El doble susto del príncipe Harry y Meghan Markle que cobra relevancia tras su polémica entrevista

Su seguridad se vio comprometida.
Los duques de Sussex, fotografiados en su gira por Australia en octubre de 2018.
Los duques de Sussex, fotografiados en su gira por Australia en octubre de 2018.

El príncipe Harry y Meghan Markle no se apean de la atención mediática, ni aunque haya pasado ya una semana desde su explosiva entrevista con Oprah Winfrey. Este mismo domingo el portal estadounidense TMZ ha hecho pública la amenaza a la que tuvieron que hacer frente esta Navidad. Según una exclusiva de dicha web, un individuo se coló en su casa hasta en dos ocasiones.

El intruso, un hombre de 37 años que había conducido hasta allí desde Ohio, fue detenido en la víspera de Navidad entrando en la casa de los duques de Sussex en Montecito (California). Los agentes del condado de Santa Bárbara lo dejaron marchar tras un apercibimiento.

De poco sirvió, porque le volvieron a pillar dentro de la propiedad el 26 de diciembre, ocasión en la que sí fue detenido.

Según TMZ, no está claro qué objetivo tenía el hombre y también se desconoce si la pareja se encontraba en su residencia en esos días.

Este hecho cobra especial trascendencia tras las declaraciones de Harry y Meghan en la entrevista con Oprah acerca de la seguridad de su hijo. En ella, Markle se mostró preocupada por el hecho de que su hijo, Archie, no tenga el título de príncipe.

“Si el título va a ser lo que afecte a su protección no vamos a vivir con esta máquina monstruosa a nuestro alrededor, nuestro hijo necesita estar a salvo”, aseguró.

Además, el príncipe Harry explicó que desde que dieron un paso atrás como miembros de la realeza y renunciaron a su sueldo perdieron la protección, que ahora costean de su bolsillo. “Nunca pensé que, como príncipe nacido en la familia, me iban a quitar la seguridad”, se lamentó.

La propia reina Isabel II conoce de primera mano lo que se siente en una situación así: en 1982 un intruso llegó hasta su habitación en el palacio de Buckingham mientras ella dormía.

El hombre, un pintor llamado Michael Fagan, logró llegar hasta el dormitorio real en el que fue su segundo paseo por el palacio burlando la seguridad. Tras el incidente, fue detenido pero no entró en prisión. Sí ingresó en un centro de salud mental, donde estuvo seis meses.

Las mejores fotos de la boda del príncipe Enrique y Meghan Markle