INTERNACIONAL
15/01/2020 14:23 CET

Incendios en Australia: la lluvia lleva la esperanza a los servicios de extinción

Aún así, hay riesgos: el suelo está demasiado seco y sin vegetación y no se sabe cómo aceptará las fuertes precipitaciones

Getty Editorial
La lluvia, sobre los bosques calcinados de Tamworth, en una imagen aérea tomada este 15 de enero. 

Es la mejor de las noticias que podía esperar Australia: ¡está lloviendo! Las fuertes precipitaciones que han empezado a caer y que se esperan para los próximos días dan esperanzas al país, afectado por una ola de incendios que han destruido aproximadamente 5,8 millones de hectáreas de bosque y que han provocado la muerte de al menos 28 personas.

Después de meses agónicos de lucha contra el fuego, la naturaleza facilitó el trabajo de los bomberos  que se encuentran esparcidos por todo el país, permitiendo de esta forma poner bajo control algunos de los incendios que más afectaciones han generado.  

weather.com
La previsión del tiempo en Sidney para estos días.

El día de hoy aumentó el optimismo por previsiones de fuerte lluvia en algunas zonas de los estados de Victoria y Nueva Gales del Sur, dos de los estados que más sufrieron los efectos de las altas temperaturas y los incendios. Según la meteoróloga del gobierno Sarah Scully, la lluvia debería llegar el miércoles al este de Australia y durar por lo menos hasta el fin de semana.

Para Shane Fitzsimons, el responsable de incendios rurales de Nueva Gales del Sur, se trata de buenas noticias. “Hemos estado hablando de ello desde hace meses, que en enero habría las primeras lluvias significativas, y parece que por fin llegarán en los próximos días”, afirmó.

Si este pronóstico de lluvia llega a buen término, estos serán todos nuestros regalos de Navidad, cumpleaños, compromiso, aniversario, boda y graduación, todo en uno. Dedos cruzados

Hay cara y hay cruz

Aunque se trata de una buena noticia después de varias semanas de sofocante calor y clima seco y ayudará mucho a reducir el número de incendios activos, se teme que las fuertes lluvias provoquen otros problemas.

Se esperan acumulaciones de lluvia importantes, tormentas y fuertes vientos. También se desaconsejan las actividades en la costa por el riesgo de oleaje y fuertes vientos.

Los bomberos de ambos estados, eso sí, apreciarán el descanso tras estas semanas luchando contra el fuego en condiciones extremas.

“Si este pronóstico de lluvia llega a buen término, estos serán todos nuestros regalos de Navidad, cumpleaños, compromiso, aniversario, boda y graduación, todo en uno. Dedos cruzados.” publicaba en Twitter el servicio de bomberos rurales de Nueva Gales del Sur.

Sin embargo, a pesar de la alegría se teme el impacto que pueden tener las súbitas lluvias en los suelos cubiertos de ceniza. El país, ya de por sí muy seco, vive una de las peores sequías que se recuerdan y muchos habitantes tienen depósitos para recoger agua de lluvia.

Las autoridades advierten que los depósitos podrían verse contaminados por animales muertos, restos o por componentes químicos liberados por le calor. 

Se temen sobre todo los daños que puedan causar las lluvias y las tormentas en los suelos privados de vegetación por el fuego. Estos terrenos son más favorables a las inudaciones y los corrimientos de tierras.

Otra amenaza es que la abundante ceniza, que no puede ser retenida por la vegetación, termine en los ríos provocando muertes masivas de peces y plantas fluviales, como escriben los investigadores Paul McInerney, Gavin Rees y Klaus Joehnk en The Conversation.

Y no se trata de una teoría, comor recuerdan los investigadores. Ya ocurrió en 2003 con los grandes incendios en la región alpina de Victoria.

También el ingeniero civil Stuart Khan en la misma plataforma advierte que la calidad del agua podría verse afectada durante décadas

Problemas para el tenis

Las lluvias, eso sí, limpiarán un poco el aire irrespirable, que está obligando a jugar el Abierto de Australia de Ténis de Melbourne en condiciones extremas. El humo tóxico de los incendios alcanzó este martes Melbourne, la capital del estado de Victoria, donde la semana que viene empieza el Abierto de Australia de tenis.

El español Rafael Nadal, primero del ranking ATP, y otras estrellas del tenis mundial dejaron de entrenarse en el exterior, para evitar afectaciones a su salud. Todo en medio de una ola de críticas de algunos jugadores que consideran que debieron haber cancelado las rondas previas del torneo.

Mandy Minella, una jugadora de Luxemburgo, se quejó en Twitter y advirtió del riesgo para la salud “de todas las personas que tienen que trabajar aquí fuera, especialmente de los recogepelotas”.  De igual forma, la eslovena Dalila Jakupovic, número 201 del mundo, tuvo que abandonar su partido por un ataque de tos que atribuyó al humo. “Tenía mucho miedo de desmayarme (...) No es saludable”, afirmó. El humo también obligó a cancelar un partido de exhibición que iba a disputar la exnúmero uno mundial María Sharápova.

En los próximos días, se espera que la situación mejore en Melbourne con un cambio de la dirección del viento y tiempo más húmedo. Sin embargo,  as dudas de qué pasará con el Abierto de Australia, que dura dos semanas, siguen presentes.  El presidente de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP), el tenista Novak Djokovic, aseguró la semana pasada que habrá que suspender el torneo si los niveles de contaminación son demasiado altos.

Photo gallery Las dolorosas imágenes de los incendios en Australia See Gallery

SOMOS LO QUE HACEMOS