POLÍTICA
02/07/2019 12:52 CEST

Empieza 'bien' la investidura: Podemos habla de "falta de respeto" y Rivera ni se reunirá con Sánchez

El presidente no tiene atados los apoyos suficientes.

GTRES

Pedro Sánchez se enfrentará a la investidura los días 22 y 23 de julio. Llega sin los apoyos cerrados y la cosa no pinta bien por las reacciones que están llegando a lo largo del martes.

La portavoz de Unidas Podemos, Irene Montero, ha acusado este martes a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, de “falta de respecto institucional” por anunciar la fecha para el debate de investidura sin informarles previamente, pese a que la presidenta ha dicho que sí se lo ha comunicado.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, Montero ha criticado este comportamiento de Batet por realizar el anuncio “sin comunicarlo antes a los grupos” y apostilla: ”(al menos al nuestro)”.

Para la portavoz de Unidas Podemos, aparte de mostrar una falta de respeto institucional “innecesaria” es un “síntoma de que el interés del PSOE es más una investidura fallida que un acuerdo de Gobierno”.

Unos minutos antes de este mensaje, Montero había colgado otro en el que reflejaba la fecha elegida del 22 de julio y advertía de que “Sánchez camina a una investidura fallida sin negociar nada con nadie para presionar a Cs” pero aún así considera “posible un gobierno de coalición progresista en julio”.

Así, este primer mensaje termina con un: “No renunciamos”.

La presidenta del Congreso, por su parte, ha asegurado en su comparecencia ante los medios de comunicación para anunciar el día 22 como la fecha del debate de investidura de Pedro Sánchez, que la había comunicado previamente a los grupos.

Rivera no irá a una ronda de contactos con Sánchez

Más duro ha sido el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que no contempla acudir a otra ronda de contactos con el candidato socialista si le cita para tratar su investidura porque, según ha dicho, no tiene nada más que hablar con él: “Yo no voy a perder el tiempo ni a hacer perder más tiempo”.

Rivera, en declaraciones en el Congreso, ha dejado claro que no tiene previsto volver a mantener una reunión con Sánchez, después de que declinara acudir a Moncloa hace un par de semanas y ha insistido en que con quien tiene que negociar el secretario general socialista es con sus socios -Podemos y los nacionalistas- con quienes ya está cerrando acuerdos en muchos ayuntamientos y comunidades.

“No tengo nada más que hablar que las tres veces que he hablado con él”, ha recalcado Rivera en declaraciones en el Congreso ante la posibilidad de que Sánchez vuelva a citarle puesto que se ha fijado el día 22 de julio para la primera votación de investidura con el fin de que tenga la oportunidad de hablar con los grupos.

Yo no voy a perder el tiempo ni a hacer perder más tiempo

El presidente de la formación naranja ha afirmado que el papel de Cs es ejercer la oposición porque él no tiene el mandato del rey para formar gobierno.

Lo tiene que hacer Sánchez, ha dicho al afirmar que es él el que cuenta con una mayoría posible y a los españoles no les importa “cuántas sillas” tiene el PSOE o Podemos, algo que considera una cuestión menor.

Por eso, cree que la fecha acordada para la primera votación ahonda aún más en el bloqueo institucional, que se alarga casi otro mes, y ha reprochado a Sánchez que no se haya puesto a negociar su Ejecutivo “desde el minuto uno”.

También ha criticado a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que esté al servicio de Sánchez y no del Parlamento por no permitir que el Gobierno se someta al control del Legislativo.

“No podemos tener un gobierno en funciones sin control y ya no se trata de una opinión, hay una sentencia del Constitucional, que lo establece.