La lluvia frena el incendio forestal de Venta del Moro, que ya se cobra 1.300 hectáreas

Continúa la preocupación ante la cercanía de la proximidad del parque natural de las Hoces del Cabriel.
Imagen de terreno calcinado en el incendio de Venta del Moro (Valencia).
Imagen de terreno calcinado en el incendio de Venta del Moro (Valencia).
BIEL ALIÑO / EFE

El incendio forestal de Venta del Moro, en el límite entre Valencia y Cuenca, presenta este miércoles una “evolución favorable” tras haber arrasado ya 1.300 hectáreas y una noche “tranquila” en la que se ha refrescado la zona, beneficiada desde ayer por la lluvia caída durante la tarde.

Según el Centro de Emergencias de la Generalitat, a las nueve de la mañana habrá una nueva reunión de coordinación en el Puesto de Mando Avanzado (PMA) situado en la pedanía de Casas de Moya para evaluar los trabajos de extinción durante esta jornada del incendio, que comenzó el pasado domingo por un rayo.

Durante esta madrugada se ha trabajado también con drones con cámara térmica para detectar los puntos calientes y en la zona trabajan tres dotaciones del Consorcio Provincial de Bomberos y cuatro unidades de bomberos forestales, entre otros efectivos, mientras que a las nueve comenzará a sobrevolar un helicóptero de vigilancia con el apoyo preventivo, en tierra, de una unidad helitransportada si fuera necesaria.

Temor ante la cercanía al parque natural de las Hoces del Cabriel

A última hora de la tarde del martes, la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, señaló que la lluvia había ayudado y la humedad iba a aumentar hasta un 80%, lo que propiciaría que la llama no estuviera activa, pero se mostró prudente por la proximidad del parque natural de las Hoces del Cabriel y por la presencia de una masa forestal “inmensa”, con una orografía complicada con barrancos que impiden el trabajo de los medios terrestres.

El nivel de preemergencia de riesgo de incendios forestales para hoy es extremo en el interior de la provincia de Valencia y alto en toda la de Alicante.