez, que cree que la audiencia de Ibai lleva años sin darle al botón rojo del mando de la televisión. Como explica Terán, ese público joven que tanto buscan marcas y cadenas sí que se acerca “como loca” a la tele cuando hay espacios como La isla de las tentaciones (Telecinco). 

Cascajosa va un paso más allá. Si Ibai crea algo parecido a una cadena de televisión tendrá que medirse por los mismos parámetros con los que lo hace la tele. “Si haces una cadena lo haces con todas las consecuencias, significa que habrá cosas que le funcionen y habrá cosas que no. ¿Todo le va a funcionar? Pues no lo creo. La clave es si él, al hacerlo con tanta continuidad y con toda la infraestructura que quizá necesita eso, puede mantener ese nivel de calidad y de actividad. ¿Puede un hombre ser una cadena de televisión? Sí, ¿durante cuánto tiempo?”, se cuestiona Cascajosa. 

La profesora de la UC3M cree que si imita el modelo de tele tradicional puede tener los mismos problemas que las cadenas tradicionales y se pregunta qué pasará cuando Ibai pierda esa frescura de la que hace gala ahora. 

El debate que se plantea es qué va a pasar con la audiencia de Ibai, ¿crecerá o menguará? “Si algo que se basa en la frescura empieza a perder frescura, y eso ocurre siempre porque lo fresco siempre pasa, a lo mejor tiene que volver a un modelo tradicional”, añade Cascajosa. 

Y qué pasa con la tele

Con la llegada de la televisión se dijo que iba a desaparecer la radio, algo que no ha ocurrido. Ahora, la irrupción de Twitch ha puesto a la tele en la misma posición en la que antes estuvo la radio. 

La pandemia ha disparado el consumo de televisión, que en 2020 ha vivido su mejor año desde 2013. En abril de 2020, con toda España confinada, se batió el récord histórico mensual de consumo de televisión con más de 240 minutos de vidionado al día. 

Pero no sólo la tele ha salido ganando con el coronavirus. Según Stream Elements, Twitch controla el 76% del mercado del streaming. La plataforma duplicó en 2020 el consumo de 2019 y pasó de 750 millones de horas a 1491 millones. 

“La tele siempre presta atención a los referentes, pero otra cosa es que encajen en la tele. Una cosa es hablar media hora con tu lenguaje a tu público y otra es hablar a más gente de la que es tu público en un programa de tele, pero puede ser una buena escuela para Ibai, yo creo que se está curtiendo un buen comunicador. Otra cosa es si él necesita a la tele o no”, explica Terán. 

Para Sánchez, la gente más joven “simplemente” ha dejado de consumir la televisión como lo hacen sus padres y deja un importante vaticinio: “La tele ha tenido una vida que se está terminando tal y como la conocemos y los grandes profesionales simplemente se pasarán a otro canal”. 

El productor de podcast considera que las nuevas generaciones quieren tener un chat al lado con el que poder participar al instante y añora por encima de todo la “naturalidad”: “Ya no quieren un gran plató con grandes decorados”. 

Los dineros

¿Y qué pasa con los dineros? En el caso de Ibai son varias las grandes empresas que pagan el alquiler de su mansión. 

Cascajosa lo define como “el patrocinio de toda la vida” y deja varias preguntas en el aire: ”¿El hecho de que sea un contenido patrocinado hace que Ibai sea más libre o menos libre? ¿Puede que el día de mañana una de esas marcas quiera interferir en el contenido que hace? ¿Puede que algunas de esas empresas pueda tener un problema de relaciones públicas y eso pueda afectar al público? ¿Puede haber una campaña de boicot a una de los patrocinadores de Ibai? Y si eso ocurre, ¿qué pasa?”. 

Además de como un gran comunicador, Ibai se ha erigido como un prescriptor con mucha credibilidad, que tiene detrás una audiencia joven, el Santo Grial para las marcas. 

Como explica Sánchez, estas empresas saben que invertir en Ibai es un win win: “Anunciarse en el canal de un tío que tiene a cinco millones de jóvenes comiendo de su mano para una marca es rentable”. 

Pase lo que pase, Ibai ha demostrado que con naturalidad y sin estridencias se puede tener el cariño del público. Sus mensajes en Twitter en favor de pagar impuestos en España y en apoyo al colectivo trans hacen del streamer un espejo en el que muchos jóvenes deberían de mirarse. 

Además, ha sacado una canción que no sólo es un temazo, es una forma de vida. Ya saben, toxicidad fuera, mala vibra fuera.