El fuego que no cesa: España, consumida por los incendios en un lunes negro

Dos muertos, decenas de heridos, alrededor de 35.000 hectáreas calcinadas y más de medio centenar de focos activos, el balance que no deja de crecer en todo el país.
|
Un bombero llora desconsolado en medio del fuego en Losacio (Zamora)
Un bombero llora desconsolado en medio del fuego en Losacio (Zamora)
Europa Press News via Getty Images

Un mapa en rojo extremo por las temperaturas y una fotografía ennegrecida por la ceniza y el humo. España arde víctima de una ola de calor y otra ola de incendios, que sigue sin control desde hace días. Las condiciones climatológicas extremas, el descuido del campo, seco y en muchos casos abandonado, y la mano del hombre han puesto al país en una situación crítica. Ya son dos los muertos, decenas los heridos, miles los evacuados y más de 35.000 las hectáreas calcinadas por culpa del más de medio centenar de focos activos.

Que media España esté a merced del fuego este lunes no es una expresión hecha. A la caída de la noche, Galicia, Castilla y León y Cataluña enfrentan focos especialmente agresivos, pero otros territorios como Castilla-La Mancha, Extremadura, Andalucía o Madrid también sufren los efectos de una crisis climática y natural de, aún, incalculables consecuencias. El balance de daños, humanos y medioambientales no deja de acrecentarse hora tras hora.

“El cambio climático mata”, decía este mediodía Pedro Sánchez desde Extremadura, epicentro del fuego en las últimas fechas, con un foco que ha devastado la comarca de Las Hurdes. Y fruto de esta ola de incendios (principalmente causada por el calor extremo) ya han muerto dos personas calcinadas, un bombero y un ganadero, ambos en Zamora.

Pero hay más, porque de acuerdo con Sanidad, en la primera semana de ola de calor han perdido la vida 510 personas por causas asociadas a las temperaturas extremas, la mayoría ancianos. Los cálculos no incluyen los últimos días, por lo que el balance de decesos aumentará.

Así está el ‘mapa’ de los principales incendios en España:

Castilla y León: hasta cuatro focos de riesgo alto

La comunidad castellano y leonesa no deja de arder desde hace semanas. Al fuego declarado en Monsagro (Salamanca), fronterizo con el de Ladrillar (en Las Hurdes, Cáceres) y que sigue considerado como de gran peligrosidad, se ha sumado el de Losacio (Zamora), el más grave y que deja por ahora dos muertos. También tienen consideración 2, o riesgo alto, los de Cebreros y Herradón de Pinares (Ávila). La Junta reconoce 35 puntos activos. Y el desastre se suma al de Sierra de la Culebra, que hace un mes arrasó 25.000 hectáreas y aún colea.

Un vecino de Losacio observa los restos de un fuego cercano
Un vecino de Losacio observa los restos de un fuego cercano
Europa Press News via Getty Images

Solo en Losacio y alrededores, el daño se cifra ya en torno a 15.000 hectáreas, con al menos 11 heridos aparte de los dos fallecidos. Desde el domingo por la tarde se han desalojado ya 32 poblaciones, lo que supone que cerca de 6.000 vecinos no están en sus casas, a la espera de que el fuego indulte sus propiedades. La gravedad de lo que ocurre en la provincia zamorana ha obligado a suspender el servicio de trenes entre Madrid y Galicia desde primera hora de la tarde.

Los últimos pueblos evacuados son Villaveza de Valverde, Friera de Valverde, Perilla de Castro, Navianos de Alba, Pozuelo de Tábara, Moreruela de Tábara y Santa Eulalia de Tábara. La tarde del lunes también se desalojaron Abraveses de Tera, Micereces de Tera, Aguilar de Tera, Faramontanos de Tábara y San Pedro de Zamudia.

Preocupa severamente otro, el de la localidad de Cebreros, este sí achacable a una imprudencia humana, la de una colilla mal apagada. Las consecuencias pueden ser muy graves, ya que la Junta de Castilla y León habla de una evolución “muy desfavorable” por estar “fuera de la capacidad de extinción”. El calor, el viento y la acumulación de frentes dificulta hasta límites la posibilidad de actuar con inmediatez “en condiciones de seguridad”. De noche, ha ordenado la evacuación de todo el municipio de Hoyo de Pinares, con más de 2.100 censados y muchos veraneantes que cada año multiplican la población temporalmente.

