Invertir en lujo: qué, cómo y cuándo

Hay dos empresas que dicen los expertos tienen el futuro tan brillante como sus consumidores el presente.
Comprar oro
Comprar oro
GSO Images via Getty Images

¿Qué es invertir en lujo? Un buen amigo me diría: “Comprar lingotes de oro, Pilar”. Pero no como inversión de lujo, sino como seguro de vida. Los lingotes de oro son el último refugio y la primera puerta que se abre en el horizonte de la salvación —terrenal, se entiende—.

Pero si lo nuestro no es ahorrar en lingotes y nos gusta más el mercado de valores, en bolsa hay dos empresas estadounidenses que dicen los expertos tienen el futuro tan brillante como sus consumidores el presente.

El sector del lujo ha tenido un comportamiento razonable durante 2021 gracias, sobre todo, a que la demanda de sus productos ha aumentado a nivel mundial. Además, se ha creado más riqueza en los últimos dos años que en cualquier otro momento de la historia —parece mentira con la que ha caído—. Y eso ha sido porque la mayoría de los activos, como criptomonedas y acciones, se han disparado gracias a los bajos tipos de interés. Una tendencia que podría estar ya cambiando.

La primera de estas compañías es Capri Holdings, una de las mayores empresas estadounidenses de artículos de lujo. Es la dueña de marcas como Michael Kors, Jimmy Choo y Versace. La firma tiene una capitalización de mercado de más de 9.000 millones de dólares e ingresos anuales de más de 542 millones. Invertir en esta compañía es “seguro” porque cuenta con marcas conocidas y reconocidas de la industria, lo que le da estabilidad al valor. Su apuesta por Asia está siendo rápida y su precio en bolsa, dicen los expertos, es relativamente barato considerando que la firma cotiza a un múltiplo de 11. Además, podría ser comprada por¿Kering?.

La segunda compañía más recomendada es Tapiz Tapestry que posee marcas populares como Kate Spade, Coach y Stuart Weitzman. Tapiz tiene una capitalización de mercado de más de 11.000 millones e ingresos anuales de más de 5.700 millones. Es cierto que la mayor parte de estos ingresos proviene de Coach —seguida de Kate Spade—. La que fue “la niña bonita de Wall Street” ha sufrido la metamorfosis de las mariposas, estuvo a punto de quebrar y consiguió resurgir de sus cenizas. Hoy en día Coach es vista en el mercado como una de las firmas de más crecimiento orgánico en el segmento de lujo asequible.