BLOGS
22/11/2021 13:52 CET | Actualizado 22/11/2021 13:52 CET

Igualdad de oportunidades tanto en los pueblos como en Gran Vía

¿Realmente sabemos qué ocurre y cómo se vive la despoblación?¿cómo afecta a la ciudadanía?

EFE
Pueblo.

Sabemos bien, los que vivimos en pueblos, los efectos de la despoblación, ver nuestros  pueblos con poca vida, o ver que únicamente acaban siendo residencias de fin de semana,  ¡se me cae el alma a los pies cada vez que lo pienso! 

Realmente es fácil hablar de despoblación sin conocer sus efectos, que acaban materializándose en pérdida de derechos y servicios, donde perdemos ingresos, que viene a reflejarse en perdida de servicios públicos.  

La igualdad de oportunidades de todos los españoles solo pasa por una igualdad de servicios  públicos que garanticen el acceso a una vivienda, acceso a una sanidad pública de calidad o a una educación pública de calidad, y eso para provincias o comunidades autónomas como  Castilla- La Mancha acaba suponiendo un esfuerzo económico mucho mayor que en ciudades  como Madrid. ¿Nos preguntaremos por qué?, Pues bien, voy a explicaros un ejemplo muy sencillo: en el distrito centro de Madrid vive más o menos el mismo número de personas que en toda la provincia de Cuenca. Pero en la provincia de Cuenca hay que tener 200  consultorios médicos porque esta cuenta con 238 municipios, lo que supone un coste  mayor para Castilla-La Mancha, mientras el Distrito centro de Madrid cuenta con alrededor de 20  consultorios. Algunos lo ven como gasto, yo como inversión, porque se trata de personas y  de salvar vidas.  

Por eso ponemos en valor la reivindicación de igualdad de oportunidades, igualdad a la hora  de acceder a una atención sanitaria pública y de calidad, vivas donde vivas, seas de donde  seas. Residas en un municipio como el mío, Villarrubia de Santiago, o en la Gran vía de Madrid,  porque todos contribuimos con nuestros impuestos para recibir servicios públicos que están blindados en nuestra Constitución.  

En muchas ocasiones se cuestiona lo que deben o no tener los pueblos, y yo digo que tienen que tener lo mismo que las ciudades, vivan 15 personas o 3 millones. Al igual que centros educativos, en mi tierra, recuerdo que Cospedal y el Partido Popular cerraron alrededor de 60  colegios rurales, subiendo la ratio de alumnos por centro solo porque había pocos niños en el pueblo. Para ella era un gasto y por ello sometía a esos núcleos rurales a desaparecer. 

Ahora, desde que gobierna García- Page y el PSOE, se han vuelto a abrir la mayoría de esas escuelas rurales y se ha bajado la ratio de alumnos a 4. 

Por eso, quiero invitar a Pablo Casado y al Partido Popular a pisar más los pueblos y, sobre todo, a respetarlos. Me da mucha pena que alguien que aspira a gobernar este país venga  un dia a Castilla- La Mancha y lo haga para llamarnos pastores. Sí, pastores, gente que con  mucho trabajo se han ganado más el respeto que el propio Casado.  

También quiero celebrar la descentralización de las instituciones de Madrid, para que el  territorio esté en todos los rincones del país. Porque este país también existe mas allá de la  M-30. La señora Ayuso tiene un problema con el significado de amar a tu país, solo quiere  enfrentar a Madrid con el resto de España. Yo soy manchego y amo Madrid. La quiero tanto que lo que me duele es que enfrente a ciudadanos de  Miraflores con ciudadanos de Talavera, únicamente por una bandera y un discurso lleno de odio que solo busca desunir. Estoy seguro que la ciudadanía es más inteligente y no caerá  nunca en la demagogia de la presidenta.

Por eso, la realidad es otra y se trata de poner alma a la política en beneficio de la gente, pensando en todos, pero un poco más en aquellos que menos tienen. Es triste que el  PP sea cómplice de la destrucción de nuestros pueblos, porque cuando les quitas servicios, los está dejando morir, y sin pueblos España no sería lo que hoy es, un país plural, diverso y abierto a las culturas y tradiciones. Por ello merece todo mi reconocimiento.  

Me satisface mucho saber que, desde la Diputación Provincial, Junta de Castilla-La Mancha y  Gobierno de España, se están habilitando recursos éticos, educativos y económicos para dotar a los pueblos de servicios, promoción turística y planes para ser atractivos en el mundo  empresarial. Tenemos mucho potencial y siempre he pensado que con apoyo a nuestros  pueblos, nunca morirán. Si la Administración sigue así, considero que hay futuro y prosperidad. Los fondos Europeos y el compromiso del Gobierno son claves para ejecutarlo. 

Ahora tenemos infraestructuras que nos acercan a las ciudades, incluso para desplazarnos al trabajo. También tenemos recursos y tenemos que aprovecharlos para  combatir la España Vaciada. 

Si vivimos juntos, juntos debemos decidir. Y esa es la receta para seguir evitando un efecto irreversible para el futuro de nuestros pueblos. 

NUEVOS TIEMPOS