Galicia: el sur de Lugo y Ourense, puntos críticos

La región afronta momentos críticos ante el crecimiento exponencial de fuegos, especialmente tres de ellos que ya causan daños de miles de hectáreas. En los últimos días se ha cuantificado una pérdida de campo de 13.800 en todo el territorio, si bien todo apunta a que la cifra crecerá ostensiblemente.

Un bombero se exprime para apaciguar las llamas en Folgoso do Courel, Lugo
Un bombero se exprime para apaciguar las llamas en Folgoso do Courel, Lugo
Europa Press News via Getty Images

En especial por lo que está ocurriendo al sur de Lugo, en Folgoso do Courel, donde según las autoridades el principal foco se acerca a las casas, con nivel 2 en la escala de riesgo (nivel alto) y que se ha unido con otro que tuvo origen en A Pobra de Brollón, con un acumulado de 4.500 hectáreas. Cifra similar deja, por el momento, el surgido en torno a Carballeda de Valdeorras (Ourense, al sur del foco de Lugo), mientras que otro en la provincia ourensana en Vilariño de Conso, llega a las 1.800 dañadas en el parque natural de O Invernadeiro.

Además, se contabilizan decenas de puntos activos, como en Videferre (350 hectáreas) y o Palas de Rei, parroquia de Ramil (375 hectáreas). Por detrás, hay innumerables pequeños focos con daños inferiores a las 100.

Cataluña: estabilizado el doble foco en Vilomara

Vilomara era y aún es el principal centro de atención de toda la comunidad, ya que en pocas horas se ha convertido en el segundo más grave del año en Cataluña. Al foco surgido el domingo y de expansión inmediata se sumó un segundo, que se ha detectado a las 15:10 de este lunes. Sin embargo, los esfuerzos al límite del operativo ha hecho que ambos quedasen estabilizados antes de que cayese la noche sobre la provincia barcelonesa.

Un bombero, lleno de ceniza en los alrededores de Vilomara
Un bombero, lleno de ceniza en los alrededores de Vilomara
PAU BARRENA via Getty Images

Las estimaciones iniciales elevaban sus daños a 1.600 hectáreas, aunque las autoridades pedían tiempo para hacer un cálculo total, ya que las peores previsiones elevan el potencial destrozo a las 6.000. Además, hay cerca de 200 vecinos evacuados, que poco a poco podrán volver a sus viviendas, aunque los bomberos temen que algunas han podido verse seriamente afectadas.

Las ‘buenas’ noticias: Extremadura, Andalucía y Castilla-La Mancha

Después de semanas como principal foco del país, el incendio de Las Hurdes ha quedado estabilizado, que no extinguido, con un rastro de más de 6.000 hectáreas consumidas. Según miembros de Cruz Roja, la mayor parte de los vecinos ya ha vuelto a casa y sus domicilios no se han visto afectados, salvo pequeños problemas por la ceniza y los cortes de luz durante varios días. Igualmente, el de Casas de Miravete está bajo control, mientras que el de Jerte no está aún bajo control pero sí evoluciona de forma positiva.

Pedro Sánchez visita una de las zonas afectadas en Extremadura
Pedro Sánchez visita una de las zonas afectadas en Extremadura
Europa Press News via Getty Images

En Andalucía también se da por estabilizado el fuego declarado el pasado viernes en la sierra de Mijas (Málaga) tras calcinar 2.070 hectáreas, y afectado a los municipios malagueños de Alhaurín el Grande y Alhaurín de la Torre

En Montiel (Albacete), ha quedado extinguido un fuego que afectó a 1.600 hectáreas y que llegó a cortar la carretera que une la provincia con Jaén, cuyas poblaciones cercanas también han sentido los efectos de este foco. También se ha apagado el incendio que quemó los alrededores del barrio toledano de Azucaica y que llegó a tener nivel 1 por afectar a zonas no forestales y cortar varias carreteras.

Un bombero llora desconsolado en medio del fuego en Losacio (Zamora)

España arde: multitud de incendios por la ola de calor